eldiario.es

9

Los niveles de ozono perjudiciales para la salud se extienden por toda Castilla-La Mancha

El último informe de la calidad del aire de Ecologistas en Acción advierte de que en Castilla-La Mancha los niveles de dicha partícula se han extendido desde los principales focos de contaminación

Por otra parte, la asociación llama la atención de que los niveles de información en cuanto a la calidad del aire no permiten medir la incidencia de todos los contaminantes

Mapa del Ozono en Castilla-La Mancha

Ecologistas en Acción

Una vez más, Ecologistas en Acción ha elaborado el informe ‘La calidad del aire del Estado español’, un documento generado gracias a los documentos de las distintas Administraciones autonómicas y locales, a partir de las redes usadas para medir la contaminación. La organización señala que respirar “aire puro y sin riesgos para la salud” es un derecho “inalienable” de todos los seres humanos, advirtiendo también de que los daños a la salud producidos por la contaminación atmosférica están “sobradamente” demostrados.

Entre los contaminantes que la organización ecologista ha querido destacar como “más problemáticos” se encuentran las partículas en suspensión (PM10 y PM2,5), así como el dióxido de nitrógeno (NO2), el ozono troposférico (O3) y el dióxido de azufre (SO2). No sólo se han tenido en cuenta dichos elementos para evaluar los niveles de exposición a la contaminación, sino también otros, regulados legalmente, como el monóxido de carbono (CO), el benceno, los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP).

El ozono, presente en toda la Comunidad

En el caso específico de Castilla-La Mancha, los datos se pudieron obtener gracias a las 14 estaciones de control de contaminación de la Junta, si bien Ecologistas advierte de que existe una información “insuficiente” de partida. Por esto, instan a la Administración a mejorar la medición de la calidad de aire en la región debido a que en el territorio existen cinco “zonificaciones” distintas, una “particularidad” de la Comunidad Autónoma. Para el documento, Ecologistas ha usado la zonificación establecida para el dióxido de nitrógeno.

Entre los contaminantes con más incidencia que se pueden observar se encuentran el ozono troposférico, las partículas PM10, y el dióxido de azufre en la comarca de Puertollano, señalada de manera histórica por los niveles más altos de contaminación. Ecologistas señala que el ozono troposférico, el ‘malo’, afectó “igualmente” a toda la región con valores superiores a los recomendados por la Organización Mundial de la Salud. De hecho, afirman,  tres cuartas partes de las estaciones registraron más de 75 superaciones.

Ecologistas señala que las concentraciones que superan los objetivos establecidos por la normativa para este contaminante en particular se encuentran repartidas entre Madrid y Castilla-La Mancha, y algunas zonas del interior de Cataluña, Valencia, Murcia, Andalucía, Extremadura y Euskadi.  El ozono, afirman, afecta con mayor virulencia a las áreas rurales y suburbanas próximas a las grandes ciudades como Madrid o también diferentes zonas rurales de Andalucía, Castilla-La Mancha, Murcia o Valencia, entre otros.

Dos zonas de la región especialmente contaminadas

La asociación señala también que otras partículas, como las PM10, se extendieron de manera “muy importante” en todo el territorio con excepciones como los Montes de Toledo y que las estaciones registran superaciones de los valores recomendados. En el caso de las partículas PM2,5, sólo son medidas por cinco estaciones, algo “claramente insuficiente” para su valoración, aunque los peores valores se registraron, nuevamente, en Albacete y Puertollano. La comarca industrial de Puertollano se vio también especialmente afectada por el dióxido de azufre, con numerosas superaciones del valor medio diario recomendado.

En conclusión, Ecologistas recalca que el cuadro “general” de la región es el de dos zonas con elevada contaminación. Por un lado, el norte, la zona con grandes núcleos de población como  Guadalajara, Toledo, o Talavera de la Reina y autovías con mucho tráfico y, por el otro, la zona sur delimitada por la comarca de Puertollano.  La contaminación de estas zonas, junto a la de Madrid, se extiende por el resto del territorio en la forma de ozono troposférico y, como consecuencia, ”toda la población castellano-manchega respira un aire perjudicial para la salud según las recomendaciones de la OMS y la legislación vigente”. Además, puntualizan, la totalidad del territorio está expuesto a niveles de contaminación que dañan la vegetación.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha