La portada de mañana
Acceder
Yolanda Díaz lanza sus primeras alertas dentro del Gobierno
Inundaciones o calor extremo, los impactos climáticos que más cuestan en vidas
Opinión - Un paso más en la degradación institucional, por Javier Pérez Royo

Sobre este blog

En este blog puedes ver el contenido de 'Al día', la newsletter diaria de eldiario.es con el análisis de las noticias más importantes para estar informado, las claves para evitar el ruido y una selección de lo mejor de Internet. Con Juanlu Sánchez, subdirector de eldiario.es, y las aportaciones de toda la redacción. 

Suscríbete para estar Al Día.

Suscríbete a la newsletter 'Al Día', con Juan Luis Sánchez

0

Ha pasado más de un año, pero ahora ha venido el Tribunal Constitucional a decir que los confinamientos en casa a los que nos obligó el estado de alarma de la primera ola de la pandemia fueron inconstitucionales. Ilegales. El estado de alarma no permite “suspender” tan drásticamente la libertad de circulación, dicen la mayoría de los magistrados, aunque el tribunal ha estado dividido y a pesar de que la ley que regula el estado de alarma cita textualmente que está prevista para “epidemias”.

¿Qué debería haber hecho el Gobierno entonces? Declarar el estado de excepción y no el de alarma, dice la sentencia. Un estado de excepción, sin embargo, es mucho más lento de aprobar y solo dura un máximo de 60 días. Tuvimos que estar 98 días encerrados para poder doblegar la curva. La alternativa que propone el Constitucional hubiera obligado a levantar las restricciones en España con más de 100 muertos diarios. Lo contamos aquí.

¿Y ahora qué? Pues más allá de las multas que haya que devolver (las dudas prácticas, aquí), las consecuencias de calado son políticas: ¿cómo va a proceder cualquier Gobierno en el futuro cuando ocurra, que ojalá que no, otra pandemia? Estará atado de pies y manos,

  • Vox vende esto como un triunfo porque, a pesar de que votaron a favor del estado de alarma, luego lo denunciaron ante la justicia como símbolo de la dictadura socialcomunista de Pedro Sánchez. Es imposible equivocarse cuando uno hace una cosa y la contraria.

La Justicia manda

Los gobiernos autonómicos también están a expensas de lo que digan los jueces para ir capeando la quinta ola. Catalunya ha pedido a la Justicia que le dé permiso para imponer toque de queda nocturno en Barcelona y otros 157 municipios. Veremos cómo reaccionan los tribunales autonómicos tras el fallo del Constitucional. En Canarias, de hecho, ya lo ha rechazado.

Y másCantabria pide al juez toque de queda y reuniones limitadas. En Galicia, los locales de ocio nocturno tienen que pedir PCR o vacuna para poder entrar en los interiores. En Euskadi, intentan evitar el filtro judicial y anuncian limitaciones para actividades multitudinarias, sin toque de queda. Y En Baleares, varapalo: Inglaterra vuelve a meter a las islas como destino no seguro.

  • Rectificación. La Junta de Andalucía ha tenido que salir a rectificar a su propio vicepresidente, que ayer aseguró que el 72% de los pacientes ingresados en UCI en Andalucía eran “negacionistas” entre 50 y 60 años que no se habían querido vacunar. El dato es incorrectoayer lo citamos en el boletín y llamó mucho la atención, claro. Pero por aclarar: hay un 63% de hospitalizados que no están vacunados, pero por varias causas; hay quien se ha negado, pero también pautas incompletas y jóvenes a los que todavía no les tocaba.

 ***

Que no se te pase

  • Ayudas. La ministra de Derechos Sociales, Ione Belarra, dice que quiere ampliar el permiso de maternidad y paternidad hasta los seis meses. Ahora son cuatro. Además, se aprobaría una ayuda por cada hijo que se tenga para fomentar la natalidad e impedir la pobreza infantil. Fechas y detalles.
  • Coches sin gasolina para 2035, vuelos sostenibles y que salga caro contaminar. ¿El programa de un partido ecosocialista? No, los planes de Bruselas para acercarse a los objetivos climáticos. A ver si cumplen.
  • La diferencia encarnada. Tenemos un presidente del Gobierno que donde se ponga un chuletón que se quite todo lo demás y tenemos a una vicepresidenta del Gobierno que no come carne.
  • Merkel se está yendo y en octubre hay elecciones en Alemania. Aquí va una entrevista al candidato sucesor de la canciller en el partido conservador, que dice: “No habrá conversaciones con los partidos populistas de derechas”.
  • Pisos. Una sentencia ha rechazado la petición de cárcel que hacía una inmobiliaria contra dos personas por opinar sobre sus viviendas en un foro. Se va allanando el camino hacia una idea que espero que alguien desarrolle porque contará con mi espada: un foro de inquilinos para dejar comentarios sobre la casa y el casero que puedan ver los siguientes que entren de alquiler. Como en AirBnb pero para los alquileres de larga duración. “Estuvimos bien, pero la casera se escaquea de todas las reparaciones”.

***

Cosas que no sabía

  • No conocía el concepto de pareidolia facial, que es básicamente la tendencia que tenemos los seres humanos a ver caras por todas partes, en una pared, en una nube, en una alcantarilla, en un trozo de pan. Nace del instinto humano permanente de identificar a quién tenemos cerca. Lo curioso es que, como sucede con las caras reales en nuestro subconsciente, si vemos un tornillo sonriente nos ponemos felices y si vemos un coche triste pues nos venimos un poco abajo. Visto en The Guardian.
  • No sabía que las luciérnagas se sincronizan en grupo para brillar todas a la vez, acoplando sus destellos en una especie de coreografía de intermitencia. Los científicos llevan décadas investigando cómo lo hacen y llegan a una conclusión aparentemente sencilla: los insectos son capaces de verse y copiar el ritmo y la tendencia del momento. Esa ‘moda’ se va extendiendo por la red. Al contrario que en otras especies, los machos prefieren cooperar para llamar la atención de las hembras colectivamente, en lugar de ir cada uno por su cuenta con sus lucecitas y sus bailes. Leído en Vozpopuli.
  • No conocía este concepto pero ahora me encanta: “shrinkflation”, que en español se le puede llamar… Reduflación. Es como la inflación de los precios, solo que en vez de subir el precio de las cosas, lo que baja es la cantidad de producto que se vende a ese mismo precio. Ejemplos: rollos de papel higiénico que traen menos papel por el mismo dinero; tapas de ensaladilla a 6 euros que cada vez son más escasas; paquetes de patatas fritas que traen más aire que antes. Para consumir lo mismo que antes, tenemos que gastar más dinero.

Sobre este blog

En este blog puedes ver el contenido de 'Al día', la newsletter diaria de eldiario.es con el análisis de las noticias más importantes para estar informado, las claves para evitar el ruido y una selección de lo mejor de Internet. Con Juanlu Sánchez, subdirector de eldiario.es, y las aportaciones de toda la redacción. 

Suscríbete para estar Al Día.

Suscríbete a la newsletter 'Al Día', con Juan Luis Sánchez

Etiquetas
Publicado el
15 de julio de 2021 - 07:30 h

Descubre nuestras apps