eldiario.es

Menú

El presidente de la Región de Murcia 'explota': “La dimisión de Cerdá se fraguó en la Consejería de Hacienda”

Alberto Garre se ha destapado con unas declaraciones explosivas en una entrevista radiofónica: “Jamás he tomado una decisión por vengarme de nadie, en todo caso el traicionado sería yo”

- PUBLICIDAD -
El presidente Garre ha proclamado que su Gobierno defiende los intereses de un millón y medio de murcianos / PSS

El presidente de la Región de Murcia, Alberto Garre / PSS

En declaraciones a la directora de informativos de Onda Cero, Rosa Roda, el presidente del Gobierno regional, Alberto Garre, ha hablado sin rodeos de la situación que se está viviendo en su Gobierno tras la dimisión de Antonio Cerdá y la destitución del consejero de Economía y Hacienda, Martínez Asensio.

“Esta es una remodelación que yo no quería -ha dicho-, y que se produce por una dimisión totalmente inesperada y a continuación por la constatación de que esa dimisión venía propiciada por un sector de la Consejería de Hacienda". "Por lo tanto no me quedaba otra, porque yo hubiese preferido que ni hubiera habido dimisión ni remodelación", ha reconocido Garre.

El presidenre ha continuado con sus argumentos: "Lamento la dimisión de Cerdá , ha sido un hombre que lo ha dado todo durante buena parte de su vida por las ideas en las que cree, y por la Región a la que quiere, por eso fue más sorprendente su dimisión". A renglón seguido, Alberto Garre ha soltado una primera bomba informativa: "Luego hemos sabido que (Cerdá) ha dimitido por otras cosas, y precisamente el conocimiento que he tenido se esas 'otras cosas' y de dónde se habían fraguado, en definitiva, de dónde se habían cocido, es por lo que he tenido que destituir al consejero de Hacienda, Martínez Asensio". En opinión del presidente, "nadie tiene derecho a resquebrajar un Gobierno que es de todos los murcianos y que merece un respeto"

Pero no se ha quedado ahí. "Todavía estoy sorprendido por lo que ha pasado, no acierto a comprender cómo ha podido pasar, cómo es posible que se haya podido llegar a esta situación", ha declarado Garre, para aclarar después: "Yo no he estado en la Consejería de Hacienda, presente en las reuniones en las que se fraguó la dimisión de Cerdá, pero sé que se han producido, y como no estoy dispuesto a consentir que nadie resquebraje mi Gobierno, he tenido que intervenir". Garre ha reconocido que "no ha sido fácil" y que ha tratado de resolverlo "en el menor tiempo posible".

La periodista de Onda Cero, Rosa Roda, le ha preguntado sobre su pérdida de confianza en Martínez Asensio, y Garre ha respondido: “También es cierto que había algunas cosas que empezaban a no funcionar bien, a pesar de que en general Martínez Asensio ha hecho un magnifico trabajo, especialmente en el tema de la financiación autonómica y los contactos con el Ministerio para la mejora de la financiación, pero no iban tan bien las relaciones con los sindicatos". "Teníamos quejas de estas organizaciones que nos estaban ya diciendo que las relaciones con el consejero no eran las más apropiadas, y estamos precísamente ahora en un momento en el que tiene que primar el entendimiento entre Gobierno y sindicatos", ha proclamado.

Sobre qué va a pasar con el Comisionado para Asuntos Económicos del PP, Vicente Martínez Pujalte, señalado como urdidor de la maniobra de la salida de Cerdá del Gobierno de Garre, y propiciar con ello que el Caso Novo Carthago, que tiene al borde de la imputación a Valcárcel, salga del TSJ, el presidente de la región de Murcia ha manifestado que "pasará lo que tenga que pasar" y que "será el nuevo consejero, Luis Martínez de Salas el que determine su futuro". "Los comisionados los nombra el consejo de Gobierno y los destituye a propuesta del Consejero del ramo, y efectivamente, es muy posible que deje su cargo", ha admitido.

¿Siente que ahora tiene un Gobierno más fuerte para encarar el final de la legislatura? Ante dicha pregunta, Garre ha respondido que "por supuesto que sí", pero ha vuelto a insistir: "Hubiese preferido que nada de esto hubiera pasado". "Esta remodelación la han provocado, yo no la quería, y menos a dos meses del final del mandato, pero siempre hay maneras de hacer las cosas y de corregir errores", ha explicado. A su juicio, tal vez si se hubiese hablado antes, "toda esta historia se podía haber evitado". "Ha sido todo muy extraño, yo no alcanzo a comprender todavía cómo se produce todo esto y por qué", ha insistido.

 

Una cosa es la lealtad y otra el servilismo, y si para ir unidos hay que ser servil, ahí ya chocamos

 

Sobre si le ha movido la venganza en el último movimiento, Garre ha dicho que quienes piensan eso están absolutamente equivocados: "Jamás lo he hecho absolutamente con nada, y si hay alguien que pudiera sentirse traicionado, tendría que ser yo, y no quiero pensar que me han traicionado, quiero pensar que simplemente ha sido un error de algún compañero de partido y que estas cosas pasan en la política, como en la vida".

"A veces se tomas decisiones erróneas y luego es muy difícil de rectificar, eso es lo que parece que les ha pasado, y yo por mi parte jamás he tomado una decisión por vengarme de nadie, y menos en política donde lo que hay que hacer es remar juntos y en una misma dirección -ha argumentado Garre-. Ahora, una cosa es la lealtad y otra el servilismo, y si para ir unidos hay que ser servil, ahí ya chocamos; tenemos que estar unidos y saber a la vez distinguir amistad de servilismo", ha afirmado.

En ese sentido, Garre ha proseguido explicando que "la lealtad tiene que ser de arriba abajo y también de abajo hacia arriba". "Es un disparate pensar que yo he retrasado el cese oficial de Cerdá para darle tiempo al juez del TSJ y a su petición de imputación de Valcárcel", ha dicho, para aclarar los rumores sobre la tardanza en firmar la baja de Antonio Cerdá. Y después, ha defendido a Valcárcel: "Estoy seguro de que el expresidente nunca ha traspasado la ley porque le conozco perfectamente, aunque es verdad que me pilló por sorpresa la dimisión del consejero de Agricultura, y más todavía el conocimiento de lo que había sucedido previamente".

Por todo ello, Garre ha vuelto a repetir que "no ha sido fácil resolver la crisis sobrevenida por estas circunstancias, de mayor alcance que la ocasionada por una única baja". "El tiempo que he empleado ha sido el necesario, nunca se me ha pasado por la cabeza tomar decisión alguna en base a los plazos que tenga un juez o un fiscal, aunque si hay mentes retorcidas que piensan que eso es posible, es porque piensan que ellos son capaces de hacerlo", ha justificado.

Respecto de si sigue queriendo optar a ser candidato a la presidencia de la Región de Murcia con el PP, Alberto Garre parece haber variado la primera parte de su discurso: “Yo no tengo grandes ganas de ser candidato", ha afirmado, para aclarar después que está "a disposición del partido". En ese sentido, Garre ha explicado que está dispuesto a serlo y que "estaría encantado de serlo", en una afirmación algo contradictoria. Y también ha querido poner una venda: "Y si no lo soy no pasa nada, el que sea será el mejor candidato para el partido y para la Región de Murcia".

“Estaré donde tenga que estar, yo no necesito imperiosamente estar en cargo alguno, ese es el problema que algunos tienen conmigo, que yo no tengo ninguna necesidad de ser nada, pero estoy dispuesto, más dispuesto que nunca, para a servir a la Región de Murcia y a los murcianos", ha concluido.

Escuche la entrevista en este enlace.

La periodista Rosa Roda en los estudios de Onda Cero

La periodista Rosa Roda en los estudios de Onda Cero

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha