eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¿Qué hay de lo nuestro?

El viejo "¿Qué hay de lo mío?" que se oía tras cada cambio de gobierno suena hoy en Madrid y Barcelona, pero con otro sentido

36 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Colau compara estas municipales con las de 1931 como "punta de lanza para un cambio de revolución democrática"

Tras cada cambio de gobierno, desde la presidencia del país hasta el último ayuntamiento, resuena el viejo “¿qué hay de lo mío?” de quienes esperan que los suyos les recompensen los servicios prestados, cumplan sus promesas o decidan otro reparto de la tarta. El “qué hay de lo mío” es el lema del clientelismo, y el clásico estribillo de la corrupción.

El último relevo, el del pasado 24M, también tendrá sus “qué hay de lo mío”. Pero por ahora los que más se oyen, en Barcelona y Madrid, no tienen el tono esperanzado del que aspira a ganar algo con el cambio, sino el aire lastimero de quien teme perder lo que tenía, o lo que esperaba seguir ganando y ahora cree truncado.

La llegada a las alcaldías de Ada Colau y Manuela Carmena hace que muchos contratistas exclamen a la vez: “¿qué hay de lo mío?” ¿Y si a las nuevas gobernantes les da por revisar o no renovar los contratos de tantos servicios privatizados, esos que hasta ahora se han repartido entre unas pocas grandes empresas, a menudo con poca transparencia en la adjudicación, cuando no directamente sospechas de corrupción, y que mueven miles de millones al año?

Al “¿Qué hay de lo mío?” de los contratistas se suman a coro los constructores que habían encargado ya las maquetas de los próximos desarrollos urbanísticos, recalificaciones de terrenos que permitirían construir nuevas torres, hoteles y más viviendas para el día que la máquina eche a rodar de nuevo, generando impresionantes plusvalías. ¿Y si las nuevas alcaldesas frenan las grandes operaciones pendientes?

“¿Qué hay de lo mío?”, suspiran también los organizadores de eventos de todo tipo, lo mismo ferias profesionales que acontecimientos deportivos, aterrados por la posibilidad de que el ayuntamiento renegocie los términos de acuerdos que siempre eran ventajosos para la parte privada.

Junto a otros que también ven peligrar su negociado, intentarán que nos sumemos todos a su coro, que los ciudadanos convirtamos su “qué hay de lo mío” en un masivo “qué hay de lo nuestro”: que si peligra el funcionamiento de servicios esenciales, que si el daño para la economía, que si los beneficios para la ciudad, que si el turismo, la marca, los inversores, los empleos creados…

La realidad es que en este país, y sobre todo en determinados ayuntamientos y comunidades, el “qué hay de lo mío” ha sido insaciable. El capitalismo español se ha apoyado a gusto en el poder político, y muchas fortunas, patrimonios e imperios empresariales han engordado con el favor administrativo, cuando no directamente con el dinero público. Aquello de Marx (y lo cito para asustar un poco más a Esperanza Aguirre y sus pesadillas soviéticas) de que el gobierno es solo el consejo de administración de los intereses de la burguesía, se ha aplicado a conciencia en sitios como Madrid.

Ya veremos qué margen de maniobra tienen Ahora Madrid o Barcelona en Comú, con sus mayorías escasas y su necesidad de apoyos. Por ahora, yo me conformo con que escuchen el “qué hay de lo nuestro” de la mayoría antes que el viejo “qué hay de lo mío” de unos pocos. Eso sí que sería una revolución.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha