La ausencia de médicos deja sin tratamiento a los pacientes del primer programa de administración de heroína de España

Centro de seguimiento del PEPSA, en Granada.

El centro de seguimiento del Programa Experimental de Prescripción de Estupefacientes en Andalucía (PEPSA), pionero en España, no podrá ofrecer al menos durante la primera parte del puente festivo el tratamiento de diacetilmorfina inyectable que vienen recibiendo sus pacientes, según denuncia la sección sindical de la CGT de la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de la Junta de Andalucía, que gestiona el centro. Ha sido el propio director del centro, José Antonio, el que ha informado a los representantes de los trabajadores del centro de que los días 4, 5, 6 y 7 de diciembre se administrará metadona en lugar de diacetilmorfina "por falta de profesionales de medicina".

Según explica a este medio Juan Carrillo, delegado de dicha sección sindical, el centro PEPSA "se iba a quedar sin médico durante varios días y se iba a dejar de dar el tratamiento de diacetilmorfina a los pacientes". "Por responsabilidad", dos médicas han anulado los días libres que se habían cogido durante el puente para cubrir las mañanas, pero no así las tardes, ya que tienen contratos a media jornada. El tratamiento, por protocolo, no se puede administrar si no hay una revisión médica previa, indica Carrillo, quien lamenta la "falta de capacidad" y "descontrol" de la agencia respecto a la cobertura de profesionales sanitarios.

Las circunstancias que han rodeado esta situación, abunda el representante sindical, es que el centro tiene "contratados tres médicos a media jornada, uno de los cuales tenía contrato de interinidad por vacante, que finalizó el 31 de octubre al llevar tres años de interino. Las otras dos médicas que estaban a media jornada, para devolverles horas de trabajo acumuladas por turnos extra durante el año, se les amplió a jornada completa pero sólo hasta mitad del mes de noviembre, volviendo a media jornada otra vez". "En tres años no han sacado la plaza de médico y ahora ha llegado el día en que no hay médico", señala.

A la espera del BOJA

Lo cierto es que la administración autonómica, según ha comprobado este medio, tiene iniciado el procedimiento para la "cobertura externa definitiva de un puesto de médica o médico" para el programa, si bien el listado definitivo no se ha publicado oficialmente en BOJA y el contrato, por tanto, no se ha suscrito todavía. "El retraso lo pagan los pacientes", dice al respecto el representante sindical. Como ya ha informado este periódico, la falta de personal sanitario alcanza a los centros públicos para personas con problemas de adicción en Andalucía, entre ellos el PEPSA.

"La supervisión médica de los pacientes es requisito imprescindible para poder recibir el tratamiento que se administra aquí, por lo que se está causando un riesgo y perjuicio para los pacientes derivado de esta falta de profesionales", advirtió CGT este pasado 1 de diciembre, instando a "la inmediata publicación en BOJA de la resolución del proceso selectivo para médico del PEPSA que se encuentra sin resolver", como así indicaba el director del centro PEPSA en la comunicación dirigida a los trabajadores del mismo.

Según recordaba en su escrito la delegada de personal y de prevención de riesgos laborales de CGT, el centro PEPSA "lleva años con una dotación de personal por debajo de la necesaria para cubrir sus servicios", en concreto "tres médicos contratados a media jornada cada uno para cubrir el servicio", una cantidad de profesionales y jornadas "insuficiente para cubrir las necesidades del servicio". En ese sentido, dos de las médicas de la plantilla con contrato han tenido una ampliación de jornada a tiempo completo (35 horas semanales) desde el 14 de julio de 2021 con el fin de compensar el exceso de horas acumulado por vacaciones y acumulación de horas mensuales, habiéndoseles reducido la jornada a fecha 13 de noviembre", relatan.

Como ya señalaba Carrillo, "el 31 de octubre de 2021 la Agencia de Servicios Sociales y Dependencia de Andalucía decidió rescindir el contrato del médico contratado a media jornada para cubrir una interinidad por el puesto que había quedado vacante por una jubilación de otra médica" y, desde el 14 de noviembre y a día de hoy, el centro se ha quedado con dos médicas con contrato de media jornada, siendo cantidad insuficiente en número de profesionales y tipo de jornada, para cubrir las necesidades del servicio, no habiendo desde el 14 de noviembre otro médico que dé cobertura al resto de horas necesarias para cubrir el servicio". "Fruto de las decisiones unilaterales adoptadas por la Agencia, el servicio ha quedado descubierto, no siendo imputable esto a causas sobrevenidas", concluía el escrito.

Cabe recordar que el programa PEPSA, como se indica en el apartado de adicciones de la web de la agencia, "tuvo como objetivo demostrar que la prescripción diversificada, individualizada y protocolizada de agonistas opioides apoyada en la diacetilmorfina por vía intravenosa era más eficaz que la prescripción de metadona oral, ambas con apoyo médico-psico-social, en la mejoría de la salud física y/o mental y/o en la incorporación social de personas dependientes a opioides por vía intravenosa, que hubieran fracasado anteriormente en al menos dos tratamientos convencionales". Una vez finalizó el ensayo clínico del PEPSA se creó el Centro de Seguimiento del PEPSA, ubicado en el Hospital Virgen de las Nieves de Granada, para continuar ofreciendo tratamiento en un uso compasivo. Hubo 60 pacientes durante el ensayo de 2004 y ahora hay 17, según CGT. "Muchos se recuperaron para una vida normalizada y otros siguen yendo dos veces al día a por su tratamiento, como si fuera diálisis".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats