eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

En 2036 seguiremos discutiendo sobre el franquismo

Son los nietos los que no dejan a los muertos en paz y nos obligan al día de la marmota franquista. Pero no los nietos que solemos pensar

58 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Inician en Guadalajara segunda exhumación para encontrar a Timoteo Mendieta

EFE

Nada, que no hay manera: otro 18 de julio que no nos libramos de hablar de Guerra Civil, franquismo, víctimas, calles y monumentos fascistas, Valle de los Caídos… ¡Que han pasado ya 81 años del golpe de Estado! Que lo hiciésemos en el cincuenta aniversario, vale, era una cifra redonda y acabábamos de salir de la Transición. Que siguiésemos discutiendo el temita al cumplirse 75 años, bueno. Pero a los 80 ya era como para plantarse y decir que hasta aquí hemos llegado.

Pero no, aquí seguimos. 81 años, y como si hubiesen pasado diez. Un vistazo rápido a la semana del 18-J en este 2017: una concentración contra la impunidad, una vigilia en Sevilla para que saquen a Queipo de la basílica de la Macarena, una proposición del PSOE y otra de Compromís para anular condenas, un ayuntamiento queriendo cobrar tasas a quienes desentierran víctimas, la querella argentina que sigue dando pasos, y por supuesto la interminable polémica con el nombre de las calles o hasta los colegios que todavía quedan.

¿Cómo es posible que a estas alturas, 81 años después del inicio de la guerra, 42 después de la muerte de Franco, y con cuatro décadas de democracia encima, sigamos hablando de asesinos, víctimas, fosas, calles y demás? Está claro: por el empeño de los descendientes. Desaparecidos los protagonistas, no son ya ni siquiera los hijos, que también van muriendo, sino los nietos.

Son esos nietos los que se empeñan en mantener vivo el pasado, los que no dejan en paz a los muertos ni permiten que el franquismo salga de la agenda política y quede en manos de los historiadores. Que no consigamos pasar página y vivamos un interminable día de la marmota franquista es culpa de esos nietos, que nos mantienen anclados en 1936.

¿Qué? ¿Los nietos de las víctimas? No, no me he explicado bien. Hablo de los nietos del franquismo, los herederos de quienes se unieron al bando golpista en el 36 y colaboraron con la dictadura. Son esos nietos los que mantienen vivo el franquismo y el antifranquismo tantos años después.

Pensemos en los gobernantes, diputados, concejales, jueces, obispos o tertulianos que 81 años después todavía se resisten a condenar la dictadura, reparar a las víctimas o dejar de homenajear a los asesinos. Ninguno de ellos había nacido en 1936. Muchos ni siquiera conocieron la dictadura. Son por tanto hijos, o más bien nietos, del franquismo.

Solemos pensar que son los descendientes de las víctimas quienes mantienen vivo el asunto, pero qué va: conozco personalmente a bastantes nietas y nietos de asesinados y encarcelados que nada desearían más que dejar de manifestarse, desenterrar fosas, recoger firmas o poner querellas, y poder recordar a sus abuelas y abuelos como merecen, en lugares dignos, sabiendo dónde están enterrados, tras obtener justicia y reparación, y sin vivir rodeados de tanta memoria franquista infame.

Pero nada: los herederos se resisten con uñas y dientes. Los herederos del franquismo, claro. Hijos y nietos que, desde sus puestos de responsabilidad, condenan con la boca pequeña, boicotean toda iniciativa de reparación, mantienen cerrada la vía judicial, incumplen la ley de memoria, rechazan que el Estado se haga cargo de las fosas, defienden la exaltación pública de asesinos, y aún tienen el valor de acusar a los familiares de las víctimas de no dejar a los muertos en paz.

Me apuesto un café a que llega el centenario de la Guerra Civil, en 2036, y nos pilla discutiendo qué hacer con el Valle de los Caídos y cómo sacar a Queipo de la Macarena. Si así ocurre, será por la resistencia de los nietos, o ya bisnietos, del franquismo.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha