eldiario.es

Menú

Carmena afronta un curso político crucial: pulso con Montoro y delicados equilibrios en su Gobierno

La alcaldesa inicia tras sus vacaciones un año clave enfrentada con Montoro, que amenaza con parar más de 500 obras en la capital, y con planes de renovación del Gobierno

La amenaza de destituir a dos concejales investigados por el Open de Tenis si son formalmente imputados y la polémica Operación Chamartín complican los delicados equilibrios de Ahora Madrid

La cartera de Cultura, la que más quebraderos de cabeza ha dado a la regidora, lleva sin cubrir más de seis meses tras el relevo de Celia Mayer

- PUBLICIDAD -
Carmena arremete contra amnistía fiscal de Montoro anulada, que "privó de un montón de efectivos que necesita el país"

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, afronta a la vuelta de sus vacaciones, su curso político crucial que desembocará en la precampaña de las municipales y autonómicas de 2019 a las que, según ella misma repite, ha descartado presentarse. Mientras su entorno más próximo se esfuerza en convencerla para que reconsidere su decisión, el Gobierno que preside tiene un año de margen para poner a prueba el cambio que la candidatura de Ahora Madrid prometió en 2015.

De entrada, la Administración local ya se ha encontrado con un primer escollo importante: dos requerimientos de la Delegación del Gobierno para anular acuerdos plenarios que dotaron de presupuesto a 577 obras en la capital. Se trata de trabajos de mejora de vías, asfaltado de calles y reformas en colegios que la Delegación del Gobierno pretende paralizar siguiendo instrucciones del Ministerio de Hacienda.

El Ayuntamiento, por boca de su concejal de Hacienda, Carlos Sánchez Mato, ha advertido que hará caso omiso de esa advertencia y alega que la ley está de su parte. El conflicto institucional, que mantienen las dos administraciones con la ley de racionalización de gasto como telón de fondo tiene visos de perpetuarse y no hay indicios de que vaya a amainar a medida que se acerque la precampaña.

El Gobierno de Carmena, entretanto, presume de gestión económica, de haber reducido la deuda en 2.000 millones desde su llegada al Palacio de Cibeles. Y de que no hay escándalos de corrupción con Ahora Madrid en el poder.

Pero a la transformación de la ciudad que prometió Ahora Madrid -una ciudad más saludable, sin pelotazos urbanísticos que da más participación a sus vecinos y se vuelca con los más débiles- le quedan todavía muchos retos por cumplir. Puertas adentro, el Gobierno de Carmena también tiene importantes deberes que hacer, algunos muy delicados.

Open de Tenis

Los concejales Carlos Sánchez Mato y Celia Mayer están citados a declarar ante la juez de Instrucción número 21 de Madrid "en concepto de querellados" el próximo 18 de septiembre por el caso Open de Tenis, tras la admisión a trámite de la querella presentada por el Grupo municipal Popular del Ayuntamiento de Madrid. Se les investiga por malversación de caudales públicos, prevaricación y delito societario.

Tras la declaración en los juzgados de Plaza de Castilla, la magistrada tendrá que decidir si  archiva la causa o imputará formalmente a los ediles. Si la investigación sigue adelante con los concejales imputados por delitos concretos, el asunto se complicará en el Gobierno municipal.

El Pleno del Ayuntamiento de Madrid de junio, con los votos a favor de PP, PSOE y Ciudadanos,  reprobó a los concejales y pidió su dimisión. Frente a la soledad de Ahora Madrid en el debate y la votación, Carmena protagonizó un cierre de filas alrededor de sus dos ediles. La alcaldesa aseguró que Sánchez Mato y Mayer no estaban imputados y que no iba entregar sus cabezas.

Acto seguido, Carmena se comprometió a destituirles si el asunto sigue su curso en los tribunales: "Si hay una imputación formal, mi postura será clara y determinante". El debate dentro de la formación sigue abierto y los concejales no tienen intención de salir por la puerta de atrás del Ayuntamiento por una denuncia del PP. 

Cultura

Han pasado más de cinco meses desde que Carmena decidiera llevar a cabo la primera crisis de Gobierno y asumiese directamente la concejalía de Cultura. La alcaldesa de Madrid relevó a Celia Mayer y se puso al frente del área, que había asumido durante la baja de maternidad de la concejala. Desde entonces, no ha soltado esa cartera, la que más dolores de cabeza le ha producido. 

La regidora se puso como fecha tope el verano para reestructurar el área y designar a un nuevo responsable de la concejalía. Pero la última vez que se le preguntó por este asunto fue el 15 de agosto y la alcaldesa aseguró que los nombres "ahora no son importantes".

Fuentes municipales aseguran que Carmena, por el momento, no quiere soltar la gestión de Cultura y que la designación de un nuevo concejal no entra dentro de sus prioridades. Antes del verano también auguró más cambios en el seno del Gobierno que de momento tampoco se han producido. 

Operación Chamartín

Lo último que hizo Carmena antes de irse de vacaciones fue sellar un primer acuerdo para el nudo norte de la ciudad. 'Madrid Nuevo Norte', antes 'Madrid Puerta Norte', antes 'Operación Chamartín', pone fin a 23 años de avatares  en torno al desarrollo urbanístico de la zona septentrional de la capital. El Ministerio de Fomento, el Ayuntamiento y la sociedad Distrito Castellana Norte (formada por BBVA y la constructora San José) anunciaban  el desbloqueo del polémico proyecto. 

Manuela Carmena ha enterrado los planes de edificar 19.000 viviendas de su predecesora, Ana Botella, pero también se ha quedado lejos de lo que prometió al hacerse con el expediente. Finalmente las viviendas que se construirán serán 11.000, el triple de  la apuesta inicial de Ahora Madrid.

Por eso le han arreciado críticas, incluso internas. Aunque el concejal de Urbanismo, José Manuel Calvo, salió a aclarar que todavía no es un acuerdo definitivo, Anticapitalistas, Izquierda Unida o Ganemos se han posicionado ya en contra evidenciando los delicados equilibrios que ha de mantener la coalición de Ahora Madrid. 

El concejal de Hacienda, Carlos Sánchez Mato, también dejó entrever su desacuerdo con el proyecto. El sector Anticapitalista de Podemos hizo un comunicado muy duro en el que califica la operación de nuevo pelotazo: "Nos encontramos ante un nuevo rescate a la banca en forma de pelotazo urbanístico con suelo público, en este caso hasta un 82%, cuyo propietario mayoritario es ADIF".  "Resulta difícil pensar que van a cambiar mucho las cosas con una escenificación con Fomento por todo lo alto como protagonizó Carmena", aseguran fuentes de Anticapitalistas a eldiario.es.

Algunos miembros del Gobierno critican que la alcaldesa solo atiende a las presiones cuando provienen del exterior. Ponen de ejemplo lo ocurrido con la marcha atrás en la peatonalización de setenta metros de calle en Galileo. Lo que para Carmena es una prueba de buena gestión porque demuestra que Ahora Madrid no es peligroso, volverá a abrir ampollas y a escenificar las diferencias dentro del Gobierno.

Sucesión

Pero el gran reto que debe afrontar el Gobierno y Ahora Madrid es la sucesión de Manuela Carmena. Sigue siendo la gran incógnita y no parece que vaya a resolverse a corto plazo. Todos los esfuerzos en Ahora Madrid y Podemos están puestos en convencer a la alcaldesa para que repita en los comicios de 2019. La regidora siempre ha repetido que su compromiso era por un mandato pero incluso sus máximos detractores la consideran la única candidata capaz de repetir en el Ayuntamiento y acabar lo que"en cuatro años no ha dado tiempo".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha