eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Cortijo

En Andalucía tenemos muchos Cortijos desde tiempos inmemoriales y no todos están en el campo y tienen forma de edificación rural con tierras anejas.

Algunos de ellos son tuyos y va siendo hora de reclamarlos.  

- PUBLICIDAD -

Da igual de que partido sea, da igual que represente a 590.011 andaluces. Da igual que haya sucedido “ en la sede de la soberanía bla bla bla”. Da igual que estemos en 2015, que seamos una Democracia. La cuestión, la única cuestión es que no es ‘una de ellos’. Y claro, que es mujer. Mucho peor. Imperdonable. Ella no pertenece al Cortijo. Este Cortijo se llama Parlamento de Andalucía, y 'es' un Cortijo. Pertenece a unos pocos. Hacen con él lo que quieren.

En Andalucía es que somos muy de Cortijos.

Tenemos muchos tipos de Cortijos. En las casetas de la Feria, una fiesta en teoría popular, no te van a dejar entrar en la mayoría de ellas. Un señor en la puerta te va a mirar de arriba a abajo y como desde dentro un habitante del Cortijo no te dé una miradita con el “ Cortijo sign of approval” y le haga un gesto al portero, no entras. En Sevilla existe una institución llamada los Maestrantes, que es para conocerla. O el poder de las Cofradías que se extiende más allá que el de las leyes que sí nos afectan a ti o a mí: otro Cortijo. Y claro, el mayor cortijo de todos: La Junta de Andalucía. La madre de todos los Cortijos. Empresas públicas, fundaciones, empleos, dineros, jijijis y  jajajas a lo largo de los últimos 30 años de plácida democracia andaluza. Este último Cortijo, parece, lo elegimos cada 4 años. Nos encanta. 

Vuelvo al Parlamento andaluz. Esta señora de nuestra historia, e insisto, me da exactamente igual el partido que represente o ideología que ostente, tuvo que soportar comentarios en su segundo día de trabajo en el Parlamento del tipo: “No tienes ni puta idea” o “Cállate, bonita” por parte de los representantes de otros -espero que muy avergonzados- 3.373.210 andaluces.

TERESA INSULTOS PARLAMENTO

 

No tienes ni puta idea” o “ Cállate, bonita”. Es más, cuando acabó la sesión, una “compañera” de uno de los partidos ‘Cortijeros’ le dijo a la Diputada Teresa Rodríguez: "Acostúmbrate. Esto no ha sido nada. Hoy ha estado flojito". Vamos, que no fue un calentón. El Cortijo es así. Es suyo. Siempre ha sido así. Machistas y caciques de mierda. Entre tanto, y durante la sesión y los improperios, otros compañeros y compañeras algo más educados hacían como que miraban sus papeles o sonreían divertidos. Lo importante es no mirar al que habla. Hacer exactamente lo mismo que haga tu líder, aunque sea impresentable. Ha sido realmente vergonzoso. Y lo peor es que no ha sido nada novedoso.  Volverá a pasar. Su Cortijo, sus reglas.  

Los protagonistas de dichos comentarios son los antiguos habitantes del Cortijo. Porque, claro, parece que últimamente ha habido cambios en la población, y no están muy contentos con ello.

Señores (y me temo que tal vez señoras) acostumbrados a rascarse la entrepierna, a que todo lo que propongan los de enfrente sea siempre malo, a 'hacer piña', a que lo que diga X (siendo X la cúpula que toque en ese momento) es ley, a que mi cortijo es mío porque me han elegido y claro, los próximos 4 años soy como un pequeño Luis XIV de provincias, pero, ey, ¡es que me han elegido!, a que todo lo que no esté encadenado me lo puedo llevar, porque si no: ¡estaría encadenado! Esa gente, amigos. Esos, son los que habitan el Cortijo.

He hecho un pequeño muestreo sobre lo sucedido en el Parlamento con la señora Rodríguez y me temo que no pasa de detalle por habitual y repetitivo: “ Esto es lo que hay”, “ Los otros son iguales”, “ Hay que joderse”, “ Ya, ¿pero qué hacemos?

¿Y cómo acabará esta historia? Puede pasar que los actuales habitantes del Cortijo gracias a nuestros votos sigan mezclando la sangre entre ellos y sus deficiencias cromosómicas sigan acrecentándose. Especialmente en el par cromosómico que regula la Democracia y el respeto, que es el que claramente les falta. O tal vez, encerrados en su Cortijo sin contacto con el exterior, la peste esa que tienen dentro –aunque no quieran verlo– y que, espero, afecta sólo a parte de los parlamentarios, lleve a su total extinción. Ya lo veremos.

O puede que de una puta vez los andaluces despertemos de nuestra proverbial siesta y nos demos cuenta de que ESE Cortijo es NUESTRO. Y les exijamos un mínimo de dignidad y respeto a sus habitantes, que además son TEMPORALES. Insisto: decidamos que ese Cortijo y sus tierras nos pertenecen a todos y todas, y si no cambian su actitud, lo tomemos. Desamorticemos las tierras, las labremos y demos de comer con sus frutos a los más necesitados. Obliguemos a sus habitantes a servirnos con respeto e invitemos a irse a los que no quieran o no sepan.

Para que me entiendan, mandemos a su casa a los que “no tienen ni puta idea”.




Aquí puedes leer las noticias sobre este triste asunto: El Confidencial. El Comercio. La Voz de Galicia. El Economista. Bolsamanía

 

 

 

 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha