eldiario.es

Menú

Trabajadoras del hogar recriminan la pasividad de la inspección ante situaciones de explotación laboral

Más de un tercio está en la economía sumergida, el 77% de las internas tiene jornadas de más de 60 horas y varias llegan hasta las 24 horas diarias, todos los días de la semana.

Han denunciado a dos agencias de servicios domésticos por las condiciones abusivas en sus contrataciones.

SOS Racismo critica que los empleadores se nieguen a empadronar a las asistentas, requisito para que puedan regularizar su situación pasados tres años.

- PUBLICIDAD -
Trabajadoras del hogar y SOS Racismo denuncian la explotación laboral en el sector. /G. A.

Trabajadoras del hogar y SOS Racismo denuncian la explotación laboral en el sector. /G. A.

Con el aumento de la esperanza de vida el reclamo de trabajadoras del hogar especializadas en el cuidado de personas en situación de dependencia se ha incrementado de manera notable durante los últimos años. De hecho, en Euskadi el 28% de las personas con más de 80 años viven solas en sus casas. El cuidado de los mayores con problemas graves de autonomía personal suele recaer sobre mujeres, la mayoría de ellas inmigrantes, y su trabajo está mal pagado y poco valorado. Y lo que es aún más grave, en muchos casos incumple flagrantemente la normativa laboral. Por estos motivos, la asociación de trabajadoras del hogar de Bizkaia, Etxe Barrukoak, ha pedido hoy a la inspección de trabajo que deje a un lado su pasividad en este asunto y actúe para remediar las situaciones de mayor explotación.

De todas las personas a las que atendió Etxe Barrukoak durante 2012, más de un tercio no estaban dadas de alta en la seguridad social. La situación de las trabajadoras internas, las que viven en la misma vivienda que la persona a la que atienden, es especialmente grave. En el 77% de los casos atendidos, su jornada laboral es superior a las 60 horas semanales que marca la ley como máximo, una de cada tres no tiene ningún descanso diario y sólo dos de cada cien disfruta del descanso semanal de 36 horas establecido legalmente. Cobran 1.038 euros de media mensual, pero hubo seis casos en los que la paga se encontraba por debajo del salario mínimo interprofesional.

Después de recibir recientemente varias denuncias referidas a varias agencias de servicios domésticos, Etxe Barrukoak se ha dedicado a hacer la prueba y simular una contratación con dos de ellas. Ambas accedieron a proporcionar unas condiciones leoninas para las empleadas del hogar. “No ponían ninguna pega a pesar de que les insistimos en que queríamos una persona 24 horas al día, los siete días de la semana”, ha explicado Isabel Otxoa, portavoz de la asociación, en la rueda de prensa de hoy.

Las trabajadoras del hogar han denunciado a ambas agencias ante la inspección de trabajo aportando tanto los casos originales como las llamadas que realizaron para comprobarlo. En la rueda de prensa de hoy han anunciado que durante los próximos días colgarán estas mismas llamadas en su página web. Asimismo, hoy por la tarde se concentrarán delante de las oficinas de una de ellas en Barakaldo para denunciar sus actuaciones.

Otxoa también ha denunciado que el Parlamento Vasco ha exigido varias veces a Lanbide que actúe como agencia de colocación de empleadas del hogar. La última moción, apoyada en febrero de 2011 por todos los grupos instaba además a que la inspección de trabajo a realizar un trabajo “sistemático y duradero” del sector “sobre todo en lo que se refiere a la actividad de las agencias de colocación”. Sin embargo, todavía no ven que se hayan dado pasos en esta dirección. “Confiamos en este tipo de acciones contribuyan a que se pongan manos a la obra”, ha comentado hoy la portavoz de Etxe Barrukoak.

Discriminación al empadronarse

Además de Etxe Barrukoak, en la rueda de prensa de hoy también ha comparecido la organización humanitaria SOS Racismo para censurar las trabas que ponen algunos empleadores para empadronar a sus trabajadoras internas. “Se trata de una discriminación en el acceso al padrón porque su domicilio habitual es aquel en el que están trabajando”, ha argumentado su portavoz, Brígida Ridruejo.

La activista ha recordado que la ley de extranjería exige a los inmigrantes haber estado empadronados durante al menos tres años y haber tenido un contrato laboral durante uno para poder abandonar su situación irregular. Además, actualmente también necesitan un año de empadronamiento para poder tener asistencia sanitaria. En uno de los casos denunciados por las empleadas del hogar ante la inspección de trabajo, la propia agencia de servicios domésticos intervino activamente para evitar el empadronamiento de la trabajadora en el domicilio donde ejercía su labor.

La rueda de prensa de denuncia que ha tenido lugar hoy ha estado apoyada por las siguientes organizaciones, partidos políticos y sindicatos: Asamblea de mujeres de Bizkaia, Asociación de mujeres de Basauri, Argitan, Berri-Otxoak, Harresiak Apurtuz, Munduko emakumeak-Mujeres del mundo Babel, Posada de los abrazos, FeminisTalde, Mujeres en la diversidad, Mugarik Gabe, EHBildu, ELA, ESK, CGT, CNT, LAB y STEE-EILAS.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha