Decenas de senderistas se citan en Sierra Nevada pese a las restricciones de movilidad contra la Covid-19

Los coches de los senderistas llenando un parking próximo al acceso de la ruta este fin de semana

La segunda ola de la pandemia del Covid-19 en España se sigue cobrando víctimas en Granada. Los fallecidos siguen superando cifras récord que no se vieron en primavera y los contagios, aunque se han estabilizado, continúan alrededor de los 500 casos al día. Números que obligaron a la Junta de Andalucía a decretar el cierre perimetral de toda la provincia a finales de octubre, pero que no han impedido que haya quienes se sigan saltando las normas. Así está ocurriendo en el Parque Nacional de Sierra Nevada donde la presencia de senderistas no ha cesado pese a estar prohibida su actividad por puro ocio si no viven en la zona.

Vecinos del municipio de Monachil, al que pertenece la ruta de Los Cahorros que discurre por el macizo montañoso más alto de la península Ibérica, denuncian que, desde hace semanas, hay excursionistas cada día en este sendero natural que no viven en el pueblo. Un hecho que ha quedado demostrado con fotografías de los propios lugareños que dicen no entender cómo es posible que haya personas que acudan a la montaña saltándose el cierre perimetral, mientras ellos no pueden salir de su municipio.

Según denuncian, la situación es paradójica porque hace tan solo unos días, la Policía Local de la localidad se situó a las puertas de una tienda de una conocida cadena de supermercados ubicada en Monachil para controlar a los vecinos que pudieran acudir de Cájar, un municipio con el que linda este supermercado y que se encuentra literalmente en la acera de enfrente en la que está ubicado este. Y parece más flagrante aún porque para acceder a la ruta de Los Cahorros, es necesario hacerlo a través de la Oficina de Turismo del pueblo que se encuentra precisamente delante del Ayuntamiento de Monachil.

La oposición municipal critica la actitud pasiva del equipo de Gobierno al no atajar este problema. La portavoz del Partido Popular, Cristina Marín, sostiene que “el alcalde no vigila el acceso al sendero y cada día se cuela mucha gente”. Según las imágenes, “se ve que hay excursionistas incluso en días de semana”. Marín dice que “siguen viniendo más senderistas y se está produciendo una masificación cuando estamos así con la pandemia”. De acuerdo con los datos de la Consejería de Salud, Monachil tiene una tasa de incidencia de contagios de 768 por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días.

El municipio tiene alrededor de 8.000 habitantes, pero su población real supera esa cifra entre quienes no están empadronados y quienes la visitan para acceder a Sierra Nevada por las rutas senderistas. En ese sentido, Enrique Valenzuela, portavoz del grupo municipal de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Monachil, dice que “el exceso aforo siempre ha sido un problema en los Cahorros, y lo que esperamos es que se respeten y se hagan respetar las restricciones que son de obligado cumplimiento para todos”. De hecho, durante el mes de octubre, cuando las restricciones eran livianas, se podía ver a muchos senderistas en este paraje natural.

Poca policía

Este medio se ha puesto en contacto con el alcalde de la localidad, José Morales (PSOE), para contrastar la información de la que se hacen eco los vecinos. El regidor reduce la presencia de excursionistas a una actividad tasada y ocurrida el pasado miércoles, “que contaba con profesor”, dándola así por legal. Según el primer edil, “era una formación profesional que, igual que los colegios están abiertos y no pasa nada, estos habían venido para hacer sus prácticas de deporte y naturaleza”. Fuentes policiales consultadas confirman que para ese fin sí está permitida la movilidad, aunque no en el caso de que se tratase de senderistas federados.

Porque ahí reside el problema, en que los vecinos denuncian que la presencia de excursionistas no se reduce a un hecho puntual. Que se les ve todos los días y que se cuentan por decenas. Al respecto, el alcalde de Monachil reconoce que faltan policías para controlarlo todo y que “hay días que no tenemos patrullas”. Por eso, necesitan el apoyo de la Guardia Civil para poder vigilar un municipio que es puerta de entrada a Sierra Nevada. En cualquier caso, los vecinos son tajantes: “Vemos familias enteras yendo de excursión y sabemos que no todo el mundo es de Monachil”.

Etiquetas
Publicado el
21 de noviembre de 2020 - 18:41 h

Descubre nuestras apps