Nuevo trasvase del Tajo al Segura, más de la mitad para regar

Trasvase Tajo-Segura

Segundo trasvase del año desde la cabecera del Tajo y en este caso con más de la mitad del mismo también para regadío. El Ministerio para la Transición Ecológica y Reto Demográfico ha autorizado mediante orden ministerial un trasvase de 16,2 hectómetros cúbicos del Tajo al Segura para el mes de febrero. La autorización supone 3,8 hectómetros cúbicos menos que la propuesta realizada por la Comisión Central del Trasvase Tajo-Segura, pero destina más de la mitad del volumen de agua para regadío, contra la tesis defendida por el Gobierno de Castilla-La Mancha, contrario a la aprobación de trasvases que no sean únicamente para abastecimiento humano.

Las reglas de explotación del trasvase son “ineficaces” y la definición de excedentes de agua “defectuosa”

Las reglas de explotación del trasvase son “ineficaces” y la definición de excedentes de agua “defectuosa”

Concretamente, del total autorizado, 7,5 hectómetros cúbicos se destinarán a abastecimientos urbanos y 8,7 hectómetros cúbicos se dirigirán al regadío. La resolución ha tenido en cuenta la situación de nivel 3 en las reglas de explotación del trasvase, que autorizan al Ministerio a autorizar un trasvase de manera discrecional, aunque motivado.

Sin embargo, sobre esta situación ya había advertido la Asociación de Municipios Ribereños de los Embalses de Entrepeñas y Buendía, en la cabecera del Tajo. Antes de conocer la decisión del Ministerio habían propuesto que durante esta primavera no se apruebe ningún trasvase, ya que "ha llovido mucho” en el Segura, hay reservas suficientes y por tanto “no es necesario enviar trasvases ni para beber ni para regar".

Remarca en este sentido que "si no queda más remedio, se vayan llevando el agua de los trasvases ya aprobados, con el agua reservada en Entrepeñas y Buendía", pero consideran que si no se aprueba ninguno más, podrían por lo menos llegar al verano con una lámina media en la cabecera que permita su aprovechamiento “como garantiza la ley, por encima de otros usos”. Además, subrayan que el agua de los últimos trasvases del río Tajo al Segura no se está usando "porque no hace falta en el Levante".

Principios de "prevención y precaución"

Pese a todo, el Ministerio afirma que su decisión ha tenido en cuenta la situación del Mar Menor y los efectos que el regadío produce en la laguna, en base a los “principios de prevención y precaución” que deben presidir la acción de las Administraciones Públicas. Así, el informe del CEDEX señala que, a 1 de febrero, el volumen embalsado en Entrepeñas y Buendía era de 616,4 hectómetros cúbicos y que queda un volumen autorizado pendiente de trasvasar de 50,4 hm3, por lo que resulta un volumen de embalse efectivo de 566,0 hm3, inferior al de referencia de 597 hm3 correspondiente al mes de febrero.

Por tanto, se constató que el sistema se mantiene en la situación hidrológica excepcional o nivel 3, que se inició en el mes de mayo de 2019. De igual modo, el informe del CEDEX refleja que, en los meses transcurridos desde el principio del año hidrológico, el total del consumo de las aguas con origen en el trasvase para el regadío ha sido de 13,3 hm3 de consumo, habiendo sido autorizado un volumen trasvasable para riego de 20,4 hm3.

Por otro lado, también se ha considerado el inicio del procedimiento aprobado este miércoles por la Junta de Gobierno de la Confederación Hidrográfica del Segura para declarar el mal estado químico de la Masa de Agua Subterránea del Acuífero Cuaternario del Campo de Cartagena.

Etiquetas
Publicado el
27 de febrero de 2020 - 16:24 h

Descubre nuestras apps

stats