La portada de mañana
Acceder
El PSOE hace equilibrios para renovar el Poder Judicial entre los vetos del PP a Podemos
Los 15.000 inmuebles que la Iglesia sumó a su patrimonio con inmatriculaciones
Opinión - No, no ha lugar, por Esther Palomera

Sobre este blog

Arsenio Escolar es periodista y escritor. Con sus 'Crónicas del poder' –información, análisis y opinión de primera mano–, entrará semanalmente en eldiario.es en los detalles del poder político, económico, social... y de sus protagonistas.

El PP de Bárcenas es el de Aznar y Rajoy

Pablo Casado y Mariano Rajoy se abrazan tras la victoria del primero en las primarias del PP

27

Además de lo sustancial –quién gana, quién gobierna y con quién, o si hay que ir a una segunda cita con las urnas en pocos meses porque nadie logre una investidura; y cómo influye todo ello en la estabilidad y las perspectivas del Gobierno central de Pedro Sánchez–, en las elecciones del próximo domingo, 14 de febrero, en Cataluña se dirimen algunas otras cuestiones no por laterales menos importantes. Una de ellas, si el Partido Popular va a aguantar la arremetida de Vox. Los sondeos están divididos. Algunas encuestas recientes, publicadas este mismo lunes y con trabajos de campo de finales de la semana pasada, dicen que sí lo hará, que aguantará. Otras (la de Gesop para El Periódico, por ejemplo, que otorga 8-9 escaños a Vox y 3-4 al PP) indican que el sorpaso de los de Santiago Abascal sobre los de Pablo Casado será tan abultado que podría desatar de nuevo entre los populares el debate interno sobre el liderazgo de este último. El escrito del miércoles pasado del extesorero del PP Luis Bárcenas a la Fiscalía, con gravísimos cargos contra anteriores direcciones del partido, y el comienzo este lunes del juicio en la Audiencia Nacional sobre la reforma de la sede central del partido a cargo de la presunta caja B de la formación conservadora añaden aún más dificultades reputacionales, y de resultado electoral en Cataluña el 14-F, al PP de Casado.

No parece una buena idea defenderse de lo que cuenta y amaga con documentar y probar el extesorero diciendo que el actual PP no tiene nada que ver con "el PP de Bárcenas". Bárcenas nunca fue ni un primera ni un segunda fila de la dirección del partido. Bárcenas fue primero gerente del partido, desde el 1 de abril de 1990 al 22 de junio de 2008, y después tesorero, del 22 de junio de 2008 al 28 de julio de 2009. ¿Alguien cree que obraba solo y autónomo, sin que nadie por arriba lo supervisara o controlara, incluso por encima de Álvaro Lapuerta? De existir, el PP de Bárcenas sería por tanto en realidad el PP de José María Aznar, presidente de la formación desde el 1 de abril de 1990 al 2 de octubre de 2004, y el PP de Mariano Rajoy, presidente del partido del 2 de octubre de 2004 al 21 de julio de 2018.

Casado lleva de presidente del PP desde ese 21 de julio de 2018 en que lo dejó Rajoy. Va camino de los mil días. Se cumplirán a finales de marzo próximo. No han sido tiempos fáciles para el joven (40 años cumplidos la semana pasada) político palentino. Dos derrotas severas en elecciones generales, en abril y en noviembre de 2019. Algunos éxitos y algunos fracasos en autonómicas y municipales. Dificultad para encontrar un camino estable en el liderazgo de la derecha por el aliento en el cogote de la envalentonada Vox. Arrancadas de caballo y paradas de burro en el papel del PP como partido de Estado, por ejemplo en la pandemia. Y la sombra de la corrupción y de otras presuntas irregularidades o ilegalidades de algunos exdirigentes populares golpeándole cada poco: hace unos meses, con Kitchen; ahora, con la caja B del partido; en breve, con la época II de Gürtel, con la Púnica, con Lezo, con los enredos del PP de Madrid... Vistos uno a uno, por separado, los distintos casos que sacuden al PP son graves. Vistos en su conjunto, como un todo, son gravísimos. Y visto a esta luz el bloqueo por el PP a la renovación del Consejo General del Poder Judicial, más que sospechoso.

Insiste Casado estos días en que no le temblará la mano si se demuestran responsabilidades de dirigentes del partido en algunos de los escándalos que aún están en investigación policial o judicial o por juzgar y sentenciar. Quizás debería llevar esa voluntad algo más lejos y, salvando la presunción de inocencia, anticiparse, antes de que se le pase la oportunidad de hacerlo. Si realmente quiere alejarse del PP que él llama de Bárcenas, quizás debería empezar a alejarse de modo claro y definitivo del PP de Aznar y de Rajoy. Por más que les deba Casado a ambos sus primeros pasos en política y sus primeros cargos orgánicos en el Partido Popular. De otro modo, el PP de Casado corre riesgo de no ser sino un apéndice y una continuidad de ese otro PP, llámelo como lo llame, y apéndice además corto. Las urnas del domingo próximo en Cataluña –y especialmente si le son tan desfavorables como algunas encuestas prevén– pueden ser una buena ocasión para convertir la necesidad en virtud.

Sobre este blog

Arsenio Escolar es periodista y escritor. Con sus 'Crónicas del poder' –información, análisis y opinión de primera mano–, entrará semanalmente en eldiario.es en los detalles del poder político, económico, social... y de sus protagonistas.

Etiquetas
Publicado el
8 de febrero de 2021 - 22:27 h

Descubre nuestras apps

stats