eldiario.es

Menú

EDP aconseja el uso óptimo de calefacción y agua, y mejorar la estanqueidad de la vivienda para reducir la factura

EDP ha ofrecido varios "consejos básicos" para un consumo eficiente durante este invierno, y reducir la factura energética, entre ellos, el uso óptimo de la calefacción y del agua caliente, la mejora de la estanqueidad de la vivienda o eliminar el stand-by de los aparatos eléctricos para ahorrar en el hogar durante esta estación En un comunicado, la compañía ha destacado que el invierno es el periodo del año en el que se realiza un mayor consumo energético en los hogares y, por ello, ha destacado que se puede ahorrar energía si se seguen unos consejos aplicados al consumo diario de energía.

- PUBLICIDAD -

EDP ha ofrecido varios "consejos básicos" para un consumo eficiente durante este invierno, y reducir la factura energética, entre ellos, el uso óptimo de la calefacción y del agua caliente, la mejora de la estanqueidad de la vivienda o eliminar el stand-by de los aparatos eléctricos para ahorrar en el hogar durante esta estación

En un comunicado, la compañía ha destacado que el invierno es el periodo del año en el que se realiza un mayor consumo energético en los hogares y, por ello, ha destacado que se puede ahorrar energía si se seguen unos consejos aplicados al consumo diario de energía.

Según ha destacado, se trata de indicaciones sencillas que afectan al uso de la calefacción, el agua caliente, los electrodomésticos y la iluminación, y que revierten "en un ahorro importante en la factura de luz y gas durante los meses más fríos".

CONSEJOS BÁSICOS DE AHORRO

Uno de esos consejos es rentabilizar el uso de la calefacción. En este sentido, ha destacado que una temperatura de 20º es suficiente para mantener el confort de la vivienda y en los dormitorios se puede rebajar entre 3º y 5º esa temperatura.

Además, es mejor apagar la calefacción por la noche y encenderla por la mañana, después de haber ventilado la casa y cerrado las ventanas, y, si no se va a estar en casa, reducir la temperatura hasta 15º (posición de economía). Otros consejos son revisar anualmente el calentador o caldera, no tapar los radiadores con muebles o cortinas, y si la calefacción es individual, procurar utilizar un sistema de control y regulación de temperatura (programador) para encenderla y apagarla en los momentos adecuados.

Otro consejo es el de optimizar la estanqueidad del hogar, que puede implicar un ahorro de entre el 5% y el 15% de la demanda de calefacción.

En concreto, para reducir las pérdidas de calor en invierno se pueden sellar puertas y ventanas con burletes y lo principal es evitar las infiltraciones de aire. EDP indicad que las grietas entre el interior y el exterior del hogar permiten que el aire caliente se escape en invierno y ello obliga al sistema de calefacción a trabajar más, aumentando el coste de energía al tiempo que se reduce el confort. El sellado de fugas de aire podría hacer ahorrar entre el 5% y el 15% del coste anual de calefacción.

También aconseja racionalizar el uso de agua caliente, por ejemplo, con una ducha en vez de baño. Entre las medidas que propone está la de no dejar los grifos abiertos inútilmente y evitar goteos y fugas. La temperatura del agua para el aseo personal debe ser entre 30 y 35 grados y EDP recuerda que hay que tener en cuenta que una ducha consume cerca de cuatro veces menos de agua y energía que un baño. Además, es recomendable colocar la posición de frío al abrir los grifos cuando no se necesite agua caliente.

ELIMINAR EL STAND-BY

Asimismo, también recomienda optimizar el uso de los electrodomésticos y los aparatos eléctricos. Para ello, aconseja eliminar el stand-by porque muchos ordenadores, televisores y otros dispositivos consumen energía incluso estando apagados.

En concreto, el consumo asociado al modo stand-by de un hogar medio puede suponer el 11% del consumo eléctrico total de los electrodomésticos.

Entre los aparatos eléctricos, el frigorífico es uno de los electrodomésticos que más consume en el hogar debido al uso continuado que se hace de él, lo que supone aproximadamente el 7% del consumo energético de un hogar medio.

Los consejos para disminuir su consumo son limpiar al menos una vez al año la parte trasera del aparato porque, cuanto más sucio esté, peor será el rendimiento del frigorífico y mayor el derroche energético.

También se recomienda comprobar que las gomas de las puertas estén en buenas condiciones y cierran perfectamente para evitar pérdidas de frío. Además, no se deben introducir nunca alimentos calientes en la nevera y se debe mantener la nevera abierta solo el tiempo imprescindible para coger los alimentos.

Asimismo, se aconseja ajustar el termostato para mantener una temperatura de 5 grados centígrados en el compartimento de refrigeración y de -18 °C en el de congelación.

Otras medidas para reducir la factura son utilizar bombillas de bajo consumo, que suponen un 80% de ahorro y duran 10 veces más que las incandescentes. En este caso, utilizando estas bombillas, es mejor no encenderlas y pagarlas frecuentemente, pero sí apagar las luces cuando dejes de utilizarlas.

Además es recomendable usar tubos fluorescentes donde se necesite más luz durante muchas horas. También es importante limpiar el polvo de las bombillas para evitar perder intensidad de luz.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha