eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El PSOE retira sine die la reprobación a la vicepresidenta por la gestión de Catalunya

Pedro Sánchez considera ahora que no es el momento de forzar una votación en el Congreso sobre la actuación de Soraya Sáenz de Santamaría ante el desafío independentista

El líder socialista exonera a Rajoy de la responsabilidad de los errores del 1-O y culpabiliza a la vicepresidenta como "coordinadora" de la acción del Ejecutivo

79 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Sáenz de Santamaría advierte de que Podemos no puede estar "dentro y fuera" del Congreso

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en una imagen de archivo. EFE

Fue la gran medida del PSOE de Pedro Sánchez para censurar al Gobierno por la gestión del 1-O: anunciar la reprobación de la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, en el Congreso. Para la dirección socialista era importante apuntar alto, no bastaba con el ministro de Interior, como responsable directo de las cargas policiales. A Sánchez le llovieron críticas, pero la dirección aseguró que seguiría adelante con la iniciativa parlamentaria para reprobar a la número dos de Mariano Rajoy. Sin embargo, dos semanas después el escenario ha cambiado sustancialmente y a Sánchez no le parece oportuna esa imagen en el Parlamento. 

La dirección socialista ha decidido retirar la iniciativa parlamentaria con la que pretendía reprobar a Sánez de Santamaría. Desaparecerá del orden del día del pleno de esta semana, donde fue ubicada la interpelación con la que los socialistas querían pedir explicaciones a la vicepresidenta por su gestión del 1-O, especialmente por las cargas policiales. Cuando se aplaza una iniciativa ya introducida en el orden del día pasa directamente al pleno de la semana siguiente y los socialistas no quieren que ese debate se produzca en pleno desafío independentista en Catalunya y su respuesta, para la que están trabajando codo con codo con el Gobierno de Rajoy

La interpelación iba a debatirse la semana pasada, pero la decisión de Rajoy de comparecer en el Pleno facilitó el camino al PSOE, que asumió el retraso de la iniciativa, que se convertiría en una moción posterior en la que plantearían la reprobación de Sáenz de Santamaría. La dirección ya había pensado que no era el mejor momento para retratar división en el Parlamento. 

En el grupo socialista celebraron la decisión. La reprobación de la vicepresidenta había causado un gran malestar en un importante sector del PSOE. "Se ha retirado. Lo del aplazamiento es para modular la decisión. ¿Quién va a traer esto otra vez?", aseguraba un dirigente andaluz. Sin embargo, la dirección aseguraba que no se trataba de una "rectificación", sino de un aplazamiento. 

Ahora Sánchez reconoce que no es el momento de reprobar a la vicepresidenta. "Vamos a pedir responsabilidades al Gobierno cuando toque", aseguró en una entrevista en eldiario.es. El secretario general del PSOE reconoció que "la oportunidad es importante a la hora de plantear esos debates" y aseguró que "se le exigirá la rendición de cuentas ante los fallos que se produjeron" el 1-O, pero sin ponerle fecha.

Lo que tiene claro Sánchez es que la responsable de los errores del 1-O y de los intentos previos (y fallidos) de reconducir la situación es la vicepresidenta y en ningún caso Rajoy:  "En el Gobierno hubo personas claramente coordinando esa respuesta del Estado al 1-O y que lógicamente tendrán que comparecer y rendir cuentas. "En función de lo que nos digan, el PSOE exigirá las responsabilidades. Pero no es desde luego la responsabilidad de Rajoy", dijo en esa entrevista.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha