eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La esposa del bloguero saudí Raif Badawi pide su liberación en Viena

- PUBLICIDAD -
La esposa del bloguero saudí Raif Badawi pide su liberación en Viena

La esposa del bloguero saudí Raif Badawi pide su liberación en Viena

Ensaf Haidar, la mujer del bloguero saudí Raif Badawi, encarcelado desde 2012 por difamar al islam, pidió hoy su liberación en una protesta en Viena ante el centro de diálogo interreligioso financiado por Arabia Saudí y apoyado políticamente por Austria, España y el Vaticano.

"Raif no es un criminal. Sólo ha defendido que todo el mundo tiene derecho a la libertad de expresión y de religión", añadió Haidar en la concentración frente al Centro Internacional para el Diálogo Interreligioso e Intercultural Rey Abdullah Bin Abdulaziz (Kaiciid).

La esposa del ganador este año del premio Sájarov a la Libertad de Conciencia llamó a continuar la lucha por la liberación de su marido, condenado en 2012 a diez años de cárcel, al pago de 242.000 euros y a mil latigazos por difamar al islam.

Haidar exigió al rey Salman bin Abdelaziz de Arabia Saudí la "inmediata" liberación de su marido y el permiso de emigración a Canadá.

"Nuestros hijos lo extrañan. Ellos necesitan mucho a su padre", subrayó en la concentración, en la que participaron unas 60 personas.

Esta protesta se sucede cada viernes desde hace meses, organizadas por el partido progresista Los Verdes.

"Raif es un espíritu libre, no es un violador. Simplemente es una voz libre en un país de pensamiento único y no es un bandido", alegó Haidar el pasado miércoles, cuando recogió en nombre de su marido el Sájarov, que concede el Parlamento Europeo.

Badawi recibió el pasado enero los primeros 50 latigazos. Las autoridades saudíes postergaron el resto por su estado de salud, bajo las presiones internacionales y de grupos de derechos humanos, pero en junio pasado el tribunal supremo confirmó la sentencia.

El castigo a Badawi provocó una fuerte polémica en Austria sobre la conveniencia de que el país acoja un centro que se precia de fomentar el diálogo pero es financiado por un país que encarcela y tortura a voces disidentes.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha