eldiario.es

Menú

Ecologistas dudan de la calidad empresarial del proyecto de tierras raras

"No hay interés en dar información", afirman en referencia al proyecto de extracción minera previsto en varios pueblos de la provincia

También destacan la necesidad de determinar el riesgo de contaminación del proyecto y los costes que pueda tener para la economía de la zona

- PUBLICIDAD -
Rueda de prensa de Podemos y Ecologistas en Acción / Europa Press

Rueda de prensa de Podemos y Ecologistas en Acción / Europa Press

El colectivo Ecologistas en Acción ha protagonizado la primera rueda de prensa ciudadana de Podemos en este año, como organización integrada en la Plataforma 'Sí a la Tierra Viva', que rechaza el proyecto de extracción de tierras raras que la empresa Quantum ha solicitado en varios pueblos de la provincia de Ciudad Real. Jorge Acero, del área de Mundo Rural y Medio Ambiente de la formación morada, se ha encargado de presentar al responsable de Ecologistas en Acción Ciudad Real, Juan Pablo Castaño.

Tras un repaso sobre el origen, las cualidades y los usos de los elementos químicos que componen las tierras raras, el representante del colectivo ecologista ha pasado a exponer los detalles del proyecto. Según ha detallado, el conflicto de intereses entorno a este proyecto minero se acrecienta debido a la falta de información que sufren los vecinos. En su opinión, se trata de un aspecto que, tanto empresa como administraciones públicas, "no han sabido o no han querido resolver".

Castaño también ha expresado sus dudas sobre la calidad empresarial del proyecto y el balance de costes y beneficios que pueda generar. Además del coste que la minería a cielo abierto tiene para el aire, el suelo y el paisaje, ha señalado la intención de la compañía minera de emplear cada año 310.000 metros cúbicos de agua de boca procedentes del embalse de La Cabezuela. Igualmente, ha puesto en duda las estimaciones de creación de empleo ofrecidas por Quantum, las cuales según la empresa, llegarían hasta cien trabajadores durante diez años.

También ha destacado la necesidad de determinar el riesgo de contaminación del proyecto y los costes que pueda tener para la economía de la zona, así como la magnitud del impacto sobre flora y fauna, teniendo en cuenta que la zona acoge a especies protegidas como el águila imperial o el lince ibérico. Finalmente, ha destacado cómo algunos ayuntamientos de la zona ya se han posicionado a favor y en contra, como es el caso de los municipios de Torre de Juan Abad y Valdepeñas, respectivamente. En cualquier caso, Castaño ha matizado que es la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha quien puede autorizar o paralizar el proyecto.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha