eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El PP se sale con la suya e impone a Fernández Díaz en la comisión de Peticiones del Congreso

Los conservadores driblan a la oposición y lograr sentar al exministro en un cargo para el que no se requiere votación

La entrada del extitular de Interior ha obligado a que renunciara Pilar Rojo, expresidenta del Parlamento gallego y también amiga personal de Rajoy

108 Comentarios

- PUBLICIDAD -
AMP- El PP abre un "periodo de reflexión" sobre la candidatura de Fernández Díaz para presidir la Comisión de Exteriores

Jorg Fernández Díaz, exministro del Interior.

El PP ha conseguido su objetivo: el de sentar a Jorge Fernández Díaz en la presidencia de una comisión parlamentaria. Tras dos intentos fallidos en la comisión de Exteriores y en la que lleva la relación con el Tribunal de Cuentas, los conservadores han logrado que el exministro del Interior sustituya a Pilar Rojo en la comisión de Peticiones, un cargo para el que no es necesaria una votación y que corresponde al partido mayoritario.

Según indica el Reglamento del Congreso, solo hay dos comisiones para la que no es necesario votar el cargo de presidente: la de Peticiones y la del Estatuto del diputado. 

De esta forma, el grupo parlamentario que dirige Rafael Hernando lograba su objetivo: no tener que retirar su nombre por el empeño del PSOE. Tras el intento fallido por la mañana de situar a Fernández Díaz en la presidencia de dos comisiones, los conservadores pedían un aplazamiento para intentar llegar a un acuerdo con los socialistas con el aviso de que no iban a renunciar a su pretensión. 

Finalmente, y por sorpresa, los conservadores encontraban la fórmula de sentarlo como presidente de una comisión, que obligatoriamente tenía que estar gobernada por el PP. Al frente estaba, hasta esta tarde, Pilar Rojo, expresidenta del Parlamento gallego y también amiga personal de Mariano Rajoy. En su escrito a la Mesa, el grupo informaba del "ajuste".

Con esta victoria a última hora, los conservadores salvaban una jornada que había empezado con tintes de sainete. El primer intento de que el extitular de Interior presidiera una comisión como la de Exteriores, de gran importancia institucional, se reveló fallido ante el cambio de opinión de los socialistas. En un principio, Antonio Hernando había asegurado que su grupo respetaría el acuerdo de reparto de presidencias. El punto de partida, defendido por el portavoz unas horas antes, era el de 'tragar' con Fernández Díaz a pesar de no verlo adecuado, la misma actitud de Ciudadanos. La explicación, compartida por ambos, era inicialmente el respeto al acuerdo del reparto de presidencias. 

Después de que Unidos Podemos presentara como protesta un candidato alternativo, Pablo Bustinduy, los socialistas se dirigieron al PP y al Gobierno para amenazar con un movimiento similar. Ante el peligro de una derrota, los conservadores solicitaron un aplazamiento en la comisión de Exteriores y hasta tantearon para ver si podían colocar a Fernández Díaz al frente de otra comisión, la que se ocupa del Tribunal de Cuentas y que es de naturaleza mixta porque está compuesta por miembros del Congreso y del Senado. El intento tampoco tuvo éxito ya que ni siquiera era miembro de ella y suponía sacar a otro diputado del PP para meterlo. 

En vista de que la polémica aumentaba en cuestión de minutos, el exministro daba un paso atrás y avisaba de que no pondría problemas en el caso de que en su partido retirara su candidatura. "Yo no he pedido nada", decía a los periodistas ya que se encontraba en el Congreso aunque no se había presentado en la comisión. 

La reacción de Bustinduy es que el PP culminaba "una jornada negra con Fernández Díaz colocándolo en el tercer intento, en una comisión que no se vota, dejando patente que lo que estaba en juego no era ni la idoneidad ni la capacidad del exministro sino retribuirle tras sacarle del gobierno".

El diputado de Unidos Podemos calificó de "afrenta a la dignidad de la Cámara y de los electores que nos han puesto ahí para representarles y una prueba de su falta de escrúpulos a la hora de subvertir las mínimas reglas de decencia democrática en las instituciones". Además, subrayana que el PSOE "ha hecho un papel lamentable intentando anotarse el tanto cuando ha sido solo la presión y la iniciativa de nuestro grupo quien les ha obligado a bascular contradiciendo las declaraciones de ayer del señor Hernando. El señor Fernández Díaz debería dimitir en lugar de ser nombrado presidente de nada". 

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha