eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Cómo hacer un programa para cambiar un país

"Desde Podemos nos hemos propuesto elaborar un programa que se proyecte como la aspiración de una mayoría social para los próximos diez años", apunta Bescansa

- PUBLICIDAD -

Acometer una de las tareas fundamentales para cualquier proyecto de regeneración de la vida pública pasa necesariamente por recuperar el programa electoral como una herramienta democrática básica de comunicación entre los políticos y la ciudadanía. Conscientes de que las próximas elecciones de diciembre serán las más trascendentales de las últimas décadas, desde Podemos nos hemos propuesto elaborar un programa que se proyecte como la aspiración de una mayoría social para los próximos diez años.

El primer paso, por tanto, ha consistido en movilizar a toda la organización para llegar a esa gente; para convocarla al ágora pública que pretendemos construir, y escuchar sus intereses y sus propuestas. Las estructuras territoriales de Podemos han organizado más de 3.000 asambleas abiertas a lo largo de los últimos cuatro meses. Del mismo modo, los responsables de área han mantenido contactos y recopilado reivindicaciones proporcionadas por cientos de organizaciones; desde asociaciones de profesionales y pequeños comerciantes, hasta organizaciones no gubernamentales, pasando por sindicatos, asociaciones culturales y organizaciones empresariales. Por otro lado, el espacio virtual Plaza Podemos nuevamente ha jugado un papel central en la generación de ideas y debates para el programa. Desde el pasado mes de julio, miles de personas han propuesto iniciativas, las han discutido y las han votado. En virtud de ello, muchas de las mismas están siendo sometidas a votación de todas las inscritas e inscritos y, en función de estos resultados, conformarán la serie de prioridades, medidas y pasos concretos que se presentarán al electorado español, como propuesta franca para cambiar este país.

Confiamos en que esta nueva forma de hacer las cosas no solo ha dado como resultado el programa más participativo y de mayor vocación transformadora jamás realizado en nuestra historia democrática. Al mismo tiempo, es un programa riguroso y solvente, en la medida en que los equipos de área han sabido aprovechar el trabajo desinteresado de muchos expertos y expertas, que han afrontado con una gran ilusión la responsabilidad de convertir y aterrizar los sueños de tantas y tantos en medidas concretas y aplicables.

Después de todo este largo camino recorrido, el proceso de elaboración programática culminó regresando al punto de inicio: a los miles de personas que conforman y se sienten parte de este proyecto. Por eso, desde el sábado 31 y hasta el martes, 3 de noviembre, todas las inscritas e inscritos han podido en podemos.info y votar las medidas que componen el programa final, a ser presentado como compromiso frente a la ciudadanía.

La cuestión territorial solo puede resolverse a través de cauces democráticos

Sabemos que el resultado final es extremadamente ambicioso. Y lo es porque emerge y acompaña el desbordamiento de las expectativas de cambio manifestadas por la gente; un desbordamiento que –estamos seguras- va más allá de la Constitución redactada en 1978. En este sentido, Podemos intuye esta vocación entre la ciudadanía, y está dispuesto a abrir la senda de la participación ciudadana, en la fase de reformas que necesariamente vivirá España a partir del 20 de diciembre. Por eso, hemos planteado cinco medidas clave, como desencadenantes de un nuevo marco constitucional y, por tanto, como las que harán posible la implementación del resto de medidas destinadas a recuperar la soberanía social, económica y política. Estas son:

  1. Garantizar un sistema electoral que cumpla con el principio de “una persona un voto”, y en el que se incluyan y fomenten mecanismos concretos de participación de los ciudadanos en las decisiones políticas.
  2. Transformar la Justicia para que se garantice la independencia de los jueces respecto a los partidos políticos.
  3. Blindar constitucionalmente la educación, la sanidad, la vivienda y el resto de los derechos sociales, tal y como se garantizan los derechos políticos y civiles.
  4. Establecer candados constitucionales contra la corrupción, y para evitar las “puertas giratorias”.
  5. La cuestión territorial solo puede resolverse a través de cauces democráticos, lo que implica el reconocimiento del derecho a decidir.

Creemos que estas cinco aspiraciones se han instalado entre la ciudadanía española como parte de su sentido común contemporáneo. Sin embargo, somos conscientes de que solo pueden desarrollarse plenamente dentro de un nuevo marco constitucional. El proceso que nos llevará a un cambio de este calado no puede darse sin que esta misma ciudadanía se involucre de lleno. Precisamente, Podemos nació para facilitar y abrir esa participación. Llevamos casi dos años en esa tarea. Es la hora del examen final.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha