eldiario.es

Menú

La 'gestora' de Podemos confrontará con PNV y PSE mientras echa tierra sobre la crisis

Los candidatos multiplicarán su presencia en los círculos y el comité electoral, en línea con la estrategia de "derribar democráticamente" el Gobierno de Mariano Rajoy, intentará traer a Pablo Iglesias a Euskadi en plena campaña.

Eduardo Maura, candidato por Bizkaia y foco de la crisis por su vinculación con el 'aparato' nacional y con la polémica por las listas, evita la sobreexposición mediática y trata de tapar definitivamente la mayor crisis que ha vivido el partido en Euskadi

- PUBLICIDAD -
Lander Martínez, portavoz de la 'gestora', en la mesa. Detrás, a la derecha, Eduardo Maura.

Lander Martínez, portavoz de la 'gestora', en la mesa. Detrás, a la derecha, Eduardo Maura.

Nadie sabe a día de hoy en Podemos Euskadi de qué manera va a afectar la mayor crisis interna que ha vivido el partido desde su fundación en la comunidad autónoma, hace menos de un año. Con las mejores perspectivas electorales para el 20-D, según los últimos sondeos (cuatro escaños empatados con la segunda fuerza, EH Bildu), la 'gestora' nombrada con la activa participación de la organización nacional para pilotar la formación entre aguas turbulentas ha intentado cerrar 'por decreto' la crisis y dirigir la maquinaria interna de Podemos-Ahal Dugu al terreno electoral.

No es la primera vez que las costuras de esta formación se abren en el País Vasco, pero sí es el momento en el que las cuadernas del partido han llegado casi al límite. Pese a que desde la dirección nacional se ha actuado de manera meteórica para taponar las vías de agua abiertas por la dimisión del hasta ahora líder, Roberto Uriarte, las incógnitas no se han despejado del todo. Unos círculos debilitados se ponen a prueba en este momento, mientras el comité técnico de campaña se afana en crear estructuras electorales y de campaña y en "generar los canales de participación a nivel autonómico y de territorio histórico" para poner sordina a la crisis interna y alinear el partido en Euskadi con la estrategia general porque ha llegado el momento de "derribar  el Gobierno de Mariano Rajoy democráticamente", como expresó Juantxo López de Uralde el día de su presentación como candidato por Álava semanas antes de que estallara la crisis en Podemos.

A finales de abril pasado, Iratxe Osinaga, responsable de formación en el partido, abandonó la dirección de Podemos, abriendo la primera crisis seria en el partido. En el equipo de Uriarte se temió entonces con una reacción en cadena que finalmente no llegó. Tres semanas antes, era el líder en San Sebastián el que tiraba la toalla por discrepancias nunca aclaradas. Pero ambas quiebras internas, junto a algunas dimisiones en otros círculos en Gipuzkoa que casi ni trascendieron a la opinión pública, apenas dejaron huellas en la organización. Al final ha sido la renuncia de Uriarte la que sí ha producido un auténtico tsunami interno sobre el que la 'gestora' que lidera Eduardo Maura ha echado tierra de inmediato con el objetivo de borrar un conflicto que llega en el peor momento. 

El candidato por Bizkaia y hombre de plena confianza de Pablo Iglesias, Eduardo Maura, lo sabe y está decidido a enterrar este periodo de turbulencias para poner todo el aparato trabajando en una sola dirección: ayudar al mejor resultado del candidato a asaltar La Moncloa. Evitando la sobreexposición mediática en los días siguientes a la crisis -ha rechazado una entrevista con este periódico-, Maura se ha volcado en la organización interna y en el trabajo en los círculos. Las redes de Podemos-Ahal Dugu están que arden en un intento de crear la red más amplia de gente en lo que denominan "equipos de campaña". "Forma parte de la campaña electoral más decisiva para nuestro país", se puede leer en una cuenta muy activa en los últimos días: la de @PodemosEuskadi_

Hay una batalla por sumar al máximo de personas posible, al tiempo que se intenta poner sordina a la crisis. Eduardo Maura quiso tener un protagonismo residual en la presentación del comite electoral y, de hecho, se optó por que el portavoz fuese Lander Mártinez, responsable de una de las organizaciones más potentes del partido -aunque también dividida-, la de Bilbao. Se barajó otra posibilidad: la de que la portavocía la desempeñara el también miembro de la gestora y de la organización en la capital vizcaína Ander G. Solana, que se ocupará ahora más de la parte jurídica y financiera y ayudará en la creación de los argumentarios, según fuentes del comite electoral. Pero el peso pesado de la gestora será Maura, que ha evitado la sobreexposición en los medios -solo ha dado una entrevista en Radio Euskadi- para que la crisis se cierre definitivamente.  Los candidatos multiplicarán su presencia en los círculos -ya lo están haciendo- con el objetivo de que cale el mensaje de que en estas elecciones   "queremos contar con todos para este momento tan grande que vamos a poder vivir". Con el hastag # SúbeteAl20D.

"Estamos bien. Es verdad que este tipo de cosas no son buenas, pero estamos activando los equipos de campaña", asegura Lander Martínez. Preguntado si esperan que el candidato Iglesias acuda a Euskadi en lo que resta de tiempo hasta el 20-D, Martínez se muestra confiando en que acuda a la comunidad autónoma, en lo que sería su primera visita al País Vasco. Pero son conscientes de las dificultades. De hecho, el único líder emblemático de Podemos que ha pisado este territorio es Juan Carlos Monedero -en dos ocasiones-, figura a la que Roberto Uriarte dedicó un reconocimiento expreso tanto al presentar su dimisión, adelantada en la noche del sábado pasado por eldiarinorte.es. como cuando denunció la política "aparatera" de la dirección nacional nucleada en torno a la Secretaría de Organización. 

Uriarte y 19 miembros de la Dirección de Podemos Euskadi dimiten y denuncian la "política aparatera" del partido

Uriarte y 19 miembros de la Dirección de Podemos Euskadi dimiten y denuncian la "política aparatera" del partido

No habrá cambio de discurso en Podemos-Ahal Dugu, al menos hasta que se elija nuevos secretario general y Consejo Ciudadano tras los comicios del 20-D. Pero Maura, en una de sus contadas declaraciones tras la crisis, ha asegurado que la intención del partido es confrontar con el PNV, con el PSE, al que ha criticado porque está convencido de que sus votantes en las elecciones forales no le dieron la confianza al partido que dirige Idoia Mendia para que fuera "muleta" de los peneuvistas en las diputaciones. Maura aspira a pescar en todos los caladeros, incluido el de la izquierda abertzale, aunque está por ver si mantiene el pulso con la organización de Hasier Arraiz que ha desplegado en los últimos meses Uriarte o si prefiere no confrontar directamente con el mundo que nunca ha condenado a ETA. Ambos partidos tienen un electorado fronterizo y, hasta ahora, mientras Podemos subía en las encuestas, EH Bildu mantenía su tendencia a la baja.

Una de las bazas que está jugando el partido es precisamente su acuerdo con Equo. La difusión del nombre de la 'numero dos' por la plancha de Bizkaia de Podemos, la coportavoz del partido ecologista Rosa Martínez, ha servido para inundar las redes de 'tuits' de apoyo, al igual que el candidato por Álava y cabeza de cartel por ese territorio, el coportavoz de Equo, Juantxo López de Uralde, se movió rápido cuando estalló la crisis sobre su posible candidatura por Bizkaia -como deseaba Roberto Uriarte- para cerrar filas con la decisión adoptada entre ambos partidos de que concurriría por el territorio alavés. Se da la circunstancia de que fue precisamente Uriarte el que 'fichó' a López de Uralde,  aunque el acuerdo definitivo -ratificado posteriormente por las bases de Equo- se cerró en Madrid con la dirección nacional.

Para el partido verde, gran beneficiado del pacto suscrito con Podemos en Euskadi, la incorporación a la candidatura "del cambio" supondrá un valor añadido y permitirá reforzar los mensajes de la "ecología política y la necesidad de llevar a cabo políticas que se preocupen por las personas y por el planeta donde viven". Lo que a día de hoy nadie se atreve asegurar en Podemos es el coste electoral que una crisis como la que ahora se pretende cerrar puede tener el próximo 20-D.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha