eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El discurso político oficial está agotado

La retórica propagandística de la derecha llega a un círculo cada vez más reducido de ciudadanos. Porque la gente ya se las sabe todas. Incluida la que en 2011 votó al PP

37 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El Gobierno aprueba hoy un decreto con medidas avanzadas por Rajoy en el debate de la nación

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy. / Efe

Han llegado al límite de sus posibilidades. No tienen nada nuevo que decir y se limitan a repetir la cantilena que les ha llevado a estar por debajo de Podemos en la intención directa de voto. Tanto el PP como el PSOE están ahogados por sus limitaciones, por su pasado y por su presente. Incapaces de afrontar el rechazo ciudadano que les acorrala, actúan como si este no existiera. Se mueven en el terreno irreal de la del engaño, de las medias palabras o del truco publicitario porque, a falta de otros recursos, no tienen más remedio que creerse que eso va a funcionar. O porque esa es la única manera de alimentar a sus enormes maquinarias partidarias, en la que todo el mundo quiere cobrar a fin de mes. Su única esperanza es que su juego falsario pero omnipresente termine por aburrir a mucha gente y que ésta, al final, les vote justamente por eso, por hastío. Y en que eso se produzca o no está la principal incógnita del futuro político español.

El debate de esta semana en el Congreso de los diputados ha sido la representación perfecta de esa nada que son las intenciones y proyectos de los dos principales partidos españoles. Ninguno de ellos ha hecho el mínimo esfuerzo por conectar con los sentimientos y expectativas de los españoles que necesitan que los políticos les digan que existe un camino concreto y posible para que se resuelvan sus problemas.

Que haya más de 5 millones de desempleados, que la mitad de ellos no cobre ningún subsidio, que la pobreza severa afecte a millones, que los salarios sigan bajando y que los de muchos no dé para vivir, que más de un tercio de los contratados pueda perder de un momento a otro su empleo, que buena parte de los autónomos estén sometidos a una explotación sin precedentes, que la gente preparada huya en masa al extranjero en busca de trabajo, que crezcan las ya insoportables listas de espera en la sanidad, que siga deteriorándose la calidad de la enseñanza, que los impuestos estén ahogando a una parte importante de la clase media, que el crédito siga sin llegar a las pequeñas y medianas empresas, que el recibo de la luz siga encareciéndose mes tras mes.

Ninguna de esas realidades –y no digamos la crisis catalana- parece importar a  nuestros grandes partidos, cuando en cualquier parlamento normal esos serían los puntos a debatir. Por mucha propaganda que diga lo contrario, un país en el que pasan todas esas cosas es un país que está mal o incluso muy mal. Y eso es exactamente lo que se cree entre los analistas internacionales más respetados e independientes. Que una España en esas condiciones puede dar un nuevo susto a poco que cambien las condiciones generales. Lo que podría ocurrir si Grecia sale del euro o si el petróleo se pone a subir.

No es suficiente decir, como hace Pedro Sánchez, que Rajoy miente cuando pinta un panorama de color rosa. Hay que ir al fondo de cada uno de esos asuntos, esforzarse por conocerlos para describirlos con detalle a fin de proponer soluciones. Pero eso tal vez afloraría responsabilidades socialistas en la gestación de esos problemas y también ennegrecería el paisaje general de la economía. Y al PSOE no le interesa que eso ocurra, porque su objetivo son los votos de unos sectores sociales que no están pasándolo mal del todo y porque subrayar el drama beneficiaría a sus rivales de izquierda.

Caer en el debate sobre los éxitos macroeconómicos que proclama Rajoy es un error para los socialistas. Porque no lleva a ninguna parte, se agota en los titulares y comentarios periodísticos que avalan mayoritariamente la versión del Gobierno. Ese es, hoy por hoy, uno de los mayores poderes con que cuenta el PP. El PSOE debe saberlo, pero carece de capacidad política alguna para soslayarlo.

Sin embargo, y al tiempo, el mensaje de Rajoy tiene un alcance cada vez más limitado. ¿Cuántos parados o amenazados por el paro, o  subempleados, o contratados en precario o miembros de sus familias y de su entorno se creen que los 400 y pico mil nuevos empleos netos de 2014 constituyan un “fantástico” giro de la situación del mercado laboral? ¿Cuántos pequeños y medianos empresarios, o autónomos, se creen que las previsiones de crecimiento del PIB de las que alardea el Gobierno vayan a suponer un cambio real de sus perspectivas? Cabría añadir que muy pocos economistas se creen el discurso oficial. Pero la mayoría de ellos calla, porque sus intereses personales están por encima de la verdad. Y solo una minoría se escandaliza públicamente por la falta de rigor o por las mentiras del Gobierno.

Con todo, unos y otros saben que la supuesta recuperación, un modesto 1,4 % de crecimiento del PIB tras dos años de recesión, es fruto de la bajada del precio del petróleo, de las mejores condiciones financiera internacionales, de un crecimiento del turismo que se debe a la conflictividad en los rivales mediterráneos y a la bajada de los precios españoles, a que una parte de la sociedad que no ha visto mermados sus ingresos por la crisis vuelve tímidamente a consumir. Y que con eso no hay mucho futuro brillante.

Pero, más allá de lo que se diga en público, la retórica propagandística de la derecha llega a un círculo cada vez más reducido de ciudadanos. Porque la gente ya se las sabe todas. Incluida la que en 2011 votó al PP. Más del 40 % de ella sigue diciendo que no volverá a hacerlo. Para muchos esa postura es ya casi una cuestión de fe. Si no reduce sustancialmente ese porcentaje de aquí a las generales, Rajoy se dará un batacazo. Y lo que se ha visto esta semana indica que carece de recursos para conseguirlo. Sólo le cabe confiar en la inercia que siempre ha favorecido al poder. Pero no parece que esta vez vaya a ser suficiente.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha