La portada de mañana
Acceder
La cumbre de Madrid dibuja la nueva OTAN ante la amenaza de Putin
Los hogares hacinados se disparan en España
OPINIÓN | 'Los riesgos tras la cumbre de la OTAN', por Olga Rodríguez

Desgaste entre los vecinos de Cádiz en el cuarto día de huelga del sector del metal: “Apoyamos el fondo, pero no las formas”

Trabajadores del sector del metal vuelven a recorrer las calles de Cádiz

Cuatro días de huelga dan para mucho. Los cortes de carreteras, de vías, las barricadas en los accesos a la ciudad muestran la protesta del sector del metal en Cádiz pero también provocan la reacción de otros vecinos y trabajadores de diferentes sectores que ya acusan el desgaste de los días.

La huelga del metal vive en Cádiz su cuarto día al fracasar la negociación

La huelga del metal vive en Cádiz su cuarto día al fracasar la negociación

Clara va desde El Puerto de Santa María hasta Cádiz a diario para trabajar en una oficina y llegar está siendo una odisea: “Yo entiendo que los trabajadores del metal luchen por lo suyo y creo que saben que los gaditanos estamos con ellos, pero los demás también tenemos que trabajar y cumplir con unos horarios. Ojalá haya pronto una solución para que todos salgamos ganando”.

Julián, un abogado retirado que pasea por la Avenida Ana de Viya pone en duda la táctica de los trabajadores: “Yo creo que en las formas se equivocan. En el fondo llevan razón porque hay que manifestarse para que te escuchen, pero las formas son discutibles”.

Eva y Jaime salen del apeadero de trenes que está junto al estadio Nuevo Mirandilla y celebran que “ya se ha restablecido el tráfico normal de los trenes para poder venir a estudiar. Con las vías cortadas era complicado venir desde Jerez. Apoyamos a los trabajadores pero todos tenemos nuestros problemas”.

Carmen tiene una frutería en la Avenida Ana de Viya, se muestra comprensiva: “A nosotros no nos afecta mucho porque por aquí pasan poco. Los apoyamos en parte porque ya no estamos de acuerdo con el vandalismo que genera”.

El propio club de la ciudad, el Cádiz CF, publicó el mensaje “sensatez y sentido común a todos” en sus redes sociales y ocasionó muchas críticas de algunos usuarios de Twitter, que le afeaban no posicionarse claramente a favor de los trabajadores.

La jornada más tranquila

No obstante, según los datos de la Policía Nacional, la cuarta jornada de la huelga indefinida del metal de la provincia de Cádiz está siendo la más tranquila de la semana. Pero los trabajadores siguen en pie aunque no se hayan registrado incidentes como en días pasados. La concienciación social sigue adelante. Buscan el respaldo de sus conciudadanos, por eso hay una llamada a la concentración en la Plaza San Antonio para este viernes y una manifestación prevista para la tarde del sábado en el centro con el lema “Cádiz con su industria por un futuro digno”.

Las protestas se mantienen después de que en la pasada madrugada volvieran a romperse las negociaciones entre los sindicatos y la patronal. Entre los propios trabajadores se comentaba esta situación en su manifestación itinerante. “Esto parece que no tiene solución, pero no vamos a parar hasta encontrarla”, decía un operario en plena marcha por las calles gaditanas.

Como en días anteriores, los trabajadores se concentraron inicialmente ante la sede de la Confederación de Empresarios y fueron andando por varias zonas de Cádiz como la Avenida Ana de Viya o la de la Sanidad Pública para pasar por la Subdelegación del Gobierno y terminar frente al Ayuntamiento. “Si esto no se arregla, guerra, guerra, guerra”, era uno de los gritos en un caminar donde ya se empezaba a notar el cansancio tras de cuatro días de huelga. Hay momentos que reconfortan, aseguran, como cuando se abre una ventana de un colegio y los manifestantes ven los aplausos del alumnado y de algunos profesores a su paso.

El alcalde de la ciudad, José María González Kichi, este viernes ha vuelto a mostrar su apoyo a los trabajadores como ya hiciera en la jornada del jueves. En esta ocasión no tomó el megáfono pero sí lanzó un mensaje claro delante de los manifestantes: “No queremos esclavos, queremos operarios”. Fue el punto donde se disolvió una marcha que contó con un momento de tensión cuando intentaron cortar el puente de la Constitución, lo que provocó la intervención policial con salvas, pelotas de goma y gases lacrimógenos después de lanzamientos de piedras.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats