El Tribunal de Cuentas de la UE reprueba a Frontex, la guardia de fronteras comunitaria

El director ejecutivo de la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex), Fabrice Leggeri, en el puerto de Algeciras (Cádiz).

Ni cumple con su mandato, ni está preparada para funciones más ambiciosas ni es transparente con el dinero que gasta y, además, tampoco hace evaluaciones sobre su desempeño. Es el demoledor veredicto de los auditores del Tribunal de Cuentas de la Unión Europea sobre Frontex, la guardia de fronteras comunitaria.

La investigación interna de la agencia de fronteras de la UE constata devoluciones de migrantes "sin clarificar" en el Egeo

La investigación interna de la agencia de fronteras de la UE constata devoluciones de migrantes "sin clarificar" en el Egeo

Así, "la agencia de fronteras de la UE, Frontex, no ha sido suficientemente eficaz para ayudar a los Estados miembros en la gestión de las fronteras exteriores de la UE", según un informe especial publicado por el Tribunal de Cuentas Europeo este lunes. "El apoyo de Frontex no es adecuado para combatir la inmigración ilegal y la delincuencia transfronteriza", dicen los auditores, que concluyen que "que Frontex no ha cumplido plenamente el mandato que recibió en 2016" y "ponen en duda su capacidad para ejecutar de forma eficaz la nueva función operativa que se le ha asignado".

Frontex se creó en 2004 para abordar problemas fronterizos de la UE (terrorismo, tráfico y tráfico de migrantes, por ejemplo) junto con las autoridades nacionales. El mandato de Frontex se ha ampliado gradualmente desde su creación, al igual que su presupuesto (de 19 millones de euros en 2006 a 460 millones de euros el año pasado). No obstante, los auditores de la UE han descubierto que "Frontex todavía no está apoyando satisfactoriamente a los Estados miembros en la gestión de las fronteras exteriores de la UE".

"Las tareas de Frontex en las fronteras exteriores de la UE son fundamentales para la lucha contra la delincuencia transfronteriza y la inmigración ilegal", ha dicho Leo Brincat, miembro del Tribunal de Cuentas Europeo responsable del informe. "Sin embargo, Frontex no está cumpliendo con ese deber de manera eficaz. Esto es especialmente preocupante en un momento en el que a Frontex se le asignan responsabilidades adicionales".

En 2016, Frontex recibió un mandato para ayudar a los Estados miembros a combatir la inmigración ilegal y la delincuencia transfronteriza. Sin embargo, los auditores han encontrado "lagunas e incoherencias en el intercambio de información, lo que obstaculiza la capacidad de Frontex y de los Estados miembros para controlar las fronteras exteriores y responder cuando sea necesario. Además, las actividades de análisis de riesgos y evaluación de la vulnerabilidad no siempre están respaldadas por datos completos y fiables. Por último, las operaciones conjuntas en el marco de la delincuencia transfronteriza aún no están suficientemente incorporadas en las actividades cotidianas de Frontex".

Además, "os auditores también señalan "la ausencia de informes sobre la eficiencia y los costes de Frontex". Y añaden: "Aunque comunica ampliamente sobre sus actividades, Frontex rara vez analiza su desempeño o el impacto de sus actividades. Tampoco proporciona información sobre el coste real de sus operaciones conjuntas".

En este sentido, los auditores constatan que "la última evaluación externa de Frontex se publicó en julio de 2015. Además, cuando se aprobó el nuevo reglamento de Frontex en 2019, no se había incluido ninguna evaluación previa. Pero hubo un cambio fundamental en la actividad de Frontex, transformando su papel de una función de apoyo y coordinación a la de un servicio operativo. Para cumplir su nuevo mandato, Frontex tendrá hasta 10.000 efectivos operativos a su disposición para 2027 (eran 750 en 2019), aunque todavía no está claro si podrán funcionar como se esperaba".

El Tribunal de Cuentas constata que "se espera que su presupuesto se duplique a alrededor de 900 millones de euros anuales, una gran cifra que se decidió sin determinar qué necesitará Frontex para llevar a cabo su nuevo mandato y sin ninguna evaluación de su impacto en los Estados miembros. Como resultado de todo esto, dado que Frontex aún no se ha adaptado a los requisitos de su mandato de 2016, los auditores consideran que aún no está preparada para implementar su mandato de 2019 de manera efectiva".

Frontex está siendo investigada por la Defensora del Pueblo, pero también por la Oficina Antifraude (OLAF) de la UE a consecuencia de las devoluciones en el Egeo, asunto por el que un grupo de eurodiputados está promoviendo una comisión de investigación en la Eurocámara. Además, la Comisión Europea ha enviado una carta al director del organismo, Fabrice Leggeri, en la que le acusa de haber "obstruido" y "retrasado" la puesta en marcha de los controles internos e independientes previstos en el reglamento de Frontex. Al mismo tiempo, el medio EUobserver ha publicado que el organismo ha gastado más de dos millones de euros desde 2015 en celebraciones.

Además, la investigación interna de la agencia de fronteras de la UE constató devoluciones de migrantes "sin clarificar" en el Egeo: el informe del Frontex Management Board Working Group ha denunciado graves problemas de funcionamiento de la agencia dirigida por Fabrice Leggeri, quien este jueves en la Eurocámara ha rechazado todas las acusaciones.

Tiene sentido pensar que una auditoría externa será más objetiva, fría y exhaustiva que una auditoría interna. En el caso de Frontex y las sospechas de violaciones de derechos humanos en el Egeo, así como de devoluciones irregulares, el informe interno de la agencia europea de fronteras ni exonera a Frontex ni a la Guardia Costera griega. Sin ser una investigación llevada a cabo por personas independientes o entidades humanitarias, el documento critica las deficiencias de la agencia de Fabrice Leggeri en términos de supervisión, presentación de informes, contratación y otros aspectos cruciales.

El grupo de trabajo de la agencia (Frontex Management Board Working Group) sostiene que, después de todos estos meses –Der Spiegel publicó la noticia en noviembre pasado–, cinco devoluciones aún siguen sin aclararse, debido a "deficiencias y a la necesidad de mejorar el sistema de reporte y supervisión".

"No ha sido posible resolver completamente los incidentes más allá de toda duda razonable", dice el informe, "al mismo tiempo, no se ha podido demostrar que las autoridades turcas no hayan asumido la responsabilidad del regreso seguro de los migrantes o que los migrantes no llegaran a las costas griegas de manera segura. No hay indicios de personas heridas, reportadas como desaparecidas o muertas en relación con los incidentes".

El informe, además, afirma: "Los déficits y la necesidad de mejorar el sistema de información y seguimiento ya se han descrito en el informe preliminar. Estas deficiencias conducen (entre otras cosas) al resultado de que el Grupo de Trabajo no haya podido aclarar completamente los cinco incidentes investigados".

Etiquetas
Publicado el
7 de junio de 2021 - 17:53 h

Descubre nuestras apps

stats