eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Algo sigue sin cuadrar

En la vida real los únicos que mueven tropas, aumentan su gasto en defensa y refuerzan sus bombardeos son las potencias con intereses económicos y estratégicos en la zona

37 Comentarios

- PUBLICIDAD -

Dos semanas después de los crímenes de Paris siguen las arengas en los telediarios y el volcado permanente de rumores ascendidos a noticias y noticias degradadas a rumores, los despliegues policiales de película, los estados de alerta, alarma y emergencia prolongados hasta que nos quede claro que estamos bajo una amenaza tan real como inmediata. Dos semanas después de Paris algo sigue sin cuadrar. Y no se trata solo de si los fanáticos religiosos, al parecer, tenían poco de devotos de Corán, o de la dificultad de imaginar qué puede quedar sin arrasar en Siria tras meses de bombardeos.

Los mismos mandatarios que nos aseguran que libramos una guerra entre democracia y tiranía, dejan caer que El Asad, el dictador sirio que hasta hace unos meses era acusado de financiar el terrorismo internacional, ahora empieza a parecer nuestro hombre y representar nuestra mejor opción.

Puede que, como nos cuentan, se esté preparando una gran coalición internacional por la libertad y nos hallemos en un momento muy parecido al que vivió el mundo cuando hizo frente al nazismo. Pero en la vida real los únicos que mueven tropas, aumentan su gasto en defensa y refuerzan sus bombardeos son las potencias con intereses económicos y estratégicos en la zona, empezando por Rusia y Francia y acabando por Inglaterra y EE.UU.. Será por la libertad pero parece más bien por el territorio.

De momento, los únicos cambios efectuados a toda prisa han supuesto recortes en las libertades ciudadanas, como en Francia o Bélgica, o aumento exponencial del gasto en defensa y seguridad a lo británico

Ya sabemos que los terroristas lograron burlar a los servicios de vigilancia debido en parte a la falta de comunicación y cooperación operativa e informativo entre países y servicios. Pero de momento, los únicos cambios efectuados a toda prisa han supuesto recortes en las libertades ciudadanas, como en Francia o Bélgica, o aumento exponencial del gasto en defensa y seguridad a lo británico. Cuesta ver cómo arregla el problema de que dos policías no compartan información el hecho de que esas mismas policías pueden registrar domicilios o retener ciudadanos sin orden judicial.

Tampoco acaba de cuadrar la urgencia e inminencia de la amenaza yihadista, de la que se nos alerta a diario, con la evidencia de aquello que realmente urge y preocupa en un Gobierno español que, primero anuncia su disposición a ayudar a Francia en Mali, para luego retirarlo tras el atentado del Radisson Blue.

Ahora parece que el presidente Rajoy descarta ofrecer ayuda a Francia hasta después de las elecciones y, si Hollande se la pide, reunirá a la oposición y acudirá al Congreso para ganar tiempo.  Parece una forma extraña de afrontar la urgencia de una amenaza donde “todos somos Francia, todos estamos juntos en esta lucha y la vamos a ganar….” (Mariano Rajoy 14/11/2015)  o demostrar una “firme determinación de luchar contra la barbarie” (Rajoy 14/11/2015).

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha