eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Del chapapote a la basura

Once puñeteros años, han pasado. En el ínterin, un bravo movimiento, Nunca máis, y la no menos decente reacción de la ciudadanía en las calles, convocada por el No a la Guerra, antes de la invasión de Irak. Y, mucho después, el 15M o la PAH

41 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Un grupo de voluntarios limpia la costa de Muxia tras el hundimiento del Prestiga. /Foto:Iñaki Diez.

Un grupo de voluntarios limpia la costa de Muxia tras el hundimiento del Prestiga. /Foto:Iñaki Diez.

El simbolismo de lo real –no hace falta citar a Lacan, ya tendría que ser en su cementerio– resume contundentemente los 11 años transcurridos entre la catástrofe del Prestige y esta vergonzosa sentencia judicial postrera, recién ingresada en nuestra cuenta nacional, que declaramos cada día en negro luctuoso.

De la mierda del chapapote en Galicia, con la correspondiente actuación del Partido Popular, tan burda que ya entonces asustaba, a la porquería de la basura en Madrid, Lady Ansar mediante. Por en medio, ahora ya lo sabemos, la vivisección sin anestesia a que nos ha sometido el PP, como resumen de sus obras completas. Once puñeteros años, han pasado. En el ínterin, un bravo movimiento, Nunca máis, y la no menos decente reacción de la ciudadanía en las calles, convocada por la plataforma del No a la Guerra, antes de la invasión de Irak. Y, mucho después, el 15M, la PAH. Focos sueltos, pero tenaces, de rebeldía e insumisión, para prender la fogata de las masas inertes y entregadas. Nunca un incendio total, ni siquiera una amenaza. Nunca ponerse en pie todos a una. Se refuerza la porra, y el rosario añade cuentas, engreído. El pobre Francisco no va a poder echar, si es que lo intenta, a sus mercaderes de su templo.

Rompe el corazón huronear en hemerotecas. Duele ver que diarios llamados de referencia –lo siguen siendo: referencia de la genuflexión, hoy en día– tienen que acudir ahora, en este duelo por la vergüenza del Prestige ysu injusticia, a lo que ellos mismos publicaron hace 11 años. Porque hoy no serían capaces de escribir tan clarito. Lo hacen por eso. Para cubrir espacio, ahorrar y seguir pareciendo buenos.

Sí, duele mucho, el puñal Hemeroteca. Hace 11 años anunciaban a bombo y platillo, las magias de sus amigos de la Banca.

En mayo de 2003, apenas medio año después del desastre ecológico gallego, a casi tres meses del inicio de los bombardeos de Irak y a pocos días del comienzo del criminal desmembramiento y colonización del país mesopotámico; es más, un día antes de la tragedia del Yak 42, tan burda y atrozmente manipulada por el partido gobernante...  Después de todo eso, el PP ganó las elecciones municipales en Galicia –y en más Españas de las que hay–, mientras el PSOE solo ascendía levemente, orgulloso ya de su catalepsia. Nos quedaban más cruces, tales como el miserable atentado islamista del 11-M, las mentiras y la pena que siguieron, y la maldad que se extendió contra las víctimas heterodoxas. Luego, algo de luz, creímos, cuando intentamos hallar la honestidad en un ZP que ya era carne de jarrón chino con futuro libro de desidias, más que de memorias.

¿Cuánto hemos aguantado, desde entonces?

¿Dónde están las culpas? ¿Dónde, las conciencias? En el fondo del mar. Matarile-rile-rón. Chimpón. La culpa fue del océano, ya saben.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha