eldiario.es

Menú

Rajoy eclipsa la energía solar

"Estamos a punto de perderlo todo por fiarnos del Gobierno y cumplir con lo que nos pidió", denuncian los productores de energía fotovoltaica.

La reforma energética sume en el desasosiego a miles de pequeños inversores que fiaron sus ahorros a la apuesta por las energías renovables y ahora se encuentran desamparados.

Euskadi podría recurrir al Tribunal Constitucional la reforma energética del Gobierno Rajoy.

- PUBLICIDAD -
Placas solares del huerto solar de Agurain (Álava).

Placas solares del huerto solar de Agurain (Álava), el mayor de Euskadi.

A sus 60 años, poco podía imaginarse Julián Lana que las dos placas fotovoltaicas que compró en 2007 y con cuyos beneficios pensaba completar su pensión de jubilación, se iban a convertir en un quebradero de cabeza. La reforma energética aprobada por el Gobierno central ha desbaratado sus planes, al menos de momento. "Lo que pensaba amortizar en ocho años, ahora será en 15 o 20. Al menos, yo no estoy tan mal como otros pequeños inversosres, que empeñaron sus ahorros". Y es que lo que en 2007 parecía un buen negocio, auspiciado por el Gobierno central, ahora se ha convertido en una pesadilla. La imposición de peajes al autoconsumo, la moratoria a las renovables y las constantes subidas en la tarifa de la luz tienen una especial incidencia en las energías renovables, especialmente en la fotovoltaica. En Euskadi, hay 1.600 instalaciones que ahora penden de un hilo. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, puede terminar por eclipsar de manera definitiva la energía solar.

El secretario general de la Asociación Nacional de Productores de Energía Fotovoltaica (Anpier), Juan Castro, ha comparecido esta semana en el Parlamento vasco en busca de "ayuda". El objetivo de Castro es que el Gobierno vasco presente un recurso de inconstitucionalidad contra el Real Decreto de 12 julio por el que se adoptan medidas urgentes para garantizar la estabilidad financiera del sistema eléctrico. "Se trata de un latrocinio en toda regla. El Gobierno pidió ayuda al sector privado en 2007 porque tenía que cumplir con las exigencias de la Unión Europea en cuanto a produccción de energías renovables y después nos ha dado la espalda. No es que nos haya dejado tirados, es que miles de familias y pequeños inversores están a punto de perderlo todo".

No es el caso de Julián Lana porque él fue "previsor". "Pedí un préstamo por lo justo. Tengo dos placas en el huerto solar de Agurain, en Álava.  Yo creo en este tipo de energía renovable. Y además, el Gobierno en aquel momento (2007) daba todo tipo de ventajas fiscales y garantías de amortización. Los bancos daban grandes facilidades para conceder los préstamos. Pero en 2010 se cambiaron las reglas de juego. Yo la amortización no la recuperaré hasta dentro de 15 años. Mi préstamo es pequeño, pero el que invirtió más ahora no tiene más que pérdidas. Hay personas para las que la reforma va a suponer la ruina".

Esa es la situación de angustia que vive Heraclio Etxebarria, quien tiene varias placas y se encuentra "a punto de perderlo todo por confiar en el Boletín Oficial del Estado". Fue en el BOE donde el Gobierno plasmó todas las garantías. "Ahora no es más que papel mojado. Nuestro pecado ha sido seguir a rajatabla las indicaciones del Gobierno, que nos animó a impulsar las renovables con unas condiciones favorables. ¿Es que los pequeños inversores en energía fotovoltaica tenemos la culpa del déficit tarifario o de que se haya producido una búrbuja energética?".

Lo que está claro, según Castro, es que "había muchos intereses en este mercado y las grandes empresas no estaban dispuestas a repartir nada. En un momento dado solo estaban las grandes empresas eléctricas, pero con el impulso de las renopvables surgieron otros 59.000 operadores (los pequeños inversores) y hubieran podido seguir creciendo....Alguien no podía permitirlo".

La esperanza de Anpier es que las comunidades autónomas se rebelen contra la reforma y presenten recursos ante el Tribunal Constitucional. Ya lo han hecho algunas comunidades y probablemente Euskadi se sume. La parlamentaria del PSE, Natalia Rojo, ha presentado una proposición no de ley en la Cámara vasca con ese objetoivo. "La nueva normativa", explica, "contribuye al hundimiento definitivo del desarrollo de todas las renovables en España y de la cogeneración. La retroactividad en la que se basa es desproporcionada de manera absoluta para las renovables e influirá en la pérdida de confianza en España por parte de inversores extranjeros y organismos internacionales".

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha