Aumentan los establecimientos que venden productos de comercio justo en Aragón

Oxfam Intermón ha colaborado al desarrollo del comercio justo en Aragón. Foto: Juan Manzanara.

“No todo lo que ocurre en nuestro entorno es cosa de decisiones políticas ajenas; nuestros actos como ciudadanos también conectan o no con un mundo más justo y solidario”. Con este argumento, la Federación Aragonesa de Solidaridad (FAS) quiere concienciar a la ciudadanía de la importancia de comprar productos de comercio justo, en un mundo cada vez más conectado, donde las decisiones que se toman en un país tienen también repercusión a kilómetros de distancia.

Dentro de la campaña ‘Estamos conectados por un mundo más justo y solidario’, la FAS ha lanzado un nuevo mensaje en las redes sociales para fomentar la economía social y dar a conocer otras alternativas de consumo. Una de ellas es el comercio justo, con una implantación cada vez mayor en la Comunidad aragonesa, gracias al trabajo realizado por distintas oenegés, como Cáritas, MedicusMundi o Oxfam Intermón.

Estas organizaciones llevan años promocionando y vendiendo productos, como el café, el chocolate o el azúcar, los más demandados, y otros más novedosos que poco a poco van encontrando un hueco en el mercado. Es el caso de la línea de cosméticos elaborados con karité biológico de Burkina Faso y la colección de moda ‘Veraluna’, que ofrece Oxfam Intermón con una amplia variedad de prendas de La India, desde vestidos, pantalones y camisas elaboradas con algodón orgánico, hasta accesorios, como bolsos, fulares y carteras.

La responsable territorial de Oxfam Intermón en Zaragoza, Rosalía Raiambau, asegura que, en 2010, apostaron por adaptar las prendas textiles a los gustos españoles, para que tuvieran una mayor acogida y que, actualmente, trabajan para presentar artículos “útiles” y “básicos”.

Raiambau indica que, a pesar de la situación económica, el comercio justo se ha extendido a nuevos canales de venta, al margen de las oenegés, como supermercados o tiendas pequeñas, lo que ha provocado que cada vez se conozcan más estos productos. “Nuestro principal objetivo es que las personas que compran sepan qué supone la compra de un producto de comercio justo y cómo revierte en las personas que lo producen”, manifiesta.

El comercio justo creció en España un 8 %

Al calor de estas organizaciones, han aparecido en Aragón nuevos establecimientos que han apostado por ofrecer a sus clientes la posibilidad de ejercer un “consumo responsable”. Así lo explica la secretaria de la FAS, Sonia Méndez, quien señala que el aumento de estos puntos de venta ha contribuido a que el consumo de comercio justo en España haya aumentado un 8 %, hasta alcanzar los 33,2 millones de euros. “No solo hablamos de tiendas pequeñas, sino también de grandes superficies comerciales que ofrecen estos productos y todo ello hace que el consumo poco a poco vaya aumentando”, apunta.

Sin embargo, a pesar de esta tendencia al alza, el consumo de comercio justo en España se sitúa muy por detrás del registrado en otros países europeos, ya que los españoles se gastaron una media de 0,71 euros en estos productos, frente a los 13,4 de la media europea.

El comercio justo se basa en un sistema solidario que no solo tiene en cuenta los criterios económicos, sino también los humanos, los sociales y los ecológicos, como el respeto al medio ambiente, un salario digno para los trabajadores, una relación comercial a largo plazo o la igualdad entre hombres y mujeres, entre otros.

Méndez explica que el consumo de estos artículos no solo contribuye a mejorar la vida de los productores de los países en vías de desarrollo, que también, sino que va más allá. Supone apostar por un modelo de consumo responsable y aportar un granito de arena para intentar cambiar un sistema comercial “injusto”, por uno más “equilibrado” y “solidario”.

“Es verdad que estos productos cuestan más, pero es que es un comercio con un precio justo y unas relaciones comerciales justas”, destaca.

Entre los establecimientos que han apostado por el comercio justo en Zaragoza, se encuentra la librería ‘La Pantera Rossa’, que ofrece una pequeña sección con productos procedentes sobre todo de América Latina, que, como explican, cada vez tienen me acogida entre el público.

También notan ese interés en ‘La Natural’, una tienda que desde sus orígenes, en 2011, apostó por este tipo de productos, con el objetivo de concienciar a la sociedad para atender, no solo al consumidor de comercio justo, sino a aquel que todavía no lo es. “Abrimos la tienda con la idea de ser también un establecimiento de difusión y de formación”, añade su responsable, Jesús Bayego.

Entre sus estanterías se puede encontrar chocolate, pastas y hasta refrescos de cola elaborados en Perú y Colombia, con un precio superior al producto convencional, pero esto se debe, según Bayego, no solo a que se han seguido unos criterios de producción dignos sino a que el producto es también de mayor calidad. “Insisto en esto porque el consumidor también obtiene un beneficio a cambio de ese coste”, resalta.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats