eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

La supernova del PSOE

Si Podemos planta la tienda de campaña en el solar socialdemócrata, es porque se lo encontró vacío, tras la mudanza de sus anteriores propietarios.

96 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Ferraz espera a los pactos para formalizar la fecha de la consulta a las base

EFE

 

Si el 26J se produce el anunciado colapso del PSOE, no será un acontecimiento histórico, sino astronómico: ver en vivo y en directo el desmoronamiento de un partido con siglo y medio de vida, que ha sido decisivo en tantos momentos de nuestra historia reciente, y que ha gobernado veinte años de la actual democracia, es comparable a la explosión de una estrella en el cielo, una de esas supernovas que fascina por igual a científicos y curiosos.

Cuando una estrella de gran tamaño agota su combustible, sufre una serie de reacciones en su núcleo, se expande y contrae hasta que explota violentamente. Algo así le puede estar pasando a este PSOE exhausto, que corre por la campaña electoral como pollo sin cabeza y demuestra a diario la vigencia de la ley de Murphy. Agotado su combustible, con fugas por todos lados, con su núcleo convulso, ¿acabará iluminando el cielo nocturno del 26J con una impresionante explosión?

Si eso ocurriera, sería en efecto un acontecimiento galáctico. Uno de esos momentos únicos que a los astrónomos-politólogos les permite estudiar el ciclo de vida de las estrellas-partidos, mientras los ciudadanos-votantes miraremos su rastro luminoso en el cielo, boquiabiertos. Con asombro, gozo, tristeza o temor.

Pero cuando observamos una supernova, en realidad estamos viendo la agonía de una estrella que murió mucho tiempo atrás, aunque su luz póstuma tarde años en llegar hasta la Tierra. Así pasa también con el PSOE: el día que veamos su fogonazo, no será más que la onda expansiva de un colapso que sucedió hace años. Tal vez en 2010, cuando Zapatero decepcionó a quienes le habían dado dos victorias electorales; o quizás mucho antes, a mediados de los noventa, cuando la descomposición del Felipismo coincidió con la crisis de la socialdemocracia europea bajo el empuje neoliberal.

Aunque los dirigentes socialistas se sientan hoy atacados por Unidos Podemos, su colapso viene de dentro, como en las estrellas. Cuando Pablo Iglesias les levanta hasta las pegatinas, no hace más que recoger todo lo que el PSOE dejó tirado. Si Podemos planta la tienda de campaña en el solar socialdemócrata, es porque se lo encontró vacío, tras la mudanza de sus anteriores propietarios. Si el PSOE está hoy en un callejón sin salida, y cualquier decisión que tome puede ser su tumba, nadie lo empujó, se metió él solo ahí.

La refriega hoy no está en que Podemos empuje al PSOE para echarlo, sino en que el PSOE intenta recuperar un terreno donde ya viven otros. Buena parte de los votantes que han cambiado de papeleta no han sido engañados por Podemos, sino defraudados por el PSOE. Aquellos que en la noche electoral del 2004 gritaban  “¡Zapatero, no nos falles!”, como avisando de una última oportunidad al partido.

No sabemos si la supernova se verá en el cielo del 26J, o en las siguientes elecciones. Si les sirve de consuelo, sepan sus desolados militantes que las estrellas, al morir, liberan grandes cantidades de materia que acaban formando nuevas estrellas. Si el 26J se produce el colapso, quedarán muchos metales pesados flotando en el espacio político. Algunos acabarán en Unidos Podemos, pero quedarán muchos otros de los que quizás nazca un nuevo PSOE. Suerte.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha