eldiario.es

9

Con el sistema de alertas contra la corrupción 'Satan' casos como Gürtel o Taula "no se hubieran producido"

La Generalitat Valenciana prevé implantar esta herramienta para la prevención de la corrupción antes de que acabe la legislatura

La aplicación del concurso público en todos los casos de fraccionamiento de contratos hubiera posibilitado un ahorro de unos 200 millones de euros anuales a la Administración autonómica

El conseller de Transparencia, Manuel Alcaraz, en la presentación del sistema de alertas para prevenir la corrupción (Saler)

El conseller de Transparencia, Manuel Alcaraz, en la presentación del sistema de alertas para prevenir la corrupción (Saler)

La Generalitat Valenciana tiene previsto implantar el sistema de alertas para la prevención de la corrupción (Saler, aunque popularmente es conocido con el nombre de su versión anterior como Satan) antes de final de mandato, con un plan de difusión a desarrollar la próxima legislatura (2019-2021). Se viene trabajando en esta herramienta, impulsada por la Conselleria de Transparencia y desarrollada por la Universidad Politécnica de Valencia con un presupuesto que ha rondado los 113.000 euros en dos años, desde principios de 2016 y su objetivo, tal y como explica el subsecretario autonómico Alfonso Puncel, no es tanto detectar casos de corrupción como servir de herramienta a los gestores públicos (políticos y funcionarios) para que todo se haga "conforme a la ley". 

"Queremos obtener resultados pero no buscamos culpables ni el castigo", insiste Puncel, quien sostiene que Saler es "una ayuda para que el sistema funcione correctamente, y para ello es necesario detectar los errores que se producen". En este sentido, y a modo de ejemplo, el subsecretario autonómico subraya que, de haberse aplicado el concurso público a todos los contratos fraccionados se calcula que podría haberse conseguido un ahorro de unos 200 millones de euros al año en el periodo 2013-2018, "el equivalente al cinco por ciento de este tipo de adjudicaciones".

Puncel va más lejos al asegurar que, con una herramienta como Satan, casos como Gürtel o Taula "no se habrían producido". "Hubieran saltado las alarmas por todas partes", tanto por el volumen de las contrataciones como por la falta de informes, por las desviaciones, las subcontrataciones, las relaciones entre las empresas adjudicatarias... 

A disposición de la Inspección General de Servicio

El principal objetivo de esta herramienta, incluida en la Ley de Transparencia y que está a disposición de la Inspección General de Servicio, es la prevención de las malas prácticas por medio del control de las distintas bases de datos de la administración, que se cruzarán para detectar posibles irregularidades (casos de fraccionamiento de contratos, conflictos de intereses, empresas pantalla...) para corregirlas y evitar que se puedan producir casos de corrupción. En el caso de detectar cualquier tipo de irregularidad, será remitida al organismo correspondiente para que sea investigada: Agencia Antifraude, Fiscalía, Tribunal de Cuentas... 

Saler -o Satan- ha sido presentado esta misma semana en una jornada en la que han participado el conseller de Transparencia Manuel Alcaraz; el subsecretario de la Conselleria de Transparencia, Alfonso Puncel; el director general de Tecnologías de la Información y la Comunicación, Pedro Pernías; y los responsables técnicos del proyecto Jon Ander Gómez y César Peris, de la Universidad Politécnica de Valencia. "Con este acto, finalizamos una etapa e iniciamos una nueva fase, que es la de la implantación del sistema", ha manifestado Puncel, que ha explicado que durante la fase de pruebas se ha trabajado con el histórico de casos reales, con datos 'muertos', para comprobar la fiabilidad de la metodología.

En este sentido, Alcaraz no ha dudado en sentenciar que el día que Satan esté funcionando al cien por cien "será muy difícil evitarlo". En el momento en que salte una alerta, la Inspección lo explorará "detalladamente", ya que en la actualidad la mayoría de las alertas son "falsos positivos". Por eso, insisten en que se trata de una herramienta viva y en constante evolución, que irá evolucionando conforme el sistema sea capaz de cruzar y discriminar más datos de diferentes bases de información. 

La Conselleria de Transparencia no cierra la puerta a exportar este sistema a otras administraciones para que puedan implementarlo, si así lo consideran.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha