eldiario.es

Menú

INTERNACIONAL

La decepción de las feministas canadienses con Justin Trudeau

El primer ministro canadiense no cumple con su 'carta feminista', y tras 17 meses en el poder solo ha tomado medidas en un área: el número de mujeres en órganos de poder

“Trudeau ha incumplido prácticamente todas las promesas que hizo a las mujeres y niñas indígenas”, se lamenta Panela Palmater, directora del Centro para la Gobernanza Indígena

Son muchos los que se preguntan si el feminismo de Trudeau es falso o poco comprometido

30 Comentarios

- PUBLICIDAD -
La aprobación popular de Justin Trudeau cae diez puntos en Canadá

Oxfam concluye que después de 17 meses en el Gobierno, el discurso feminista del primer ministro y de su equipo no ha tenido un impacto en el gasto público. EFE

En la voz de Justin Trudeau se aprecia un ligero tono crispado y de ello se intuye que ha tenido que abordar esta cuestión en numerosas ocasiones. “Seguiré afirmando alto y claro que soy feminista hasta que no suene extraño”, indicó en un acto celebrado en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York.

Las palabras del primer ministro canadiense fueron aplaudidas a lo largo y ancho del mundo. Sin embargo, ha pasado un año y sus promesas se han topado con la dura realidad de la gestión gubernamental. Ahora la pregunta es: el hecho de que un candidato que se definía como feminista haya llegado al Gobierno, ¿ha supuesto un cambio real para las mujeres canadienses? La pregunta parece ser que no; al menos, de momento.

Este mes Oxfam Canadá ha publicado el primer  “marcador feminista” para evaluar los avances realizados por el gobierno de Trudeau. El grupo ha llegado a la conclusión que después de 17 meses en el Gobierno, el discurso feminista del primer ministro y de su equipo no ha tenido un impacto en el gasto público.

Nadie discute el hecho de que se trata de un plan de gran envergadura: al menos 4.000 mujeres indígenas han desaparecido o han sido asesinadas en las últimas tres décadas. También se ha disparado el número de mujeres indígenas que están en la cárcel.

El coste de la atención infantil de Canadá es uno de los más elevados de la OCDE y la diferencia entre el salario de los hombres y de las mujeres es una constante que hace bajar a Canadá hasta el puesto 35 en la clasificación del Foro Económico Mundial relativa a la brecha de género.

Según Oxfam, solo se ha constatado un avance sólido en un área: la representación y liderazgo de las mujeres. “No se le debe restar importancia al hecho de que el Gobierno actual ha sido el primero en toda la historia de Canadá en tener un gabinete con la misma cifra de hombres y mujeres”, indica Lauren Ravon de Oxfam.

Los resultados no son tan alentadores en lo relativo a las condiciones salariales. Oxfam subraya que se deben impulsar acciones para cerrar esta brecha salarial, ya que es una de las peores de la OCDE. También recomienda garantizar un salario digno a la clase trabajadora pobre, integrada en su mayoría por mujeres.

Si bien el Gobierno se ha comprometido a aprobar leyes que garanticen que hombres y mujeres ganan lo mismo en los sectores regulados a nivel federal, no lo hará hasta 2018.

No obstante, Oxfam espera que el Gobierno haga progresos en los próximos años. “En general, los primeros pasos son alentadores y se está avanzando en la dirección correcta”, señala Ravon. “Es necesario que en su segundo año de mandato, el Gobierno convierta sus palabras en acciones”.

Panela Palmater, que dirige el Centro para la Gobernanza Indígena de la Universidad Ryerson en Toronto, señala que entre los que todavía no han experimentado ninguna mejora se encuentran las mujeres y las niñas indígenas.

Durante su campaña presidencial, Trudeau prometió que pondría fin a la tensa relación entre Canadá y los pueblos indígenas, y más concretamente se comprometió a ampliar el derecho a la autodeterminación y a invertir en programas educativos para los niños y niñas indígenas.

Hasta la fecha, se han hecho pocos progresos. “Trudeau ha incumplido prácticamente todas las promesas que hizo a las mujeres y niñas indígenas”, lamenta Palmater.

Si bien es cierto que en agosto el Gobierno inició una investigación para abordar las miles de desapariciones y los asesinatos de mujeres indígenas, también lo es que han pasado siete meses y no se ha informado al público de los resultados.

El feminismo "blanco" de Trudeau

El feminismo de Justin es meramente simbólico”, afirma Palmater. “La mitad de su gabinete son mujeres, pero son mujeres que ya tenían poder y una situación privilegiada. Podríamos decir que se ha limitado a repartir un poco de poder entre grupos reducidos de la élite”.

Palmater no es la única que ve la gestión de Trudeau con escepticismo. Muchas otras personas han cuestionado  si el feminismo de Trudeau es “falso” y si es cierto su compromiso con la causa.

A muchos les indignó que el mes pasado Trudeau organizara una mesa redonda de mujeres emprendedoras junto con el presidente estadounidense Donald Trump.

¿Cómo puede el primer ministro sentarse a hablar sobre las mujeres en el mundo laboral en compañía de Trump sin condenar primero los comentarios misóginos que ha hecho?”, preguntó la parlamentaria Sheila Malcolmson, del Nuevo Partido Demócrata, en una sesión.

Su partido constantemente presiona a Trudeau para que avance en la igualdad de género y el año pasado promovió un proyecto de ley que quería obligar a los partidos a presentar a un mayor número de candidatas parlamentarias. El 26% del total de parlamentarios canadienses elegidos el año pasado son mujeres, una proporción que se sitúa muy por detrás de países como Uganda, Guayana y Laos. Llama la atención el hecho de que el partido de Trudeau votara en contra del proyecto de ley alegando que se proponía reformar el sistema electoral del país; un plan que más tarde canceló.

Para Sharmeen Khan, de No One Is Illegal Toronto, la reputación de Trudeau como feminista se ha convertido en un obstáculo para las medidas que esta organización quiere impulsar, y que buscan denunciar cómo el Gobierno margina sistemáticamente a las personas más vulnerables del país, entre los que se incluyen los trabajadores temporales extranjeros y los inmigrantes sin papeles.

Es frustrante”, indica Khan: “Nos resulta muy difícil criticarlos o presionarlos porque la gente nos pregunta cómo podemos estar criticando a este Gobierno. Pero lo cierto es que no hemos visto muchos cambios desde que ganaron las elecciones”.

De hecho, a muchos les preocupa que el feminismo de Trudeau no sea más que un escudo contra las críticas. Hasta la fecha, el primer ministro no ha mostrado ningún interés en lo que Kathryn Trevenen, una profesora de la Universidad de Ottawa, llama “el lado radical del feminismo”, cuyo objetivo es abordar la superposición de injusticias y sistemas de opresión; una brecha clave en un país donde más de la mitad de los que viven en condiciones de pobreza en Vancouver y Toronto pertenecen a una minoría racial y cerca de la mitad de los niños que están en hogares de acogida son miembros de comunidades indígenas.

Según Trevenen, el feminismo de Trudeau es más bien una versión mucho más digerible para el público en general. Está enfocado a mujeres que suelen ser heterosexuales, blancas y de clase media y alta, y cisgénero: “Trudeau está comprometido con un tipo de feminismo liberal, que en la actualidad a menudo recibe el nombre de feminismo blanco y que se centra en dar derechos y libertades a un grupo muy reducido de mujeres”.

Trevenen indica que esta distinción es clave ya que, si este es el feminismo de Trudeau, no está claro que “cumpla con las expectativas ni pueda presumir de ser feminista”.

Si alguien reivindica el feminismo, quiero que reivindique el feminismo de verdad, el feminismo transversal que quiere un cambio profundo, y que no practique en realidad ese tipo de feminismo blanco y liberal que conlleva que un grupo reducido de mujeres privilegiadas accedan a las instituciones del poder”.

Traducido por Emma Reverter

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha