"La mayoría de varones de nuestra generación estamos desconcertados con nuestro rol"

José A. Pérez Ledo @mimesacojea en la entrevista con eldiario.es

Una historia de amor que advierte contra sí misma desde la primera línea, para que nadie diga que no sabía a lo que iba. Y también una comedia de amor feminista. Esto es "Esto no es una historia de amor", el primer libro que publica Jose A. Perez Ledo, guionista, columnista y director de programas como Órbita Laika, y en ella nos mete en la cabeza de Daniel Durán, su protagonista, un joven que vive en Madrid y afronta su crisis de los 35 años.

Dani no se cree el amor romántico y piensa que es una mentira alimentada por la industria de Hollywood, por lo que resulta muy interesante y, sobre todo, gracioso ver lo que va sucediendo en la cabeza de alguien muy racional, casi neurótico, cuando se enamora. ¿O lo seremos todos?

Por esta y otras preguntas con mucho humor nos hace pasear mentalmente Pérez, desde 400 páginas de un diálogo interior del protagonista en el que es imposible no identificarse con él y sus relaciones, hasta el punto de que esta novela-comedia publicada por Planeta puede aspirar a ser el relato generacional de los millennials de nuestra época.

Conocemos a @mimesacojea por trabajos más relacionados con el humor, la divulgación científica y la televisión. ¿Cómo es esto de que su primer libro sea una novela, y además, romántica?

Es que en realidad no es una novela romántica, es una comedia romántica. Con lo cual el humor sigue estando ahí, sigue siendo una historia de amor. Desde hace mucho tiempo me apetecía contar dos cosas: una, una comedia romántica y dos, me apetecía hacer algo muy generacional, muy de los millennials, yo soy del 79, y muy de la generación de los 80.

¿Se considera millennial?millennial

Sí. Yo nací el 13 de diciembre de 1979, o sea no soy millenial por 20 días, entonces me quedaría fuera, sería como el último idiota de la generación Y o la X, no sé. Entonces le he planteado a Planeta eso y me dijeron que lo uniera, y así nace esta historia de amor.

Mi siguiente pregunta era esa, desde que empecé a leerla, más o además que una historia romántica me pareció un relato generacional. ¿Qué ve de interesante en la generación millenial para contarlo?millenial

Me apetecía escribir sobre nosotros, y quiero decir sobre nosotros siendo muy generosos: desde la gente que tiene veintimuchos años hasta los que tienen 45, un arco muy grande de generación. ¿Qué me parecía interesante? Todo: lo que hacíamos, cómo nos relacionamos entre nosotros, cómo vivimos el mundo, lo que nos habían prometido que sería el mundo frente a lo que hemos encontrado, nuestro papel frente a la sociedad.

Nos repitieron muchas veces que éramos la generación más preparada y cómo nos ha afectado eso en nuestras relaciones humanas. Hay un momento en el que el protagonista dice que somos una generación educada con dibujos animados japoneses, videoclips lánguidos y Los vigilantes de la playa, así que de partida, no se puede esperar mucho de una generación así.

El relato se plantea cuando Daniel Durán, el protagonista, tiene 35 años y sufre una crisis. ¿Esta es la crisis de los 40? ¿En esta generación ha cambiado algo para que la crisis de los 40 se adelante cinco años, o es algo puntual del personaje?

No sé si es puntual pero yo tuve la crisis de los 35. Yo sé que no existe, pero a lo mejor si la empezamos a tener mucha gente nos convertimos en un lobby y conseguimos que se considere como tal. Yo tuve esa crisis. Y no sé si es de los 40 o es otra distinta, es la de los 30 atrasada, es la de los 40 que se adelanta o es una propia de los 35.

El hecho es que lo que le pasa al protagonista es que se le juntan una serie de cosas en la vida, entre ellas que conoce a una chica, pero muchas más cosas y se empieza a replantear todo, se empieza a replantear su propia identidad, hasta quién es él y qué espera de la vida. Lo que viene a ser una crisis. Todo eso con humor, claro, es que así dicho parece una cosa supertriste y lánguida.

Al protagonista le gusta el jazz. No le preguntaré cuánto hay en el personaje principal de usted, sino cómo funciona eso en su caso: es más difícil cuando despega a los personajes de sus experiencias o al contrario es un aporte y le ayuda a construir mejor los personajes.

Yo lo que quería en la novela es que todo fuese muy de verdad. Que lo que pasa y lo que siente la gente fuese muy de verdad, más allá que luego se cuente con humor. Yo admiro mucho a la gente que te escribe una novela de espadachines en el siglo XVII y se documentan durante 20 años y lo escriben. Yo no sé hacer eso, no sé ni por dónde empezar. Yo escribo de lo que más o menos conozco. Y no ya un detalle de que les guste el jazz porque a mí me gusta, no me refiero a algo tan pequeñito, sino experiencias y la forma de relacionarnos que yo domino. No es tanto que haya autobiográfico sino que el universo en el que vive Dani es mi universo.

En ese sentido tiene frases que pones cuando piensas "aquí estoy poniendo demasiado de mí" o "esto no lo quiero compartir?". ¿Hay algún pudor por mostrarse en el personaje más de lo que quiere?

No porque de hecho hay muchas cosas que piensa Dani que las pienso yo, y otras que no. Sí he intentado que alguna cosa que pudiera ser graciosa o alguna relación humana que se me había ocurrido para la novela y que estaba muy basada en alguien que conozco, no lo he hecho, o lo he maquillado lo suficiente para que alguien no se pueda enfadar al verse claramente reconocido en una novela. Porque además las cosas que pienso nunca son de una persona, siempre son de dos. Casi todo lo que cuenta la novela depende de dos personas.

Quiero saber qué neurosis comparte con Dani Durán.

Unas cuantas. Una es su pánico a conducir. De hecho es una enfermedad y tiene un nombre y la tiene creo que el 0,2% de la gente. Él está convencido de que si coge el coche va a acabar atropellando a alguien o peor aún, algún gilipollas le va a matar a él. Está convencidísimo de que eso va a ocurrir. Entonces cuenta al principio de la novela que se apuntó a las clases de conducir cuando tenía 18 años y a la media hora lo dejó, y renunció a la conducción ya para toda su vida porque sudó tanto que hasta el profesor de la autoescuela le dio un clínex. Y eso me pasó a mí también.

Luego hay otras muchas, por ejemplo una que comparto y creo que muchos compartimos con Dani son los problemas de comunicación. Casi todo lo que le pasa en la novela es por su incapacidad de expresar claramente lo que piensa y lo que siente. Como está contado en primera persona, él llega a expresar justo lo contrario de lo que tú sabes que está pensando.

El protagonista, en su diálogo interior, opina todo el tiempo sobre diferentes temas, uno de ellos el feminismo. También se muestran a través del diálogo interior del personaje otras visiones sobre el matrimonio, la riqueza o la desigualdad.

También del capitalismo, el protagonista se pregunta si deberíamos vestir de cualquier manera sabiendo que las marcas hacen cosas feas en el Tercer Mundo.

¿Eso es parte del personaje o siendo columnista habitual de algunos medios (como eldiario.es o la Cadena SER) tenía claro que no podía dejar de mojarse con algunos temas?

Seguramente hay un poco de las dos cosas. Una es que yo quería que el protagonista sea buena persona, y yo entiendo muy claramente lo que es ser una buena persona. Para mí, es muy importante que el protagonista sea buena persona. Yo no podría dedicar un año y medio de mi vida a un tío que es un asco de persona.

¿No podría tener un protagonista que es malo?

No me apetece. Eso por un lado y probablemente, sí que haya algo de pudor, que quiero expresar algunas cosas claramente. Por ejemplo lo que se dice del feminismo. Hay varios puntos en los que habla, no tanto del feminismo, hay un momento en el que sí habla explícitamente del feminismo, pero él muchas veces está desconcertado por el rol de un varón de 35 años en 2016. Hay momentos en que está con mujeres en que no tiene muy claro qué hacer. Y él de forma cómica se pregunta qué es lo que tendría que hacer.

Yo creo que eso, te lo diré, nos pasa a la inmensa mayoría sino a la totalidad de los varones de nuestra generación que en ese sentido estamos un poco desconcertados, no sé si las mujeres también lo estáis. De hecho Dani en un momento de la novela sostiene que está seguro que no hay ningún hombre que sepa lo que hay que hacer exactamente en algunas situaciones. Pero seguro que Barbi nos ilustra al respecto en alguna columna.

Cuénteme dónde o como lee: electrónico, Kindle, papel. Los compra, se los recomiendan, es un ávido buscador de libros, cómo es como lector.

No, no soy un ávido buscador de libros, todo lo anterior es correcto. Yo tengo un Kindle, de hecho es mi tercer Kindle, y hay muchas cosas que compro dependiendo de mi impulso de compra. Por ejemplo, va a salir la tercera de Chirbes, y no la compraría probablemente en Kindle, me esperaría y cuando pase por una librería la compraré en papel, porque no es muy urgente.

Pero igual de repente alguien me dice: ha salido un nuevo libro en neurociencia del profesor Alonso. Me lo pasan por WhatsApp y me dicen "Léetelo porque te va a encantar" y por puro impulso me lo compro inmediatamente en Amazon. Eso sí que hago. ¿Dónde leo? En todas partes. Como viajo mucho, estoy fuera de casa un par de días, me llevo libros, últimamente en papel es cierto y no sé por qué, será porque he sacado uno yo en papel. Y luego leo mucho en casa, tanto en mi despacho como en la cama. Y cómics también, por cierto.

¿Qué cómics?

De todo tipo, desde superhéroes a novelas gráficas, tebeo europeo, y español últimamente, que es maravilloso todo lo que se está haciendo en España. El cómic en el papel, siempre. Tengo la aplicación de Marvel y de DC y algunos me los descargo pero son carísimos.

¿Qué está leyendo ahora?

Un libro que se llama Gente peligrosa, de Philipp Blom. Es un libro sobre los clubs de té, los salones de té en París donde se reunía la Ilustración antes de la Revolución Francesa. Y fue el momento probablemente intelectualmente más estimulante de Europa en el que se juntaban Diderot, D'Alembert, Rousseau, es el momento en el que se gesta la Enciclopedia por ejemplo. En esos salones, hombres que hablaban mientras cenaban, se escribe la Enciclopedia. Estaban todos los chicos listos que han gestado nuestro pensamiento contemporáneo. En mi opinión, es maravilloso, y lo que cuenta es increíble.

Has escrito el libro en un año y medio, supongo que hay que ser metódico. ¿Cuáles fueron sus rituales para escribir?

Metódico en mi caso no es problema porque como yo escribo para radio, tele, prensa y para más cosas, además dirijo tele, casi todos los días tengo alguna entrega a una hora determinada, tengo que entregar unos chistes determinados sobre la actualidad, mis hábitos de escritura están muy firmes. Para hacer la novela, como obviamente no podía dejar ningún trabajo, lo que hacía es lo que creo que hace todo el mundo cuando escribe una novela en este país al menos: cuando acabas tu trabajo de verdad te pones con la novela.

Entonces yo prácticamente todos los días, lo que incluye fines de semana por supuesto, al acabar mis entregas, mi trabajo de verdad, yo cerraba el navegador, cerraba las cosas de ciencia, apagaba el teléfono, me aislaba por completo y me dedicaba una o dos horas cada noche o a veces más si encontraba un buen filón, al mundo de Dani y sus relaciones. Y además fue muy liberador, que es, creo, una de las cosas bonitas de la novela, que te saca de los titulares, por decirlo así en un eslogan, te aleja mucho de los titulares aunque sigue estando presente la crisis y la situación de España sobrevuela, pero en otros términos.

Leyendo el libro es fácil imaginarse una comedia cinematográfica, ¿es porque es un guionista de la tele el que la escribe de esta manera, o ya hay algún plan para llevarla al cine o a la televisión? Y si así fuera ¿quiénes le gustaría que la protagonizaran?

No lo escribí pensando en la película, de hecho la novela entera son 400 páginas de monólogo interior, que sería complicado convertir en guión.

Por el monólogo interior, no tiene por qué, The Martian también lo es y ya ve la película.The Martian

Sí, y 500 días juntos, y Begin Again sería una referencia buena, sí se puede pero habría que sentarse a trabajar como guionista. Es cierto que se puede y se podría adaptar fácilmente a cine. De hecho es una metacomedia romántica: es una comedia romántica que se burla de las comedias románticas continuamente, incluso tendría sentido. A mí me encantaría que lo protagonizara Quim Gutiérrez. Creo que sería fantástico, me parece que es un actorazo. No puedo decir que lo escribiera pensando en él ni mucho menos. Pero el otro día vi Primos y me pareció que ahí estaba estupendo, estaba enorme y por edad ahí encaja porque Quim Gutiérrez tiene ahora 35-36 años, la misma edad del protagonista. Y ya puestos a pedir, que lo dirija Daniel Sanchez Arévalo.

¿Qué está haciendo? ¿Cuáles son sus proyectos para este año?

Ahora mismo estoy diseñando más que preparando un nuevo programa, que espero hacer este año. Otro programa que va a ser también de televisión divulgativa y de humor. Simplemente se está diseñando y hay alguna cadena interesada.

¿Es la parte dos de Órbita Laika?Órbita Laika?

No, es un nuevo programa. Órbita Laika en lo que a mí respecta, se ha acabado. Es un nuevo programa y con otra cadena de televisión y que también será de contenido divulgativo y con comedia. Por ahora lo que estamos trabajando pinta muy bien. Con Ángel Martín también.

¿En qué se va a parecer o en qué no se va a parecer a Órbita Laika?Órbita Laika?

Órbita Laika es el programa que Ángel y yo hemos hecho juntos, está y es nuestro aprendizaje por separado y encima en común, por eso creo que vamos a intentar que de Órbita Laika esté lo que hemos aprendido que hay que hacer y lo que hemos aprendido que no hay que hacer.

¿En qué fecha vamos a verlo?

No sé la fecha pero este programa se va a ver este año.

Sólo me queda la pregunta por el chico de la contraportada. ¿Quién es?

Mira, es un señor que parte de mí pero luego es una versión muy mejorada. Tengo la teoría de que la persona que ha retocado la foto ha estado más tiempo que yo escribiendo el libro. Probablemente ha estado dos años y cuarto. Me encantan sus ojos miel, no te lo voy a negar. Yo he creado ya la leyenda de que es un primo mío venezolano que le pedí una foto y la he puesto ahí. ¿No me digas que no es un chaval atractivo?

Etiquetas
Publicado el
18 de enero de 2016 - 20:03 h

Descubre nuestras apps

stats