Sanidad rechazó el 8 de mayo el pase de fase de Málaga y Granada por la "elevada" tasa de incidencia del coronavirus

El ministro de Sanidad, Salvador Illa

La "elevada" tasa de incidencia del coronavirus fue el motivo esgrimido por el Ministerio de Sanidad del Gobierno de España para rechazar el pasado 8 de mayo el pase de la fase 0 a la fase 1 de Granada y Málaga, según se desprende de los informes publicado en la noche de este lunes en la página web del Ministerio. Ambas provincias consiguieron el paso a la fase 1 hace diez días, si bien desde la Junta de Andalucía se ha insistido en que el avance desacompasado de Andalucía desde aquel momento obedece a un "agravio" hacia Andalucía que no se sostenía en criterios técnicos sino en "criterios ideológicos".

Según los datos expuestos por Sanidad en el informe de 8 de mayo, cuando rechazó el pase de pase de ambas provincias, la tasa de incidencia de la Covid-19 en Granada en los 14 días precedentes era de 21,1 por cada 100.000 habitantes, una cifra muy superior al resto de provincias andaluzas. Por su parte, en Málaga era de 7,2 por cada 100.000 habitantes, también superior al resto, con más de 100 casos diagnosticados por fecha de notificación. La tasa de incidencia en el resto de provincias andaluzas oscilaba entre el 1,5 de Almería y el 6,9 de Jaén, según Sanidad.

El Gobierno andaluz, tres días después de aquel rechazo en primera instancia, esgrimió unas tasas diferentes de contagios a las que acaba de desvelar el Ministerio. La Junta, que informó de que la provincia de Málaga tenía 3,9 casos positivos detectados por pruebas PCR por cada 100.000 habitantes, y Granada menos de 5, esgrimió menos contagios que otras comunidades que habían pasado por completo a la fase 1 pero cuadruplicando su número de test PCR.

"Sería recomendable continuar haciendo seguimiento y reevaluar en la próxima semana", dice el Ministerio respecto a los dos distritos de Granada y el de Málaga que incluyó en su propuesta "mixta" la Junta. "Puesto que la mayoría de los distritos colindan con los distritos que presentan una incidencia más elevada y que no se puede garantizar el control de la movilidad entre ellos, es necesario aplicar el criterio de precaución en estas dos provincias y que se mantengan bajo seguimiento estrecho durante una semana", decía el Ministerio en el informe conocido ahora. El Distrito de Granada (40,1) y de su área metropolitana (19,4), así como el Distrito de Málaga (15,1) también presentaban tasas altas.

Mejora "notable" en siete días

En el informe de la semana siguiente, de 15 de mayo, cuando se propició el pase, la tasa en ambas provincias había bajado considerablemente (7,8 en Granada y 3,8 en Málaga, por cada 100.00 habitantes. "La situación epidemiológica ha mejorado notablemente desde el envío del último informe y nos marca una tendencia favorable en el control de la transmisión del virus en las dos provincias", señalaba el informe que permitía el pase de fase para Málaga y Granada.

En este informe, que ya no recogía información particular de los distritos, también se indica que Andalucía dispone de un plan de acción ante el incremento de casos, "cumpliendo las capacidades requeridas de poder disponer en el plazo máximo de 5 días de 37-40 camas de agudos por 10.000 habitantes y de 1,5 a 2 UCIS por 10.000 habitantes", contando también con "una reserva de materiales que cubre entre 15 y 60 días de actividad para toda la comunidad", si bien el Gobierno recomienda "una mayor respuesta" a las necesidades de equipos de protección individual tanto en atención primaria como en hospitales y otros centros.

Este mismo lunes, el consejero de Salud, Jesús Aguirre, insistía en que toda la comunidad autónoma andaluza avanzara en sintonía hacia la nueva normalidad y solicitaba el pase "inmediato" de Málaga y Granada a la fase 2 donde ya están las otras seis provincias de Andalucía.

Etiquetas
Publicado el
25 de mayo de 2020 - 23:36 h

Descubre nuestras apps

stats