eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El dilema de Elena

La vicesecretaria general del PSOE duda si debe regresar al Parlamento europeo

A Rubalcaba no le gusta la idea, y prefiere que sea Jáuregui el cabeza de lista, aunque Valenciano podría ir de "dos"

- PUBLICIDAD -
El PSOE pondrá fecha mañana a las primarias con las que quiere hacer historia

Valenciano duda sobre si puede dejar solo a Rubalcaba.

Cuentan por los mentideros de la sede socialista de la calle de Ferraz que una buena tarde Elena Valenciano entró en el despacho de Rubalcaba y le espetó que quería volver al Parlamento Europeo (ella fue eurodiputada varias legislaturas). Rubalcaba, que estaba leyendo unos documentos, levantó la cabeza, la miró un segundo, y volvió a centrarse en sus papeles sin decir una palabra. La vicesecretaria se dio la vuelta y le dijo: "Pues ya lo sabes".

Y, al parecer, es todo lo que, hasta el día de hoy, han hablado los dos máximos dirigentes del partido sobre este asunto. Valenciano, según confiesa, también tiene sus dudas sobre qué decisión tomar y sabe de sobra que su marcha traería muchas lecturas políticas y ninguna positiva.

La primera es que supondría, prácticamente, dejar solo en la cúpula del partido a Rubalcaba, ya que Óscar López, aunque cumple con sus funciones como secretario de Organización, hace meses que tiene la cabeza puesta en Castilla y León, donde quiere volver a ser candidato por el PSOE al gobierno de esta comunidad.

Además, parecería la prueba evidente de que Rubalcaba no se presentará a las primarias para la Presidencia del Gobierno. No tendría sentido que su número dos, en la que ha depositado toda su confianza, contemplara desde Bruselas los acontecimientos. Más bien parecería que le deja irse porque él tiene decidido no seguir.

Pero si la decisión no la tiene tomada Elena Valenciano, tampoco Alfredo Pérez Rubalcaba, aunque parece que se opone. El líder socialista tiene pensado que debe ser Ramón Jáuregui el cabeza de lista por el PSOE a las elecciones europeas, según las fuentes consultadas. Por ello, en el que caso de que al final Valenciano fuese en la candidatura, se baraja que sea como número dos, lo que también resultaría extraño.

Otro tema es saber qué pasaría con la vicesecretaría general. Es un cargo que sí lo puede nombrar un Comité Federal -sólo al secretario general lo cambia un Congreso- pero, más allá de los trámites orgánicos, la cuestión es en quién podría tener tanta confianza Rubalcaba para ese puesto o si bien decide dejarlo vacante.

Lo que parece más que improbable es que pueda compatibilizar las dos cuestiones, aunque algunas fuentes no lo descartan, pero sí lo critican. No parece razonable hacer funciones a modo de vicepresidenta del Gobierno del PSOE -como la propia Valenciano dijo que era su misión en el partido-, con estar todas las semanas en el Parlamento Europeo. O no cumple como eurodiputada o no lo hace como vicesecretaria general. No es la misma situación que ser diputada en el Congreso y acercarse de vez en cuando desde Ferraz a la Carrera de San Jerónimo a una votación o a un debate parlamentario puntual.

Además, el tema se ha extendido por el PSOE y no ha gustado a muchos dirigentes del partido, que consideran que Valenciano debe cumplir con el mandato que le dio el Congreso hace menos de dos años. "¿Os imagináis a Alfonso Guerra dejando solo a Felipe González porque quiere ser eurodiputado? Esto no se sostiene", comentó al saberlo un veterano dirigente del partido.

A día de hoy, la dirección no quiere hablar del tema: "No hay nada decidido aún... esa es la verdad", dicen. Pero todo indica que cuando se resuelva el dilema de Elena, en un sentido o en otro, es porque ya habrá más decisiones tomadas y más dudas aclaradas. Antes de marzo, lo sabremos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha