eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La popularidad de Rajoy: Una luna de miel "Low Cost"

Ayer Ignacio Urquizu nos narraba con “meridiana claridad” el excepcional desgaste sufrido por el Partido Popular en su primer año en el Gobierno.  Una caída de 13 puntos en intención de voto en apenas nueve meses es, efectivamente, todo un record en la historia electoral de nuestro país.  En esta breve anotación me gustaría aportar algunos datos más sobre la precaria situación en la que se encuentra la popularidad del Gobierno de Mariano Rajoy.

Para ello, he estimado con un sencillo modelo estadístico cuál debería haber sido la nota del Presidente (del 0 al 10) si sólo tuviéramos en cuenta la situación económica del país *. En el gráfico 1 comparo mis estimaciones con las notas reales que ha cosechado Rajoy según las encuestas del CIS. De este ejercicio podemos extraer al menos tres conclusiones:

Gráfico 1. Nota de Mariano Rajoy (según las encuestas del CIS) vs nota esperada según mis estimaciones

Gráfico 1. Nota de Mariano Rajoy (según las encuestas del CIS) vs nota esperada según mis estimaciones

Seguir leyendo »

El desgaste del Gobierno

Desde que se celebraron las elecciones el pasado noviembre, el desgaste electoral del Gobierno está llamando la atención a múltiples analistas. Desde luego que es extraño, nunca un partido político había perdido tantos apoyos en tan poco tiempo. El gráfico 1 recoge la evolución de la intención directa de voto entre 1996 y 2012. En el podemos ver que es cierto que todos los gobiernos experimentan una ligera caída tras las elecciones. En el 2000, el PP perdió 5 puntos porcentuales en su primer año de gobierno, mientras que el descenso del PSOE fue de 6 puntos tanto entre 2004 y 2005, como entre 2008 y 2009. En cambio, no ha pasado un año desde que Mariano Rajoy ganó las elecciones y el Partido Popular se ha dejado por el camino casi 13 puntos porcentuales, más del doble que cualquier gobierno anterior. Seguramente, la combinación de crisis, recortes e incumplimiento de sus promesas está detrás de este resultado. Pero si queremos saber con un poco más de exactitud qué está pasando, debemos analizar la evolución de sus apoyos electorales.


Gráfico 1. Evolución de la intención directa de voto (1996 – 2012) [Fuente: CIS]

Gráfico 1. Evolución de la intención directa de voto (1996 – 2012) [Fuente: CIS]

Seguir leyendo »

Eurovegas como política industrial

21 Comentarios

Dos son los argumentos usados por los defensores de Eurovegas. El primero, que los poderes públicos no deberían interferir en las decisiones empresariales de los inversores privados. Si alguien quiere montar un casino en un descampado de Madrid, ¿por qué impedírselo? Suena razonable, pero es un argumento que no tiene sentido aplicar en este caso. No estamos hablando de poderes públicos que “dejan” gastarse su dinero a un inversor privado que sigue las normas establecidas. Estamos hablando de unos poderes públicos que ofrecen privilegios a un inversor ( recalificando terrenos y concediendo exenciones fiscales) y que incluso parecen estar dispuestos a llevar a cabo cambios legislativos o incluso a condicionar decisiones políticas futuras a cambio de que dicha inversión acabe llevándose a cabo.

Lo que los poderes públicos están haciendo en Eurovegas tiene un nombre, y es “política industrial”: el Estado selecciona unas determinadas inversiones y decide otorgarle unos privilegios especiales que no da al resto. Es evidente que el gobierno de la Comunidad de Madrid no facilita el acceso a terrenos, ni concede exenciones fiscales, ni promete cambiar las leyes que les molestan o limitar la competencia a cualquier iniciativa empresarial. Sí, ya sé que el liberalismo, ideología con la que muchos siempre asociarán a Esperanza Aguirre, ha sido siempre hostil a la “política industrial”. Un liberal cree que el estado no tiene mejor información que el mercado sobre qué inversión es socialmente más productiva, y por tanto debería evitar privilegiar unas inversiones sobre otras. Un liberal hubiese dicho que si hay empresarios que hacen sus negocios sin recibir terrenos gratis, sin obtener privilegios fiscales, y sin capacidad de modificar las leyes que no son de su agrado, a Adelson no se le debería haber concedido ninguno de esos privilegios. Pero no estamos hablando de un liberal. Estamos hablando de Esperanza Aguirre. 

Esperanza Aguirre ha mostrado en esta última decisión que, a pesar de lo que diga en sus discursos, cree en la política industrial. Creen que es bueno que el Estado intervenga privilegiando a determinados empresarios sobre otros con el fin de fomentar un determinado tipo de inversiones, supuestamente porque estas inversiones son socialmente más beneficiosas que las demás. Y este es, en esencia, el segundo argumento a favor de Eurovegas. Como creará empleo, merece la pena que le demos este trato especial. (Sí, ya sé que el primer argumento y el segundo son contradictorios entre sí a pesar de estar defendidos por la misma gente, pero qué le vamos a hacer).

Seguir leyendo »