Susana Gisbert, fiscal especializada en violencia de género: “La fiscalía que tienen una labor fundamental en la adopción de ordenes de protección y alejamiento”

La fiscal interviene en la cita organizada por el Ayuntamiento de La Rinconada.

La Fiscal especializada en Violencia de Género en la audiencia de Valencia, Susana Gisbert, ha defendido este lunes la importancia de la Ley de Violencia de Género a la hora de dar argumentos a las víctimas para poder defenderse de los agresores. Una Ley mejorable, ha dicho, que se necesita revisar, pero que a día de hoy es ejemplo de países como Francia a la hora de investigar delitos de maltrato, y que necesita inversiones en Justicia, que es “la hermanita pobre de la Administración”.

"Hay que blindar la infraestructura de género, que se ha conseguido con muchísimo esfuerzo y con ningún poder"

"Hay que blindar la infraestructura de género, que se ha conseguido con muchísimo esfuerzo y con ningún poder"

Gisbert ha participado este lunes en el ciclo de webinars que se desarrolla desde el 11 al 30 de noviembre por el Ayuntamiento sevillano de La Rinconada con la colaboración de eldiario.es/andalucia y la presencia de expertos y expertas en distintos campos relacionados con la materia, organizados por el área de Igualdad

Se trata de un proyecto necesario para la formación en acciones concretas con las que erradicar la violencia de género, desde distintas perspectivas, dentro de las actividades programadas con motivo del 25-N.

Susana Gisbert ha analizado los aspectos más llamativos para ella de la Ley, de la que ha destacado entre sus aspectos importancia que hizo posible “la creación de una sección específica de la Fiscalía que analizará la violencia de genero, igual que había de anticorrupción, menores o medio ambiente”.

Diligencias de investigación 

Entre sus características, ha destacado la posibilidad de que una víctima pueda acudir directamente a la Fiscalía para poner una denuncia, abriéndose diligencias de investigación directamente: “Mucha gente desconoce que se pueden poner denuncias ante la Fiscalía, algo que parece que solo pueden hacer los políticos, pero es muy importante la denuncia, que en casos concretos puede ser útil para investigar temas de violencia habitual o asuntos que la mujer no está dispuesta a denunciar”.

Así, ha recordado un ejemplo que, según señala, habla de la importancia de las diligencias de investigación: “Un médico de cabecera se percató de que con demasiada frecuencia acudía a su consulta una mujer con lesiones, y siempre decía que se caía en la bañera. Se planteó si tenía problema de equilibrio, pero vino a la Fiscalía porque no se sentía tranquilo guardando silencio, de modo que investigamos, llegamos hasta el padre, y él se dio cuenta de que su hija estaba sufriendo violencia de género. Ella se sintió apoyada y puso la denuncia, viendo que era víctima de violencia habitual”.

Eso sí, “no hay que pensar que hay que denunciar siempre en Fiscalía, porque la Policía tiene medios para investigar y detener. En los juzgados, a diferencia de las películas americanas, no salimos a investigar”, de modo que las víctimas pueden tener distintas opciones, aunque las diligencias, que tienen un plazo de seis meses y se pueden prorrogar, se han mostrado bastante útiles.

La utilidad del juicio rápido

Susana Gisbert ha destacado también la importancia de la figura de los juicios rápidos que contempla la Ley. “Es una instrucción sencilla. Por ejemplo: una mujer denuncia amenazas, y si se las hacen por Whatsapp poco más hay que hacer que recibir las declaraciones. Muchos maltratadores se conforman, muchos más de lo que se piensa la gente. El maltratado lo admite, y la mujer se va del juzgado en 24 horas con la sentencia y la orden de alejamientos”.

Eso sí, Gisbert enfatiza que este tipo de procedimientos juzgan algo que ha pasado en un momento concreto, pero “una violencia habitual hay que investigarla, no juzgar un solo hecho”.

Ha destacado, además, la importancia de la figura de los fiscales de Violencia de Género, “que tienen una labor fundamental en la adopción de ordenes de protección, y siempre tenemos que ser oídos”, e incluso un fiscal “puede pedir una orden de alejamiento aunque la mujer no quiera”.

Con todo, para esta experta no hay duda de la utilidad de la Ley: “El número de asesinatos se ha reducido, esto es incontestable. Eso sí, es imposible saber cuántos golpes se han evitado, porque no ha pasado”, aunque “es una Ley que necesita, como todas, revisiones, pero es pionera, marcó un hito en sus día y ha servicio de modelo a muchos países de nuestro entorno, pero muchas veces no somos capaces de reconocer lo que tenemos de bueno”.

Con todo, “si tuviéramos más medios” se funcionaría mejor, pero “la Justicia es la hermanita pobre de la Administración, hace tiempo que no se crean juzgados de violencia de género”.

De hecho, "solo en Valencia, Madrid, Barcelona y Sevilla funcionan las 24 horas”, el resto solo en horario de oficina”, lo que provoca que no se cumpla el precepto principal, porque, “en teoría, una víctima de un pueblo de 600 habitantes debería tener las mismas oportunidades que en una capital”.

"Fiscalía y violencia de género: presente y futuro"

Durante su disertación, Susana Gisbert ha analizado “la no siempre conocida actuación del Ministerio Fiscal en violencia de género”, en especial para la protección de las víctimas y con base a ello, tratar de proponer actuaciones.

La idea era conocer mejor la figura del Ministerio Fiscal y las posibilidades de recurrir a la misma para proteger a las víctimas de violencia de género, así como fomentar la coordinación entre todos los operadores jurídicos y no jurídicos que trabajamos en este ámbito.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats