eldiario.es

Menú

Pradales vende sus acciones en Sacyr al considerar que no fue la decisión más acertada, aunque sí legal

El diputado vizcaíno de Desarrollo Económico y Territorial, Imanol Pradales, ha asegurado que ha vendido sus acciones en Sacyr, al considerar que comprarlas no fue la decisión "más acertada", aunque sí fue "legal" y de acuerdo a un comportamiento "ético y responsable".

- PUBLICIDAD -

Pradales ha comparecido este martes en las Juntas Generales de Bizkaia para ofrecer explicaciones sobre la compra por su parte, una vez que accedió al cargo, de 7.200 acciones de la constructora Sacyr.

El diputado vizcaíno ha manifestado que, en el momento en que se publicó esa información, a su juicio, de forma "muy interesada", solicitó comparecer en la Juntas Generales para ofrecer explicaciones, que también habían pedido otros grupos como EH Bildu o Podemos.

En primer lugar, ha querido dejar constancia de su "máxima transparencia" y "responsabilidad", ya que, según ha destacado, la información publicada no era fruto de un labor de investigación, sino de su declaración de bienes que facilitó para su publicación en el portal de transparencia.

AJUSTADA A LA LEY

Pradales ha manifestado que la adquisición de acciones de Sacyr que realizó en agosto se ajustó "escrupulosamente" a la legalidad y lo hizo libremente, asesorado por una entidad financiera.

El diputado ha precisado que las 7.200 acciones adquiridas representan una participación del 0,0013% en el capital social de la empresa, lo que, a su juicio, es "insignificante"" y no supone "ni remotamente" una posición que pudiera "condicionar la actividad" de la empresa porque era "irrelevante".

En este sentido, Pradales, tras citar la legislación vigente, ha asegurado que, incluso, aplicando el régimen "más restrictivo" existente en el ordenamiento jurídico vasco y del Estado, su participación en Sacyr "cumple escrupulosamente con todos los requisitos de legalidad aplicables", ya que, "en ningún caso, se incumplen los límites de participaciones societarias", que son del 10%.

También ha precisado que el decreto foral 153/2015 del 10 de noviembre de compatibilidad de los altos cargos de la Diputación foral concluye que "no existe incompatibilidad alguna" en relación con su declaración de actividades, bienes e intereses.

Por ello, ha asegurado que la compra de las acciones es "absolutamente legal" y no supone "conflicto de interés alguno" de acuerdo a la legislación foral, vasca o estatal, como, según ha indicado, "así lo recoge el informe realizado por los informes de asesoría jurídica y contratación de la Diputación". "He actuado en todo momento dentro de la ley", ha indicado.

"AJUSTADO A LA ÉTICA"

Pradales ha añadido que su comportamiento como diputado "se ha ajustado siempre a la ética, a la neutralidad y a la imparcialidad que exige el cargo".

En este sentido, ha indicado que la información publicada aludía a que Sacyr era adjudicataria de dos proyectos de la Diputación, la variante de Igorre y Autzagane. En relación a la adjudicación de la primera, ha indicado que se produjo en 2007 y que, en ese momento, él no trabajaba todavía para la Diputación.

Respecto a la variante de Autzagane, ha señalado que él no formaba parte del consejo de Interbiak que adjudicó en 2012 el proyecto a la UTE Autzagane, en la que participa Sacyr con un 40% de la misma. Pradales ha añadido, no obstante, que, desde que asumió su responsabilidad como diputado de Desarrollo Económico y Territorial, ha tenido "relación directa" con ese proyecto.

En este sentido, ha precisado que las decisiones que ha tenido que adoptar han sido, por una parte, la rescisión del contrato con la UTE por la paralización de las obras y acordar, por ello, una penalización de 4,2 millones. "No se puede desprender, por tanto, un trato de favor o interés personal", ha asegurado Pradales, que ha añadido que no se ha adjudicado "obra alguna" a Sacyr desde que él ostenta su actual responsabilidad.

Por ello, ha defendido que ha tomado las decisiones con "la máxima neutralidad, objetividad y honestidad", ajustándose "a un comportamiento no solo legal, sino ético", además de "responsable".

Pradales ha afirmado que es consciente de que noticias como la publicada "pueden dañar" la imagen de la Diputación y de sus responsables y que no se puede sustraer de que los tiempos que se viven en la política y la sociedad que exigen "un celo adicional" en las decisiones "personales y profesionales".

Por tanto, ha asegurado que los cargos tienen la obligación de estar "permanentemente vigilantes" no solamente de "las acciones y sus consecuencias", sino también "de las distintas interpretaciones" que pueda hacer "un tercero".

Por ello, ha manifestado que, a la vista de las interpretaciones "mediáticas y políticas" suscitadas, asume que la decisión de adquirir las acciones, "aún siendo totalmente legal, no fue la más acertada".

Pradales ha asegurado que tiene "la conciencia tranquila" porque ha obrado "con transparencia, con honestidad y buena fe", pero "siempre que, sea posible, una decisión desacertada, se debe subsanar".

Por ello, ha puesto ya a la venta sus acciones en Sacyr para que este hecho no sea "un fácil recurso para la crítica política e interesada para sembrar duda sobre mi persona o para dañar la imagen de la Diputación". Según ha explicado, las ha vendido a un precio inferior al que se adquirieron.

Pradales ha señalado que los responsables públicos también son personas y se pueden "equivocar". "Lo importante es venir a dar la cara", ha agregado.

Tras esta decisión, el PP ha alabado esta decisión de Pradales y ha asegurado que le llena de "orgullo" que haya venido a dar a conocer la venta de estas acciones en las Juntas Generales. Por su parte, Podemos cree que ha sido "correcta" la decisión, aunque ha señalado que lo que "daña la imagen" de las instituciones como la Diputación son personas que deciden participar en empresas "que se han presentado y se pueden volver a presentar a la licitación de obras".

Por su parte, EH Bildu cree que "sobraba la justificación de Pradales" en relación al amparo de la ley y ha añadido que esa compra de acciones "no era ética" y considera que "nadie la ha entendido".

El PSE-EE ha agradecido las explicaciones de Pradales y que haya decidido vender las acciones y cree que todo ello es "suficiente". Por su parte, el PNV, que ha señalado que "no es el primero ni el último" que compra acciones, ha manifestado que, aunque todo el mundo puede tomar una decisión "desacertada" en algún momento, ha defendido que la actuación del diputado se ha ajustado "a la transparencia y respeto a la ley".

REACCIONES PREVIAS

Previamente, el PP, Podemos y EH Bildu le habían reprochado la adquisición de estas acciones. En concreto, el juntero popular Jesús Isasi, le ha dicho a Pradales que no tenía necesidad de "meterse en esos charcos" y apuntaba que, aunque le amparaba la ley, "quizá no era el momento para hacerlo" y añadía que "la mujer del César no solo debe ser honesta, sino parecerlo".

Por su parte, la apoderada de Podemos Asun Merinero había afirmado que la responsabilidad en política "más allá de lo legal" y que también tiene que ver con las "actitudes personales y éticas". Tras indicar que hay que "separar lo privado con lo público", criticaba que hubiera adoptado esa decisión, sobre todo, "en medio de la vorágine" por lo sucedido con los túneles de Autzagane. "No debía hacerlo por responsabilidad política y ética", ha añadido.

Desde EH Bildu se había asegurado que la decisión de Pradales les creaba "preocupación" y les surgían las "dudas" respecto de, "si las cosas se hacen bien". A su juicio, es "muy difícil justificar que tenga acciones en una empresa que está en el Túnel de Autzagane".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha