eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El Gobierno homenajea en Austria a los republicanos deportados a Mauthausen mientras los ignora en España

El ministro de Exteriores asiste este domingo al homenaje oficial que conmemora el 70 aniversario de la liberación del campo de concentración

Uno de los organizadores del acto en Viena agradece la presencia de Margallo, pero critica que las instituciones españolas no reconozcan "lo suficiente" la memoria histórica

En otros países como Francia los más de 9.000 españoles deportados a campos de exterminio sí son recordados como víctimas del nazismo

- PUBLICIDAD -
Los prisioneros de Mauthausen reciben a las tropas aliadas

Los prisioneros de Mauthausen reciben a las tropas aliadas

El 5 de mayo, cuando se cumplían exactamente 70 años de la liberación del campo de concentración nazi de Mauthausen (Austria), varias organizaciones convocaron en la Universidad Complutense de Madrid un homenaje a los más de 7.500 republicanos españoles deportados durante la Segunda Guerra Mundial. Los asistentes presenciaron emocionados la lectura de un manifiesto que evocaba la necesidad de la memoria: "Hoy aquí, surgen en la Memoria los 70 traumáticos, olvidados, no reconocidos años, que vivieron cerca de diez mil españoles". Un acto organizado al margen de las instituciones.

"La responsabilidad de impulsar el recuerdo y el reconocimiento de los españoles que pasaron por campos de concentración sigue recayendo en particulares y asociaciones en favor de la memoria histórica", comenta Carlos Hernández, periodista y autor del libro Los últimos españoles de Mauthausen en conversación con eldiario.es. Entre ellas, El Foro por la Memoria o la Plataforma Comisión de la Verdad, algunos de los organizadores del acto. "Andalucía y Cataluña han hecho algunas cosas, pero son gestos aislados que no son suficientes", prosigue.

Esta falta de "reconocimiento institucional" de los ciudadanos que fueron encerrados en campos de exterminio se extiende también al resto de víctimas de la dictadura franquista. La asignación económica estatal de la Ley de Memoria Histórica, aprobada por el Gobierno socialista en 2007, ha quedado reducida a cero.

A pesar de las reivindicaciones, aún no se ha fijado una fecha oficial para homenajearlas. Son muchas las asociaciones que realizan estas jornadas cada año. Algunas el 1 de abril (final de la Guerra Civil), otras el 18 de julio (levantamiento militar) y otras el 14 de abril (proclamación de la Segunda República). Siempre sin apoyo institucional.

Sin embargo, el Gobierno sí asistirá a los actos oficiales que se celebran este domingo en Viena, que contarán con la presencia del ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, como representante de España. Los más de 9.000 españoles deportados a campos de concentración nazis entre 1940 y 1945 no son recordados en su país de origen con un día oficial. Las asociaciones no han dejado de pedirlo, pues serviría para reconocerlos como víctimas del fascismo y como luchadores por las libertades y los derechos.

En Francia sí son homenajeados

En 1945 las tropas del Ejército estadounidense entraron en el campo de concentración de Mauthausen y a los subcampos que dependían de él para liberarlo. Fue conocido como el "campo de los españoles", en el que murieron casi 5.000 republicanos como consecuencia del hambre, el trabajo esclavo y las condiciones sanitarias deplorables. Muchos perdieron la vida fusilados, ahorcados, apaleados y gaseados. De los 2.335 supervivientes, una veintena siguen vivos. Sin embargo, "el tratamiento que España les ha dado a estas víctimas es lamentable", sostiene Hernández.

El deportado de Mauthausen Esteban Pérez muestra sus condecoraciones francesas

El deportado de Mauthausen Esteban Pérez muestra sus condecoraciones francesas

El periodista pone como ejemplo lo que ocurre en Francia. Allí los republicanos españoles sí son recordados como víctimas del nazismo. Además, el país ha decidido conceder la más alta condecoración del Estado –la Legión de Honor– a los supervivientes. "Ha tenido que ser un país extranjero, una vez más, el que reconozca como héroes a esos andaluces, catalanes, gallegos, valencianos, castellanos… ", escribe Hernández en un artículo sobre el tema. Lo mismo ocurre con el reconocimiento material. Los huérfanos y viudas de prisioneros españoles que fallecieron reciben una indemnización económica o una pensión, según el caso, del gobierno francés. Incluso los que viven en España.

"La indemnización es lo de menos, pero tiene un enorme valor simbólico", remarca Hernández. En su opinión, Francia ha llegado a asumir la culpa y la responsabilidad que tiene en las deportaciones de republicanos españoles. "Algo que España aún no ha hecho", explica. Los documentos inéditos a los que el periodista ha tenido acceso  revelan que la dictadura franquista colaboró con Hitler para enviar a miles de ciudadanos españoles a los campos de exterminio nazi.

"Oportunismo político"

El 26 de abril el Congreso aprobó por unanimidad una proposición no de ley del PSOE que instaba al Gobierno a establecer una fecha para homenajear a los deportados a Mauthausen. El propio ministro de Educación, José Ignacio Wert, avanzó que el Ejecutivo está dispuesto a estudiar el reconocimiento jurídico y material de los españoles que pasaron por los campos.

Hernández es escéptico. Recuerda cómo "en otras ocasiones ha ocurrido que por parte de las instituciones se hace un gesto puntual como éste y posteriormente se olvida". Para él, es un "acto de oportunismo político", pues a "España le falta mucho por hacer".

La asociación Amical de Mauthausen, que participa en la organización del acto internacional de este domingo, celebra que García-Margallo acuda como representante español. "Nosotros todos los años invitamos al Gobierno, un año acudió José Luis Rodriguez Zapatero y otro María Teresa Fernández de la Vega", aclara Juan M. Calvo, historiador y miembro de la Junta de la asociación. Sostiene que en España, la pervivencia de la memoria histórica está en manos de las asociaciones "porque no hay suficiente reconocimiento y apoyo por parte de las instituciones". Aún así, en su opinión, "aunque sea tarde, algo se está moviendo".

Para fomentar este reconocimiento, Hernández considera fundamental, además de establecer un día oficial de conmemoración de los deportados, que en los colegios e institutos se estudie lo que ocurrió en el franquismo y se cuente la experiencia de españoles que pasaron años en los campos de concentración. "Los propios deportados que están vivos me lo han transmitido", afirma. Para él, la raíz del problema es que "la historia sigue enterrada y debe sacarse a la luz". "Aquí se sigue discutiendo si Franco era un dictador. Es una pena que como país no hayamos escrito aún esa página de nuestra historia reciente", concluye.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha