eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El enigma del votante de Podemos

Los de Podemos continúan catalogados como electores que caen con facilidad en las redes del populismo y la demagogia y deciden ser guiados por la bilis y el cabreo

89 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Resulta un tanto inquietante el esfuerzo de los medios más tradicionales para presentar el éxito de Podemos como un misterio y destapar el verdadero rostro de su votante. Tal y como lo cuentan a veces parece que fueran a descubrirnos una cura contra el cáncer, un escándalo sexual o una pieza clave de la trama Gürtel, la familia Pujol o el cartel de Medellín.

Nos han suministrado ya tantos perfiles del sujeto que uno empieza preguntarse si, cuando el hombre de Atapuerca, las televisiones no emitirían ya especiales informativos intentando explicar el fenómeno del votante del Podemos.

Primero eran jóvenes indignados y antisistema. Al parecer, para mostrar con claridad su desapego hacia las instituciones habían acudido a votar en masa en las europeas que, como todo el mundo sabe, son una elecciones que movilizan mucho al electorado, sobre todo a esos millones de jóvenes a quienes habitualmente suele resultar tan fácil convencer para que acudan a las urnas.

Que fueran jóvenes parecía la explicación perfecta para los guardianes del bipartidismo. Para acabar de razonar por qué Podemos era un "accidente" que los grandes partidos acabarían arreglando, se amplió el espectro de su votante a gente de extracción humilde y golpeada por la crisis. Eso lo aclaraba todo. No se trataba del fin del bipartidismo. Es que los votantes se habían equivocado y no habían votado como debían. Su juventud, su mosqueo o su falta de formación habían permitido a populistas y demagogos alimentar el engaño y alejarles de la seriedad, el rigor y la honestidad que según ellos mismos representan las ofertas de los dos grandes partidos.

Ahora dicen que el CIS ha descubierto cómo entre los votantes de Podemos se da un poco de todo. Se trata de un electorado transversal. Se nutre entre todas las cohortes de edad, entre mujeres y de hombres, gente con trabajo y en paro y entre individuos con mucha, bastante o poca formación. Son muchos y saben lo que votan. No son una excepción. Son pura y simple normalidad democrática.

Pero los amantes del bipartidismo nunca permiten que la realidad les estropeé una buena teoría. Así que ellos siguen teniendo razón y los votantes se equivocan otra vez. Los de Podemos continúan catalogados como electores que caen con facilidad en las redes del populismo y la demagogia y deciden ser guiados por la bilis y el cabreo. Antes o después se les pasará y volverán con papá y con mamá.... Y aún se preguntan por qué cada vez más gente sale huyendo de los grandes partidos. Es fácil. Por puro sentido común.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha