eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Susana Díaz anima a los suyos a no tirar la toalla

Partidarios de la presidenta andaluza se muestran preocupados por su forma de encajar la derrota y le recomiendan cambiar el tono: "No ha entendido nada"

Guillermo Fernández Vara rechaza la pelea por conseguir más delegados para el congreso de junio y plantea que la representación sea "proporcional" a los resultados

123 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Susana Díaz, en Ferraz tras su derrota en las primarias del PSOE.

Susana Díaz, en Ferraz tras su derrota en las primarias del PSOE. Marta Jara

Al PSOE "de siempre" le costará digerir los resultados de las primarias históricas en las que Pedro Sánchez se impuso al aparato y la vieja guardia. La derrota de Susana Díaz cayó como un mazazo entre sus partidarios, muchos de los cuales no se habían planteado siquiera que el exsecretario general pudiera ganar. 

La presidenta andaluza salió de Ferraz en coche y se marchó a un hotel cercano a la sede socialista. Allí se reunió con decenas de personas que le habían apoyado durante la campaña. Elena Valenciano, Soraya Rodríguez, Juan Cornejo, Pilar Alegría, Nino Torre, Antonio Miguel Carmona, Juan Segovia, Ignacio Urquizu, Verónica Pérez o Antonio Pradas estuvieron presentes en el establecimiento cercano a la calle Princesa de Madrid. También se acercaron el portavoz de la gestora, Mario Jiménez, y la coordinadora de organización, Laura Seara. 

Díaz trató de insuflar ánimos a quienes estaban a su lado y habían acabado de sufrir una gran derrota para algunos no prevista. La andaluza se dirigió allí su equipo y les emplazó a dar la batalla porque no se había perdido la "guerra". No dio por perdido el futuro pese a la aplastante victoria de Sánchez, que le sacó diez puntos de ventaja y obtuvo el respaldo de la mitad de los militantes. 

La líder andaluza, que ha adelantado el congreso regional en el que pretende revalidar su puesto como secretaria general de la federación más poderosa del PSOE, emplazó a los suyos a mantenerse juntos para pelear de cara al congreso de junio en el que los equilibrios de la Ejecutiva y de la composición del Comité Federal serán relevantes. "Hay que estar y no nos vamos a disolver", explica uno de los presentes que fue la esencia del mensaje de Díaz en la noche de su derrota en la que también sostuvo que muchos de los que estaban con Sánchez no eran socialistas de carné o que al menos no lo eran desde hace mucho tiempo. 

Sin embargo, algunos partidarios de la andaluza creen que hace un diagnóstico equivocado de lo sucedido. "No ha entendido nada", coinciden varios de los dirigentes socialistas que estaban presentes en el hotel en el que se congregaron. Consideran que el mensaje de las urnas ha sido claro, dado que Sánchez se ha impuesto a todos los aparatos regionales, excepto al andaluz y al vasco.

"No podemos repetir en el congreso el 1 de octubre", señala un dirigente socialista sobre la posibilidad de que Díaz pretenda hacer una demostración de fuerza en delegados –Andalucía es la federación con más representación– peleando en los congresos en los que serán elegidos. "Si hace eso, se equivocará. Tiene que asumir que está quemada", expresa otro de los dirigentes que estaban de su parte. Fuentes socialistas admiten que Sánchez tiene menos capacidad para trasladar su fuerza en las urnas a la representación de compromisarios, porque parte de la militancia que le ha apoyado está alejada de la vida orgánica. 

Los de Patxi López creen que Díaz puede tratar de debilitar a Sánchez en el congreso y que la posición de los partidarios del vasco será necesaria para Sánchez, que tendrá que integrarlos para sacar adelante su Ejecutiva. 

Los 'susanistas' bajan el tono

Los barones que apoyaban a Díaz han rebajado el tono. Mientras que la presidenta andaluza evitó mencionar a Sánchez y no se puso a su disposición de él, sino a la del conjunto del partido, los dirigentes territoriales sí que han mostrado públicamente su intención de remar con él. 

A Díaz le están recomendando que cambie de estrategia y que rebaje la tensión. De hecho, sus declaraciones este lunes a su llegada a Sevilla han sido más conciliadoras que las que pronunció desde la sala de prensa de Ferraz: "Ahora lo que toca es centrarnos en Andalucía y colaborar y ayudar a Pedro Sánchez en lo que nos pida".

Guillermo Fernández Vara fue de los primeros en pronunciarse y este lunes ha vuelto a hacerlo en una rueda de prensa en la que ha ofrecido su ayuda al secretario general. "Hay que ser generoso al ganar y al perder", ha afirmado el presidente extremeño, que ha defendido que se intente llegar "listas integradas y consensuadas" en los congresos provinciales de los próximos días. De hecho, ha propuesto que la representación que vaya a Madrid en junio sea "proporcional" al resultado. Esto es, en su federación por ejemplo, un 49% de delegados 'sanchistas' frente al 43% de 'susanistas'. 

Ximo Puig también ha prometido "trabajar con lealtad" al secretario general del PSOE y ha avisado de que espera que esa lealtad sea "de ida y vuelta". Los barones temen que el 'sanchismo' se tome la revancha contra ellos en los procesos regionales de este verano.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha