La portada de mañana
Acceder
España hizo durante la Navidad un 29% menos de pruebas de COVID-19
Sánchez y Casado lanzan en Catalunya la campaña más incierta
Opinión - Lo de las vacunas no lo vamos a consentir, por Elisa Beni

Aragón suspende las clases lunes y martes ante las consecuencias de la borrasca Filomena

Un joven fotografía una avenida de Zaragoza, cubierta de nieve este sábado. EFE/ Javier Cebollada

El Gobierno de Aragón suspende toda actividad docente no universitaria el lunes y el martes. Javier Lamán ha explicado, en su intervención en el CECOPI, que se valora la suspensión de las clases en Aragón el lunes y el martes: “por parte del departamento de educación y de las responsables instituciones provinciales hay una opinión absolutamente generalizada inclinada a que la actividad escolar el lunes y el martes se suprima”, ha asegurado el presidente. Ha añadido también que está decisión parece “lo más sensato y razonable y es lo que han hecho comunidades vecinas”.

La decisión se ha tomado después de la reunión del Centro de Coordinación Operativa Integrada (CECOPI) para hacer una seguimiento, evaluación y destino de medios para combatir los efectos de la tormenta. La decisión más importante de la reunión ha sido la suspensión de las rutas y clases en la enseñanza no universitaria a lo largo de la Comunidad Autónoma. Tras la decisión adoptada en el seno del CECOPI, el consejero de Educación, Cultura y Deporte del Gobierno de Aragón, Felipe Faci, ha emitido una Orden en la que da traslado a todos los centros educativos no universitarios de la Comunidad Autónoma de la suspensión de toda la actividad lectiva durante los días 11 y 12 de enero.

La propia directora general del departamento, Ana Montagud, ha intervenido en la reunión de la CECOPI para matizar que, además de las cuestiones relacionadas con la seguridad, los dos días serían aprovechados para trabajar en la habitabilidad y limpieza de los centros, además de favorecer una subida de la temperatura ambiente ante el regreso del miércoles.

El Sindicato de Trabajadoras y Trabajadores de la Enseñanza de Aragón (STEA) ha reclamado esta mañana que se tomase esta decisión puesto que “el estrés térmico, provocado por temperaturas muy bajas en las aulas, imposibilite una buena concentración y una calidad de la enseñanza mínima, al coincidir la necesidad de ventilar de un modo natural –por no haberse tomado medidas adecuadas antes- con un temporal de frio en pleno auge de una nueva ola de la pandemia” y ha asegurado en nota de prensa que el objetivo del Gobierno de Aragón es mantener los centros abiertos como “aparca menores”.

El sindicato afirma que el primer día de clases tras las vacaciones en las aulas de algunas poblaciones la temperatura fue inferior a los cuatro grados. “En esas condiciones, alumnado y profesorado, han de dedicar sus energías simplemente a sobrevivir, sin quedar fuerzas para un genuino proceso de enseñanza-aprendizaje, dada la absoluta falta de confort térmico”, explican en la misma nota de prensa.

La central sindical recuerda que según la Agencia Estatal de Meteorología los rigores de la borrasca Filomena continuarán hasta el martes 12 de enero, ese día en Teruel capital se espera una mínima de -14 grados. STEA observa que Madrid y Castilla-La Mancha han decidido suspender las clases, que reanudarán el miércoles 13 de enero, día en que las temperaturas subirán considerablemente.

Desde STEA entienden que es necesario suspender las clases hasta que se eleven las temperaturas lo suficiente como para garantizar la temperatura legal mínima para realizar actividades sedentarias (17 grados, según el Real Decreto 486 de 1997). El sindicato sostiene que será muy difícil lograr esto antes del miércoles, pues, aunque las calefacciones estén funcionando, también es necesario ventilar para evitar el contagio por SARS-CoV-2, perdiendo toda su eficacia las calefacciones ante temperaturas exteriores gélidas.

En la misma línea, Comisiones Obreras (CCOO) solicitó ayer la suspensión de la actividad docente presencial al menos los días 11 y 12 de enero debido a la incidencia del temporal “Filomena” en la comunidad aragonesa.

Y recuerdan también el problema de la ventilación constante debido a la covid y las bajas temperaturas: “Debido a la situación de pandemia los centros escolares deben permanecer ventilados, lo que ha provocado que en muchas aulas aragonesas el alumnado y profesorado se haya enfrentado en sus aulas estos últimos dos días a temperaturas inferiores a 10 grados. Incumpliéndose lo establecido por el Real Decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo. Una situación que probablemente se verá agravada los próximos días con una bajada generalizada de temperaturas que será todavía más pronunciada en zonas rurales del pirineo y provincia de Teruel”. 

Etiquetas
Publicado el
10 de enero de 2021 - 13:27 h

Descubre nuestras apps

stats