eldiario.es

9

El tren que ya no pasa: 19 paradas y 94 circulaciones semanales menos en Andalucía

El Ministerio de Fomento prevé suprimir en Andalucía un total de 94 circulaciones semanales en cinco líneas regionales de media distancia.

Se eliminarán 19 paradas en estaciones y apeaderos en las que el movimiento no llega a un viajero al día.

En otras 21 estaciones, en las que el tránsito se sitúa entre 1 y 5 viajeros diarios, se determinará una única parada al día por sentido.

La Junta denuncia la ausencia de debate para el mantenimiento de determinados servicios ferroviarios, que ahora tendrá que pagar con fondos propios si quiere que sigan activos.

Estación de tren

"El tren, un día yo quise viajar en él, subí despacio y me acomodé", cantaban los Leño en los albores de la democracia. Aunque las connotaciones a las que aludía el grupo madrileño eran diferentes, en casi un centenar de servicios regionales de media distancia no se va a poder entonar este himno si nos ceñimos estrictamente a la letra. El plan de racionalización de los servicios de transporte ferroviario de viajeros del Gobierno central supone, en la práctica, la supresión en Andalucía de un total de 94 servicios semanales en cinco líneas de media distancia convencional (Huelva-Jabugo, Córdoba-Bobadilla, Algeciras-Ronda, Granada-Linares-Baeza y Sevilla-Llerena, ésta última interregional) por ser "deficitarias" para el Estado. Si alguien se subía y se acomodaba en alguna de estas relaciones afectadas, quizá ya se haya dado cuenta de que el tren, cuando lo hacía, ya no pasa. Ni una ni dos veces.

Un informe del Ministerio de Fomento al que ha tenido acceso eldiario.es/andalucia, fechado en marzo de 2013, relativo al Proceso de Declaración de Obligación de Servicio Público de Media Distancia Convencional, detecta en Andalucía 10 líneas definidas como "ineficientes" (51 en toda España), cuyo nivel de ocupación y aprovechamiento se sitúa por debajo del 15% y un coeficiente de cobertura inferior al 30%, proponiendo su supresión. De ellas, el Gobierno central ha declarado la mitad como "servicio público" (30 en el país) así que serán "indultadas". Las otras cinco sufrirán ajustes en los servicios que se venían prestando. En algunos casos, los cambios ya se han ejecutado. En otros, hasta el 30 de junio Renfe puede anunciar nuevas reorganizaciones.

En dicho informe, Fomento indica, además, que se llevará a cabo una racionalización en las paradas de los trenes, suprimiéndose aquellas en las estaciones y apeaderos en las que el movimiento de viajeros en trenes de media distancia no llegue a un viajero al día (en Andalucía son 19 paradas; 172, en España). Asimismo, se establecerá una única parada al día por sentido en aquellas estaciones y apeaderos en las que el movimiento de viajeros se sitúe entre 1 y 5 diarios (21, en Andalucía; 163, en todo el país). Es el criterio adicional a la declaración como "obligación de servicio público" establecido por el Ministerio, a revisar cada dos años.

Un 11% de reducción de trenes

Andalucía sufrirá un 11% de reducción de trenes regionales sobre la situación actual, cuando la media nacional es del 23%. Los ajustes del Gobierno central, según argumenta, garantizan en todo momento el derecho a la movilidad de los ciudadanos, marcándose "objetivos de eficiencia social, medioambiental y económica" sobre la base de "estudios rigurosos".

La Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta está en desacuerdo: "Nos hemos ofrecido por activa y por pasiva para ver cada caso concreto, cada horario, etc, pero no han querido debatir", lamenta el director de Movilidad, José Luis Ordóñez. El Ministerio asegura "haber mantenido reuniones con las comunidades autónomas" antes de llevar a cabo su plan.

La "racionalización del gasto" apoyada en que "la situación económica exige eficiencia en el uso de los recursos públicos" se traduce en la comunidad andaluza en que las cinco líneas de media distancia citadas se verán afectadas en algunas frecuencias de trenes. La Junta deberá pagar con fondos propios los servicios de tren que el Gobierno central deja de financiar. Aparte de las declaradas como "obligación de servicio público", del resto se desentiende por no ser rentables.

En este sentido, el Gobierno central es claro: "En caso de que alguna comunidad autónoma tuviera interés en la prestación de un servicio ferroviario de viajeros sobre alguna de las relaciones que no han sido declaradas de obligación de servicio público por la Administración General del Estado, dicha comunidad autónoma podrá formalizar el correspondiente contrato con Renfe Operadora asumiendo la financiación del déficit de explotación de dicho servicio".

"Absurdo" mantener algunos servicios, según el Ministerio

"Cuando una comunidad autónoma quiere que un servicio, aunque sea infrautilizado, pueda seguir en vigor, siempre tiene esa posibilidad", ha dicho la ministra de Fomento, Ana Pastor. "Tenían predeterminado lo que iban a hacer" y "no han querido debatir", insiste Ordóñez. Fomento, al margen, dice que "garantizará el transporte público mediante autobús en aquellas poblaciones que queden sin servicios ferroviarios, bien por la supresión del propio servicio o bien por la supresión de la parada".

Las comunidades autónomas mantienen, históricamente, convenios con Renfe para sostener servicios ferroviarios en el mapa de la media distancia regional. Desde ahora, el presupuesto regional deberá ampliarse en este punto y destinar más dinero a este fin si en Andalucía se quieren mantener algunos servicios. El secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, considera "absurdo" seguir destinando fondos públicos a líneas de media distancia de Renfe para las que no existe demanda y en las que el servicio está cubierto por otras de larga distancia o mediante el transporte por carretera. Es lo que llaman "oferta intermodal". "El ferrocarril tiene futuro en la medida que lo hagamos sostenible", ha dicho en la misma línea la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo.

El Ministerio estableció unos parámetros fijos de reorganización, si bien su aplicación al terreno "no es homogénea", explican fuentes de Renfe. El plan ya está en marcha y se ejecuta por fases. Desde el pasado 12 de mayo, en la línea Córdoba-Bobadilla han dejado de circular los trenes con salida de la capital cordobesa a las 12.30h y de Bobadilla a las 15.25h; y en la Algeciras-Ronda se han suprimido los trenes con salida de Ronda a las 7.30h y de Algeciras a las 19.00h."No nos han avisado siquiera de estos cierres de servicios", denuncia el director de Movilidad de la Junta.

Otros están pendientes de su aprobación en las citadas líneas Huelva-Jabugo, Granada-Linares-Baeza y Sevilla-Llerena (Badajoz). En este último caso, desde este domingo día 2 de junio, el tren que salía de la capital hispalense a las 18.41 h y otro que partía desde el municipio pacense a las 7.10 h han sido suprimidos.

El criterio general adoptado es la declaración como "servicio público" de todas las relaciones con un aprovechamiento superior al 15%. La ministra ha asegurado que "no se elimina ni una sola línea" de ferrocarril, sino que los trenes no harán parada en estaciones "en donde hay uno o, a lo más, tres viajeros". Asimismo, ha negado que el Ministerio esté implantando un informe de INECO, encargado por el anterior Ejecutivo en 2010, según ha dicho, y que tiene fecha de abril de 2012.

Tren

Los media distancia, un servicio público para la UE, según la Junta

"A Renfe no se le ocurriría nunca suprimir un servicio de tren que esté lleno hasta la bandera", apuntan otras fuentes, "simplemente es darle sentido" ya que "hay servicios que no cubren el mínimo del mínimo, sin rentabilidad económica, por supuesto, ni tampoco rentabilidad social alguna". Desde el Gobierno se argumenta que el plan de ajuste obedece, entre otras cosas, a que hay casos en los que el Estado llega a aportar hasta 371 euros por billete frente a los 11 euros que paga el viajero.

La Junta no está de acuerdo con el plan de "recortes" del Ministerio y va a "promover propuestas y soluciones que propugnen la mejora de los servicios del sector ferroviario, atendiendo a criterios de horarios y paradas", según la consejera de Fomento, Elena Cortés, para "garantizar la vertebración de la comunidad a través de la red de trenes regionales". Su departamento y los sindicatos ferroviarios tienen incluso un Manifiesto en Defensa del Ferrocarril en Andalucía.

Según argumenta la Junta, las líneas de media distancia afectadas tienen la consideración de "servicio público", de acuerdo con el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea, por lo que la responsabilidad de su financiación directa debería correr a cargo de los Presupuestos Generales del Estado, ya que cumplen misiones de interés general para la ciudadanía.

Por otro lado, fuentes de Renfe indican que se van a continuar prestando los servicios de media distancia sobre la red de altas prestaciones (Avant) en las mismas condiciones que lo venía haciendo, si bien el Consejo de Ministros definirá antes del 30 de junio de 2013 qué servicios Avant resulta pertinente sujetar a tales obligaciones "para mejorar la eficiencia y sostenibilidad del sistema de transporte".

Proceso de Declaración de Obligación de Servicio Público Media Distancia Convencional by eldiarioAnd

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha