El presunto mafioso ruso detenido en Alicante era afiliado al PP y untaba a policías para ayudar al candidato del partido en Altea

Registro de la Policía Nacional en una de las viviendas de la mafia rusa en Alicante.

El presunto mafioso ruso Alexey Shirokov, abogado y empresario residente en Benidorm y detenido esta semana en la mayor operación contra el crimen organizado del este en una década, era militante del Partido Popular y "pretendido lobista" de la formación conservadora en Altea (Alicante), según el auto de la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Benidorm al que ha tenido acceso elDiario.es. La Policía Nacional considera que el joven Shirokov orquestó una "red clientelar" para untar a políticos del PP y funcionarios policiales y de la Diputación de Alicante para facilitar gestiones, especialmente en materia de extranjería, con "regalos constantes".

Los investigadores adjudican a Shirokov el papel de "conseguidor" de la red mafiosa en varios municipios turísticos de Alicante. El detenido representaba en España a mafiosos del nivel más alto de la criminalidad organizada del espacio exsoviético, según los datos de la inteligencia policial de Europol, y era militante del PP de Altea. La Policía adjudica al presunto criminal el papel de "pretendido lobista" del PP. Los investigadores consiguieron pinchar los teléfonos de la red y han detectado conversaciones con varios cargos municipales del partido en Alicante, tal como ha informado este diario.

Alexey Shirokov hacía "regalos constantes" a sus interlocutores en el PP y en las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, según apunta la titular del Juzgado de Instrucción número 1 de Benidorm. En una llamada interceptada a un número de teléfono perteneciente a la Dirección General de la Policía y correspondiente a un tal Fernando, el representante de la mafia rusa en Benidorm pide ayuda para renovar el DNI de Jesús Ballester, candidato del PP a la alcaldía de Altea.

Shirokov, según la investigación, regalaba botellas de vino a funcionarios del ayuntamiento y a agentes de la Guardia Civil. El ciudadano de origen ruso detenido también reconoció en llamadas telefónicas intervenidas por la Policía que sobornaba a funcionarios del SUMA de la Diputación de Alicante (el organismo provincial encargado de la gestión de Alicante): "Allí son todos más o menos amigos", decía.

"Alexey Shirokov ha conseguido desplegar una extensa red clientelar cultivando la amistad y las relaciones personales y comerciales con personas de su entorno policial, administrativo y político", sostiene la jueza instructora del caso en el auto. El empresario de origen ruso ayuda a sus clientes "con cualquier necesidad comercial o administrativa" y representa en España a una serie de miembros del crimen organizado del este del más alto nivel, según los informes de la inteligencia policial que figuran en el sumario.

Alexey Shirokov es socio, según desvela el auto de la magistrada, de Kamil Mansurovich Kafirov, "presidente de la petrolera Ekoil y socio empresarial", que habría participado en "operaciones de transferencia de fondos sospechosos" de presuntos negocios del crimen organizado ruso del más alto nivel en la costa valenciana. El empresario asentado en Benidorm "forma parte de la red logística" de la mafia rusa en Alicante como representante y facilitador de todo tipo de gestiones ante la administración española, según indica el auto.

El detenido se encargaba de mover fondos de "políticos y empresarios rusos" y de "algunas personas vinculadas a la criminalidad organizada exsoviética" que estaban conectados con "empresarios españoles de alto nivel". Shirokov "conseguía acelerar y facilitar" la adquisición de la residencia en España para ciudadanos de origen ruso vinculados al crimen organizado cobrando una contraprestación económica que utilizaba para untar a funcionarios policiales .

El presunto representante de la mafia rusa era militante del Partido Popular de Altea y, a juicio de los especialistas en el hampa del Este de la Policía Nacional, era un "pretendido lobista del Partido Popular de Altea", que usaba sus contactos para su red clientelar en paralelo a sus actividades de presunto blanqueo de capitales. El presunto hampón negoció con clientes rusos varias inversiones económicas en la costa española, entre ellas la posibilidad de adquirir un supermercado de la cadena Mercadona, según apunta la magistrada.

Etiquetas
Publicado el
18 de diciembre de 2020 - 22:52 h

Descubre nuestras apps

stats