eldiario.es

Menú

Cultura

#DEN2015: La prioridad era el turismo, no la Cultura

La Cultura pasó de puntillas por el Debate del Estado de la Nación y sólo hubo algunas referencias al IVA cultural por parte de Pedro Sánchez y Josep Antoni Duran i Lleida

Rajoy respondió que se había priorizado al turismo "porque supone el 11% del PIB" frente a la aportación cultural

- PUBLICIDAD -
Rajoy no cierra la puerta a rebajar en el futuro el IVA cultural

Rajoy justificó el IVA cultural por darle prioridad al turismo

La Cultura apenas pasó de puntillas por el Debate del Estado de la Nación celebrado ayer en el Congreso, a pesar de ser uno de los sectores más golpeados en los últimos tres años y medio,. Nada sorprendente. En años anteriores también fue la gran ausente, pese al cierre continuado de empresas, pérdida de empleos en el sector y disminución en el consumo de los productos culturales.

Sin embargo, esta vez quedó claro el porqué, según el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy: “La prioridad era el turismo y la hostelería”. Así se lo espetó al diputado de CiU, Josep Antoni Duran i Lleida cuando este le pidió una bajada del IVA cultural, el gran quebradero de cabeza de este sector. Mientras el diputado le hacía ver que este tipo impositivo es el más alto de toda la zona Euro y tan solo es superado por el que pagan los ciudadanos de Reino Unido, Rajoy debía apuntar en su cuaderno la respuesta en letras mayúsculas: era inevitable. “Soy consciente de que el IVA cultural ha levantado una gran polémica, no subimos los impuestos porque nos guste. Tuve que subir el IRPF a los 10 días porque si no estaríamos quebrados. Como siempre en la vida hay que priorizar. Y dimos prioridad al sector del turismo y la hostelería, que suponen el 11% del PIB”, respondió el presidente. Cierto, el sector cultural solo es el 4% y eso no debe ser suficiente para este Gobierno.

Nada de Ley de Mecenazgo

Es más, a continuación, Rajoy, siguiendo la estela triunfalista que ya había mostrado por la mañana, enumeró las conquistas de su Gobierno en materia cultural como la mejora de las deducciones a las producciones cinematográficas, las medidas para que las empresas tengan que cotizar en España las ventas de libros electrónicos y los nuevos incentivos fiscales a los espectáculos en vivo. Pero se le olvidó decir que estas reformas no han alcanzado ni de lejos lo que le había pedido el sector, como las deducciones al cine, que pasaron sólo del 18% al 20%, y que algunas, como la que tiene que ver con los ebooks, parten de directivas europeas que España tiene que cumplir. Y quedó claro que no hay mucho interés en bajar el IVA cultural aunque Rajoy también señaló que es "una línea en la que debemos profundizar en el futuro".

Poco más ha hecho el ministerio que gestiona José Ignacio Wert en estos años. Durán i Lleida también se lo recordó: “¿Dónde está la ley de mecenazgo? CiU presentó una propuesta y nos dijeron que harían una cuando llegaron los Presupuestos Generales del Estado”. Es evidente que a estas alturas no hay ninguna ley y esta ya está descartada para lo que queda de legislatura. Quizá por ello, Rajoy ni siquiera le contestó a esta mención, más allá de las tímidas reformas en las deducciones.

Garzón cita a Machado

Esta fue la única discusión en la que se habló de cultura. Pedro Sánchez, que entró en tromba contra el Gobierno en la que era su primera incursión en el Debate como Secretario General del PSOE, apenas mencionó en el primer turno, y casi de pasada, “la subida del IVA cultural” y que Rajoy no había hablado de la industria cultural en su oratoria inaugural. Tampoco Alberto Garzón, portavoz en sustitución de Cayo Lara de Izquierda Plural junto a Joan Coscubiela, hizo reclamaciones para la cultura, aunque recordó cómo este Gobierno ha llevado a la sociedad a la precariedad en todos los sectores. Y también citó a Antonio Machado al señalarle a Rajoy que “en los trances duros, los señoritos invocan a la patria y la venden”. Al menos una mención a un poeta.

No hubo más. Ni siquiera se habló de la Ley de Propiedad Intelectual, criticada por todos los sectores implicados, y a la que Pedro Sánchez apenas dedicó unos segundos de su discurso. Tampoco se dijo nada de los recortes en la inversión cultural –Durán i Lleida hizo un apunte obviando los que se han cometido en Cataluña-. Excepto algunos exabruptos posteriores como llamar Birdman a Rajoy, como hizo Joan Baldoví, la Cultura fue, una vez más, la gran olvidada, como lo ha sido en los últimos tres años y medio, pero esta vez se expusieron las razones: bares, tapas y sol.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha