Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Feijóo evita el enfrentamiento con Abascal tras la ruptura parcial de PP y Vox
Begoña Gómez vuelve a declarar entre dudas sobre su trabajo en la Complutense
OPINIÓN | 'Aquellos, los que les enterraron en vida', por Esther Palomera

La oda al fracaso de 'The disaster artist' gana la Concha de Oro en San Sebastián

The disaster artist, de James Franco

Mónica Zas Marcos

San Sebastián —

James Franco y su dulce homenaje al proyecto más ridículo que ha dado a luz el séptimo arte han conquistado San Sebastián. The disaster artist, sobre el rodaje de la llamada “peor película de la historia”, ha ganado la Concha de Oro.

El mismo sector que en su día humilló a la cinta de Tommy Wiseau, le recompensa quince años más tarde premiando a una película que es mucho más que una parodia. Es un homenaje a aquellos que persiguen los sueños más inverosímiles y saben recomponerse de las burlas.

Por la mañana, la comedia de los hermanos estadounidenses también ha recibido el Premio Feroz Zinemaldia, votado por la crítica cinematográfica de nuestro país.

El segundo premio más importante entregado por el jurado de la 65ª edición del festival, presidido por John Malkovich, ha sido para Handia. La cinta, rodada en euskera por los directores de Loreak, deslumbró por su técnica al narrar la fábula basada en hechos reales de un hombre muy alto que vivió en el siglo XIX, el gigante de Gipuzkoa.

Aunque los vascos Aitor Arregi y Jon Garaño sonaban fuerte después de la existosa Loreak y Franco convenció tanto delante de la cámara como detrás, la Concha de Plata a mejor director ha recaído sobre la argentina Anahí Berneri por Alanis. Ella es la segunda mujer en obtener el premio en los 65 años de historia del festival. Su quinta cinta se ha llevado al otro lado del Atlántico también el premio para la actriz principal, Sofía Gala, que se mete en los zapatos de una madre y trabajadora sexual.

Las dos mujeres han recibido una gran ovación en la gala de entrega en el Kursaal. Su película se atreve a jugar de forma valiente con los prejuicios del público, y el jurado de Malkovich lo ha sabido apreciar.

“Se lo dedico a las mujeres fuertes, que son las protagonistas de esta película. Unidas podemos todo, el futuro es nuestro”, ha dicho Gala.“Comparto este premio con todas las mujeres directoras de cine. Y con todas las mujeres que han inspirado la historia de Alanis, que nos la confesaron con mucho valor”, ha reconocido también Berneri.

Otro premio que auguraban las crónicas fue la Concha de Plata a mejor actor para el rumano Bogdan Dumitrache, por Pororoca. Su encarnación de un padre desesperado tras haber perdido a su hija se convirtió en la favorita instantánea, gracias también a la dirección de Constantin Popescu.

El paso de Rumanía por San Sebastián siempre da que hablar, ya sea por el salvaje reflejo de la angustia humana como por cualquier proyecto de otros como Cristian Mungiu o Cristi Puiu. Es un país que no suele defraudar. Pero este año ha dejado paso a Francia de nuevo como mejor representación del cine europeo. Custodia compartida, del director Xavier Legrand, critica la desprotección de las víctimas de maltrato y su director también ganó el León de Plata en Venecia.

El año pasado, el festival donostiarra premió a Yo, Daniel Blake antes que los Baftas como favorita del público. Una historia honesta con la pobreza y la frialdad del sistema sanitario británico que se opone al tono optimista del drama Three Billboards Outside Ebbing Missouri, ganador del premio del público de este año.

Por último, la sección Horizontes Latinos premia a la producción chilena Los perros. “Se lo dedico a todas las cineastas mujeres, que trabajamos solas a veces, y que somos mamás”, ha dicho la directora Marcela Said, cuya producción ha sido destacada entre todas las películas latinoamericanas presentadas en San Sebastián, incluida La cordillera, de Santiago Mitre.

Etiquetas
stats