La portada de mañana
Acceder
El PSOE apela a la nueva posición del PP para llegar a pactos en políticas de Estado
La segunda ola, desde dentro de la UCI: "Pasan los meses y no vemos el final"
OPINIÓN | Picoletos novit curia, por Elisa Beni

Ictus en tiempos del COVID-19: siete síntomas para una detección precoz

Foto: StockSnap / Pixabay

A menudo solemos desconocer cuáles son los mayores riesgos para nuestra salud. Tal es el caso del ictus, o accidente cerebrovascular, la primera causa de muerte entre las mujeres adultas y la segunda entre los hombres hasta la llegada del COVID-19, así como la primera causa de discapacidad adquirida en el adulto y la segunda de demencia. Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), "cada seis minutos el ictus mata a una persona en España y se estima que un tercio de los pacientes que lo sufre fallece".

Además, según explica la Federación Española del Ictus (FEI) en el documento El impacto del ictus en Europa, un 30% de las personas que sufre un ictus y sobrevive queda con alguna incapacidad cognitiva o motora, sobre todo de movilidad y mantenimiento del equilibrio, así como con dificultades a la hora de hablar o incluso con déficits de aprendizaje y discernimiento.

En este sentido, ambos organismos señalan la importancia de la detección temprana de que se está padeciendo un ictus a partir de la identificación de sus síntomas. El tiempo es vital para frenar el daño cerebral; mucho más estos días en que la atención hospitalaria de urgencias y las unidades de cuidados intensivos están saturadas.

¿Qué es un ictus?

Para entender mejor la importancia de dicha detección precoz, hay que explicar primero en qué consiste un ictus. Se trata de un accidente de tipo vascular durante el cual el cerebro se queda sin irrigación, de modo que las neuronas mueren por anoxia o falta de oxígeno. De dicha muerte se derivan lesiones cerebrales totales o parciales.

El ictus puede tener dos orígenes distintos:

  • El primero y más habitual es la existencia de un trombo o un ateroma (taponamiento arterial) que impida la correcta irrigación del cerebro. Es lo que se conoce como ictus isquémico.
  • El segundo origen es un derrame cerebral por rotura de un vaso sanguíneo, denominado ictus hemorrágico.

La extensión de las lesiones cerebrales por la falta de oxígeno determinará el alcance de la disfunción, ya sea para tener como resultado una muerte cerebral, para sufrir lesiones severamente incapacitantes o bien para padecer solo daños leves y encarar una recuperación plena. Tanto desde la SEN como desde la FEI señalan que cuanto antes se detecte el ictus y se pueda llamar a emergencias, antes intervendrán los neurólogos y mayores serán las probabilidades de recuperación total.

Síntomas a los que prestar atención

Esta es la razón por la que es muy importante conocer los síntomas que deben hacernos reaccionar con rapidez. La SEN desglosa los siguientes como los más importantes y frecuentes:

  • La cara de repente nos pierde fuerza, nos cuesta gestualizar y hacer muecas
  • Esta debilidad se acompaña de la parálisis parcial del brazo o la pierna, a veces ambos, de un lado del cuerpo.
  • Sensaciones de hormigueo o de adormecimiento en la cara, el brazo o la pierna de un lado del cuerpo, sin llegar a la paralización y sin que tenga origen postural.
  • Pérdida repentina de visión, parcial o total, en uno o los dos ojos.
  • Alteraciones súbitas del habla que comportan dificultad para articular palabras y hacernos entender.
  • Dolor de cabeza repentino de intensidad considerable y sin causa aparente.
  • Dificultad para caminar, coordinar movimientos o mantener el equilibrio.

Si nos identificamos con estos síntomas de forma mayoritaria, es que precisamos atención médica inmediata y, llamando al 112, debemos ponernos en contacto con los servicios de emergencias para que nos atiendan lo antes posible. De la rapidez en la respuesta dependerá nuestra vida o el grado de nuestra recuperación.

Causas del ictus

Hay dos tipos de causas que aumentan la probabilidad de sufrir un ictus:

  • Causas no evitables: entre las que no podemos evitar están la predisposición genética (tensión alta, problemas de coagulación); la edad, puesto que a partir de los 55 años el riesgo crece considerablemente; y el sexo, dado que es más frecuente en mujeres.
  • Causas evitables: estas remiten según los hábitos de vida. Las dietas altas en azúcares y grasas saturadas, así como el abuso de la sal en personas hipertensas, aumentan el riesgo. También el sedentarismo, el alcoholismo y el tabaquismo. Eventualmente dormir poco también aumenta el riesgo de accidentes cerebrovasculares, entre otras patologías.

En consecuencia, la mejor prevención, al menos respecto a las causas que están en nuestras manos, son una dieta mediterránea equilibrada, con harinas integrales y minimizando los azúcares libres; dormir siete horas o más; hacer ejercicio moderado a intenso; reducir el alcohol y dejar el tabaco. Si padecemos algún tipo de trastorno del sistema circulatorio, es importante que realicemos controles periódicos y sigamos las indicaciones que nos dé nuestro cardiólogo.

Si no te quieres perder ninguno de nuestros artículos suscríbete a nuestros boletines

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats