eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Pesadilla (tiene remedio) antes de Navidad

En mi pesadilla, nuestro gobernante máximo del Mínimo Esfuerzo se encuentra, o encontraría, en su postura habitual, es decir, sentado al pescante de su indiferencia hacia este país

25 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Tiene este joven y bravo diario la sana costumbre de proponer una porra electoral en la que pueden participar socios, lectores, redactores, colaboradores y pueblo llano en general. Tal como pintan las encuestas, cada una muy a su bola según las antipatías, me parece a mí que una porra supone una posibilidad de juerga y cachondeo, que es lo que vamos a necesitar, dependiendo de los resultados.

Esta columnista no va a participar. Y os lo explico. Soy maníaco-depresiva, en cuanto a pronósticos, y además sumamente porrasupersticiosa, lo cual quiere decir que, si saliera lo que yo temo -ni me atrevo a nombrarlo- me sentiría culpable, durante el resto de mis vidas, por contabilizar unos orgullos de ganatriz basados en la mala suerte de muchos de nosotros, incluido mi propio ser. Me da miedo acertar en mis funestas predicciones. Y nunca como en las cercanías temporales de las elecciones se me acercan tanto los heraldos negros, y más que nunca en esta ocasión tan malévolamente escogida para que se nos amarguen la lotería, la Navidad y hasta el Niño.

Ahora mismo soy víctima de una alucinación personal que espero no se convierta en colectiva, aunque al contarla sí aspiro a socializarla y que pierda vigor y se diluya. En mi pesadilla, nuestro gobernante máximo del Mínimo Esfuerzo se encuentra, o encontraría, en su postura habitual, es decir, sentado al pescante de su indiferencia hacia este país, como un personaje de Chejov que se hubiera extraviado en una peli de Garci: pálido, casi políticamente muerto, pero con los ojos abiertos, fijos y brillantes, una mirada de ilusión en cristal esmerilado, tras las empañadas. Ello es que irrumpe en el íncubo uno de sus lacayos, el cual, tapándose la nariz con un pañuelo de hierbas (no sé qué es, pero deseaba escribirlo en algún sitio: un pañuelo de hierbas, quizá ortigas) se dirige hacia el prohombre y le sacude, tomándole por el codo. El insigne no se mueve, y su propio, sin alarmarse, le aplica el tratamiento número dos habitual: le iza, doblado, rígido, en forma de cuatro, y vuela con él hacia el territorio Vetusta Nacional, en donde le esperan sus votantes para celebrar con una partida de dominó su nuevo éxito en las elecciones. En ese decorado sólo mejorable por Martínez Soria, el personaje se acomoda la entrepierna, agradecido a la llama renovada del brasero en el que ardemos los españoles.

En esas me despierto y comprendo que tengo una misión, consistente en romper el maleficio y escribir muchas veces en todo inconsciente que se me ponga por delante: “La verdad flota sobre el error como el aceite sobre el agua. El que la hace la paga”. Y así hasta que el infinito se llene de justicia.

Hacedme caso y apuntaos a la porra, divulgadla. Cuantos más seáis galopando hacia el futuro sobre corceles blancos, más posibilidad de desengancharnos del coche, del pescante y de su cochero.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha