La Memoria del Festival de Cine de Sevilla: de las víctimas de Franco a la posguerra en Perú

María Martín, junto a la cuneta donde fusilaron a su madre cuando ella tenía 6 años. |
  • Un puñado de películas dibuja un poliédrico cartel que cita al Festival de Cine de Sevilla con el pasado y el presente: porque no hay identidad sin memoria

El Festival de Cine de Sevilla también es una cita con memoria y con la memoria. Un puñado de películas dibuja un poliédrico cartel donde cabe la lucha de las víctimas del franquismo en El silencio de otros o el caso García Caparrós en 23 disparos. O La España profunda vista desde "la brutalidad en piedra" del Valle de los Caídos y el trazo íntimo en In Memorian de un lugar que intenta mantener una identidad que se desvanece.

Porque no hay identidad sin memoria. Y, fuera de España, está el drama de la guerra que pervive más allá de las fronteras del final del conflicto armado, como en Perú, según cuenta La Búsqueda. O las grandes historias que pueden comenzar después de una muerte, como la sorpresiva desaparición del cráneo de Goya que inspira Oscura y Lucientes, y el gesto amoroso y político de Il diario di Angela.

El silencio de otros

La película documental El silencio de otros es un valiente y emocionante retrato de la lucha a contracorriente de las víctimas del franquismo. La cinta describe el épico relato de los derrotados de la guerra, de los olvidados por España, de aquellos excluidos de toda reparación que siguen buscando verdad y justicia. El complejo destino, al cabo, de los defensores de Memoria Histórica en un país desmemoriado.

En el audiovisual aparece el intento del juez Garzón por encausar al franquismo y la apelación de los represaliados a la justicia universal a través de la Querella Argentina. Y la impunidad de torturadores como Billy el Niño y la narración cruda de sus torturados. O las fosas comunes, con la foto fija de dos casos paradigmáticos: Ascensión Mendieta, que logra ver y enterrar los huesos de su padre, y María Martín, que muere sin poder recoger los restos de su madre.

La grabación arranca en 2010 y suma varios años de seguimiento a las víctimas de Franco. Los directores, Almudena Carracedo y Robert Bahar, dejan como legado una obra definitiva. El silencio de otros (El Deseo, productora de Agustín y Pedro Almodóvar) ya ha ganado el Premio del Público y el Premio Cine por la Paz en la Berlinale. En noviembre, se estrena en cines.

23 disparos

4 de diciembre de 1977. Manuel José García Caparrós cae muerto tras recibir un balazo. El joven malagueño de 18 años participa en la histórica manifestación en favor de la autonomía de Andalucía. Los disparos vienen del arma de un policía armado. Más de cuatro décadas después, el crimen nunca ha sido resuelto. Y sobre este caso pone algo de luz el documental 23 disparos.

El título de la obra hace referencia al número de disparos contabilizados en el sumario: 22 proyectiles impactaron en las fachadas de edificios y uno más, el que mató a García Caparrós. Cuatro décadas después del asesinato, ya prescrito, las hermanas de Manuel José, Purificación, Francisca y Dolores, siguen luchando por saber la verdad.

23 disparos reconstruye aquella fatídica jornada en Málaga a través de la narración de testigos. Como algunos policías, que nunca antes habían hablado ante las cámaras; entre ellos el ex inspector Juan Antonio O’Donnell, que trata de esclarecer el caso. El trhiller documental ofrece detalles sobre el modo en que se llevó la investigación y las claves de por qué acabó cerrado sin acusar a nadie. Bajo la dirección de Jorge Laplace (producido por Andalucía Digital Multimedia, con participación de Canal Sur Televisión), recibe en el Festival de Cine de Sevilla el primer Premio IMAGENERA de Creación Documental que otorga el Centro de Estudios Andaluces.

La España profunda

"La brutalidad en piedra" que representa el Valle de los Caídos. De ahí parte la película La España profunda (de Ortega y Gasset a Rocío Jurado). Una cinta que queda articulada a partir de la obra de Juan de Ávalos, escultor responsable del conjunto monumental donde sigue enterrada la momia de Franco junto a miles de sus víctimas.

Y partiendo de esta definición, Isaías Griñolo construye una ágil road movie atravesada por el cante, la poesía y los archivos audiovisuales. Con estos ingredientes, el cineasta reflexiona sobre qué y cómo se recuerda en Cuelgamuros, en un viaje iniciático en el que acompañan autores como Begoña Abad, el Niño de Elche, Antonio Orihuela, Ana Pérez Cañamares, Isabel Pérez Montalbán, David Pielfort, Manuel Vilas y Felipe Zapico.

Con el Valle de los Caídos como punto de partida, Griñolo acaba recorriendo la historia reciente de España con La España profunda (de Ortega y Gasset a Rocío Jurado). E invita a la reflexión y la autocrítica, adentrándose en el mundo del arte, la religión o el feminismo desde la memoria, la tradición y el legado escultórico de Juan de Ávalos.

In Memoriam

Aparece un impresionante archivo fotográfico. El hallazgo documenta cuatro décadas de vida en un valle industrial. Una tierra que fue, antaño, la más poblada de España. Mientras tanto, un grupo de niñas aprende a cantar como sus abuelos, tres jubilados rehabilitan una mina como si estuvieran en el siglo XIX y un arqueólogo asciende una montaña brumosa en busca de una cueva neolítica.

La película In memoriam (la derrota conviene olvidarla) describe estos trayectos paralelos en su intento de mantener vivo un recuerdo que se va desvaneciendo. Aunque cambió la historia de un lugar. Porque no hay identidad sin memoria. El director, Marcos M. Merino, después de la emocionante gesta de ReMine: el último movimiento obrero, reflexiona así sobre el significado de recordar desde el trazo de varias historias cruzadas.

La búsqueda

La guerra en Perú dejó cifras terroríficas: 20.000 desaparecidos y 70.000 muertos. Todo en 20 años. Y tres décadas después del conflicto armado entre el Estado y Sendero Luminoso, tres personas recorren escenarios importantes de sus vidas. Transitan la búsqueda de superar la pérdida y las heridas de la violencia.

La búsqueda (Intermedia Producciones) cita estos tres momentos, tres sensibilidades y tres versiones, como víctimas innegables del horror, en un viaje que revela que el estigma y los trastornos provocados por los conflictos bélicos aún persisten, obstinados, en la posguerra. La película, de Mariano Agudo y Daniel Lagares ha recibido una Mención Especial del Jurado del Festival de Cine de Lima (Perú).

Oscuro y Lucientes

Una gran historia puede dar comienzo tras la muerte. Francisco de Goya y Lucientes falleció en Burdeos después de una agonía de trece días. Tenía 84 años. Nadie desde España, ni siquiera su familia, reclamó el cuerpo. Pero, décadas después, el cadáver es exhumado para proceder a su repatriación y… al abrir la lápida, una enorme sorpresa: el cráneo de Goya había sido robado. Samuel Alarcón levanta la película Oscuro y Lucientes a partir de este extraño suceso.

Il diario di Angela

El cine como un emocionante gesto amoroso y político. Il diario di Angela – Noi due cineasta entremezcla lo íntimo y lo personal con el trabajo de la pareja de cineastas Yervant Gianikian y Angela Ricci Lucchi. Ambos asentaron su obra filmando el archivo, mirándolo con ojos críticos para hablar del mundo de hoy, del colonialismo, de la guerra.

La muerte de Angela Ricci en febrero de este año sumerge la película en un archivo de otra índole: el de los diarios de Angela. Notas y acuarelas, películas domésticas y viajes en los que se recapitula, descubre y redescubre una vida juntos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats