La portada de mañana
Acceder
Europa subordina su política de defensa a la estrategia de la OTAN
El calor extremo de junio abrasa todo el hemisferio norte
OPINIÓN | 'Se apagaron las luces y queda la pobreza', por Esther Palomera

Pies de gato Jett Crack de Ocún

Ocún Jett Crack

Por José Antonio Carrascosa

0

La marca Checa Ocun nos presenta como novedad para este 2022 el modelo Jett Crack, un nuevo pie de gato absolutamente direccionado a la escalada en pared, vías largas y, sobre todo, fisuras.

Un producto adaptado de su modelo anterior, el Jett Lu, que ya tuvimos el placer de probar, con un muy buen resultado, hace algún tiempo en nuestra edición papel en una comparativa junto a otros gatos del mercado.

Como un apunte histórico sobre la marca, recordar que Ocún fue fundada por Pavel Hendrych, allá por 1998, el inventor del crash-pad, y que es en 2015 cuando se decide realizar una profunda transformación en la marca, introduciendo nuevos productos en su variado catálogo.

Hoy en día, Ocún desarrolla y fabrica sus productos de alta calidad en la República Checa, con un diseño innovador y con gran cantidad de modelos direccionados principalmente a la escalada deportiva, aunque ahora también de pared.

Pero, tras esta breve introducción, pasemos a describir los Jett Crack. Lo cierto es que la primera impresión nada más verlos es que se trata de un pie de gato resistente, de esos que duran mucho, confeccionado en material sintético y que nos protege el tobillo, envolviendo muy bien el pie. Es decir, un modelo ideal para navegar metros y metros de pared en vías largas y que nos podemos calzar con calcetín cuando el frío se hace notar.

Se trata de un pie de gato cómodo, de horma ancha y con una ligera asimetría de la puntera curvada hacia abajo que le da un cierto toque técnico, lo que nos permite transmitir a la puntera los esfuerzos, y proporciona un buen apoyo, tanto en regletas como en fisuras de niveles de dificultad moderada.

Los detalles

Dispone además de una lengüeta acolchada que cubre perfectamente el empeine, y de dos generosos tiradores en el talón que permiten calzarlos con gran facilidad, así como colgarlos de un mosquetón para transportarlos.

Los ojales de los cordones van cubiertos, evitando de esta manera el excesivo roce y desgaste de los mismos, aunque en nuestra opinión, los cordones son excesivamente anchos y largos, como si de los de una zapatilla se tratasen. No obstante, este es un detalle de fácil solución ya que simplemente podemos cambiarlos.

La suela, ligeramente curva, cuenta con la goma de la marca, las CAT rubber 1,5 de 4 mm., que nos ha sorprendido gratamente por su adherencia en placa, tanto en roca caliza como en granito, aunque es cierto que la goma de Vibram, que se comercializa en algunos otros modelos, generalmente nos gusta incluso más.

Por otro lado, el generoso grosor de su puntera nos asegurará buenos resultados durante mucho tiempo antes de tener que pasar por el zapatero.

La robustez de su “upper”, con goma alrededor de los dedos de los pies, si bien penaliza algo el peso total (542 gramos), se agradece enormemente cuando introducimos de manera lateral los pies en fisuras verticales, ya que nos protege los pies y nos da seguridad.

Su talón también está fuertemente reforzado, y podemos decir que ajusta bien al pie, sin dejar incómodos huecos ni crear arrugas, aunque su diseño no es para aplicar talonajes muy técnicos y de gran esfuerzo.

El Jett Crack está disponibles en un amplio número de tallas, del 4-13 UK (37,5 - 48,5 Europeo). Como siempre, aconsejamos probar bien los gatos, ambos pies, antes de adquirirlos. Además debemos tener en cuenta la dilatación del pie tras horas escalando, por lo que recomendamos para este modelo que no nos ajusten en exceso.

También debemos valorar muy positivamente que Ocún presente esta apuesta entre sus modelos. Como hemos visto, éste no es un tipo de pie de gato que todas las marcas ofrezcan en sus catálogos, con unas características muy particulares. Eso sí, es un modelo que podemos asegurar hará las delicias de todos aquellos devoradores de vías largas de grado medio ya que no “torturará” sus pies.

En definitiva, un pie de gato cómodo, recio y muy, muy efectivo para vías de pared. Un acierto absoluto de Ocún.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats