Tres agentes aseguran que cerca de Esther Quintana solo se dispararon salvas

Los forenses concluyen que Quintana pudo ser herida por una pelota de goma

Agencias / eldiario.es

Barcelona —

Tres agentes de los Mossos d'Esquadra que integraban la unidad que durante la huelga general del 14-N actuó más cerca de Esther Quintana, la mujer que perdió un ojo según su versión por una pelota de goma, han asegurado hoy ante el juez que desde su unidad sólo se dispararon salvas, no balas de goma ni proyectiles de precisión.

'No los rompas', una campaña para exigir la prohibición de las balas de goma

'No los rompas', una campaña para exigir la prohibición de las balas de goma

Los tres mossos -el conductor de la furgoneta antidisturbios DRAGÓ 40 y dos agentes-, han comparecido hoy durante unas dos horas como testigos ante el titular el juzgado de instrucción número 11 de Barcelona, Francisco Maíllo, a raíz de la querella presentada por Quintana, que sostiene que perdió un ojo al recibir el impacto de una pelota de goma.

Según han informado fuentes judiciales a la agencia Efe, los tres agentes antidisturbios han negado ante el juez que el escopetero y el lanzador de precisión de la furgoneta DRAGÓ 40 dispararan pelotas de goma.

En su declaración, los agentes han sostenido que todos los integrantes de la unidad DRAGÓ 40, menos el conductor, bajaron de la furgoneta cerca de la zona donde se encontraba Quintana porque les estaban arrojando objetos y que el escopetero únicamente disparó salvas, bajo autorización de sus superiores, ya que en ningún caso le vieron armando su escopeta larga con pelotas de goma.

La furgoneta con la unidad DRAGÓ 40 estaba integrada por un subinspector -porque era la que dirigía el operativo "in situ"-, un lanzador de proyectiles de precisión, un escopetero de pelotas de goma y cuatro agentes, que son lo que habían sido citados hoy a declarar como testigos, aunque uno no ha podido comparecer por cuestiones de agenda.

Los antidisturbios bajaron de la furgoneta, según su versión, porque les estaban arrojando objetos, lo que llevó al escopetero a disparar salvas con autorización de su superior, que éste reflejó en un informe que consta en la causa, según las mismas fuentes.

Para poder disparar una pelota de goma se requiere la autorización del director de la Policía, si bien de lo investigado hasta el momento en el caso no aparece ninguna orden que autorice el uso de este material de dispersión.

Etiquetas
Publicado el
25 de febrero de 2013 - 20:02 h

Descubre nuestras apps

stats