eldiario.es

9

Bruselas reclama a España 9.617 millones en ajustes estructurales, siembra dudas sobre las pensiones y pide unos presupuestos "lo antes posible"

"Los Estados miembros con niveles muy altos de deuda, como Bélgica, Francia, Italia y España, deberían aprovechar el menor gasto de intereses para reducir su deuda", afirma el vicepresidente Valdis Dombrovskis

"No han aprovechado la bonanza para sanear sus haciendas públicas", reprocha Dombrovskis

La evaluación de España se hace sobre el borrador de presupuestos prorrogados enviado el 15 de octubre: "España debe presentar nuevas cuentas ajustadas a las reglas"

DOCUMENTO | La Comunicación de la Comisión Europea

60 Comentarios

Ms Nadia CALVIÑO, Spanish Minister of Economy; Mr Pierre MOSCOVICI, European Commissioner for Economic and Financial Affairs, Taxation and Customs.

Nadia Calviño y Pierre Moscovici, comisario de Asuntos Económicos. European Union

Bruselas alerta a España de desvíos de deuda y déficit, y apremia a que el nuevo Gobierno envíe unos presupuestos "lo antes posible". Y reprende al Gobierno: "No ha aprovechado la bonanza para sanear sus haciendas públicas. En 2020 no hay ajuste, incluso tiene prevista expansión económica". La Comisión Europea ha presentado este miércoles su Paquete de Otoño, un análisis de los presupuestos presentados por los países. Si bien hay algunos, como España, que siguen prorrogando los anteriores. 

De acuerdo con las evaluaciones de la Comisión, Bélgica, España, Francia, Italia, Portugal, Eslovenia, Eslovaquia y Finlandia, los proyectos de planes presupuestarios suponen "un riesgo de incumplimiento del Pacto de Estabilidad y Crecimiento en 2020. La aplicación de los planes de estos Estados miembros podría dar lugar a un importante desviación de los planes de ajuste hacia el objetivo presupuestario a medio plazo", afirma Bruselas.

En los casos de Bélgica, España, Francia e Italia, también se proyecta el incumplimiento del índice de reducción de la deuda. 

El vicepresidente de la Comisión Europea Valdis Dombrovskis ha señalado que hay ocho Estados que "corren el riesgo de no respetar el pacto de Estabilidad y crecimiento", y ha pedido "que adopten todas las medidas necesarias para garantizar que el presupuesto respete el pacto".

"De ellos nos preocupa lo que más niveles de deuda tienen", ha dicho Dombrovskis, "Francia. Bélgica y España, con una deuda de casi del 100%; e Italia, que rebasa el 136%. No creemos que puedan respetar las reglas. No han aprovechado la bonanza para sanear sus haciendas públicas. En 2020 no hay ajuste, incluso tienen previsto expansión".

Bélgica y España han presentado presupuestos prorrogados, y pedimos planes actualizados con la regla de estabilidad y crecimiento.

Hace un mes, Bruselas ya señalaba que el déficit estructural era del "0,1% del PIB, que no alcanza el ajuste estructural recomendado del 0,65% del PIB" –venía a reclamar unos 6.400 millones en ajustes que el futuro Gobierno tendría que ejecutar con más impuestos o menos gasto– ; que se "proyecta una tasa de crecimiento nominal del gasto público primario neto del 3,8%, que supera el máximo recomendado del 0,9%"; y que "no se garantiza el cumplimiento de la regla de déficit y de deuda en 2020, y se apunta a un riesgo de desviación significativa durante 2019 y 2020". Ahora, Bruselas eleva ahora el ajuste a 0.8 puntos del PIB, lo que suponen 9.617 millones. 

Bruselas, además, muestra sus dudas "sobre la sostenibilidad del sistema de pensiones". En su evaluación, recoge el coste de la revalorización vinculada al IPC y, también, la subida de los salarios públicos del 2%. "El Proyecto de Plan Presupuestario se basa en medidas adoptadas hasta la fecha, sin nuevos ingresos planificados. Sin embargo, el Proyecto de Plan Presupuestario incluye gastos, que ascienden a un rango entre 4.700-6-000 millones, (un 0.4%-0,5% del PIB) en 2020 que se dividen en las siguientes categorías: el aumento salarial en el sector público según los acuerdos sindicales 2018-2020 (3.264-4.575 millones de euros) y la vinculación de las pensiones en 2020 basada en el IPC del 0,9% (1.404 millones)".

Y afirman fuentes comunitarias: "Siempre nos ha preocupado la sostenibilidad de las pensiones en España, y dada la curva demográfica y que se prevén unos gastos pero no cómo afrontarlos... Siempre ha sido un asunto que nos ha preocupado. Se pueden aumentar los gastos, pero hay que ver cómo lo financias en el tiempo".

Evaluaciones 

La comunicación del Ejecutivo comunitario resume la evaluación de los proyectos de planes presupuestarios 2020 presentados por los Estados miembros de la zona del euro.

Éstos incluyen prórrogas presupuestarias de países como Austria, Portugal y España, que celebraron elecciones nacionales entre finales de septiembre y la primera quincena de noviembre, y Bélgica, debido al proceso de formación del gobierno en curso.

La Comisión ha evaluado todos los proyectos, así como la situación presupuestaria general y las perspectivas en la zona del euro en su conjunto. En línea con la práctica anterior, la Comisión también ha evaluado la posición fiscal agregada para la zona del euro. Así, se pronostica que Bélgica, España, Francia e Italia se mantendrán muy por debajo de sus objetivos presupuestarios a medio plazo en 2020.

Los borradores con prórrogas presupuestarias presentados por Bélgica y España también proyectan que su saldo estructural en 2020 se alejará más de su objetivo presupuestario a medio plazo, mientras que en el caso de Portugal el saldo estructural en 2020 estará más cerca de su objetivo presupuestario a medio plazo como resultado de la revisión a la baja de sus objetivos.

Desde la corrección de sus déficits excesivos en 2017 y 2018, respectivamente, Francia y España han estado sujetas a la regla de deuda transitoria, que no se prevé que cumplan en 2019 o 2020. Se espera que Portugal cumpla con la regla de deuda transitoria en 2019 y con el índice de referencia de reducción de deuda en 2020.

Bélgica, España, Francia e Italia muestran saldos primarios decrecientes o incluso negativos, con una deuda que solo disminuye marginalmente o no disminuye en absoluto, según el pronóstico de otoño de la Comisión para 2019.

Esos Estados miembros de la zona del euro no tienen suficientemente en cuenta sus elevados déficits estructurales y sus niveles de deuda históricamente elevados. Además, no están aprovechando lo suficiente los recientes descensos en los gastos por intereses para reducir sus ratios de deuda.

Si no se reduce la deuda pública, puede aumentar el riesgo de una mayor presión del mercado en los países con una deuda pública elevada en el futuro, lo que podría tener efectos indirectos negativos en los mercados de deuda pública de otros Estados miembros de la zona del euro, afirma Bruselas.

Varios de los Estados miembros de la zona del euro que se enfrentan a los mayores desafíos de sostenibilidad han presentado proyectos de planes presupuestarios prorrogados por las elecciones generales recientes o futuras (Bélgica, España y, en menor medida, Portugal). Esto subraya la importancia de que los Estados miembros de la zona del euro incluyan las medidas adicionales necesarias en los proyectos de planes presupuestarios actualizados, estableciendo las expectativas correctas sobre cómo corregir ese deslizamiento en un entorno de alta deuda.

Esos proyectos de planes presupuestarios actualizados deben presentarse a la Comisión y al Eurogrupo lo antes posible una vez que se haya formado el nuevo gobierno.

Para ocho Estados miembros de la zona del euro (Bélgica, España, Francia, Italia, Portugal, Eslovenia, Eslovaquia y Finlandia), los proyectos de planes presupuestarios suponen un riesgo de incumplimiento de los requisitos para 2020 del Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

En el caso de Bélgica, España, Francia e Italia, esos riesgos se relacionan tanto con la reducción insuficiente del alto nivel de deuda pública como con la desviación significativa proyectada de la ruta de ajuste hacia su respectivo objetivo presupuestario a mediano plazo.

España corrigió su déficit excesivo en 2018, ya que el déficit general cayó al 2,5% y se espera que disminuya aún más, según las previsiones de otoño de la Comisión para 2019. Se espera que Bélgica, España, Francia e Italia tengan déficits superiores al 2% del PIB.

En general, existen diferencias entre los saldos fiscales proyectados de los Estados miembros de la zona del euro en 2020 según los proyectos de planes presupuestarios y las previsiones de otoño de 2019 de la Comisión, aunque la Comisión es particularmente más pesimista para Eslovaquia, España, Eslovenia y Malta.

Sin embargo, se espera que varios Estados miembros de la zona del euro
se mantengan muy por debajo de sus objetivos presupuestarios a medio plazo en 2020, según el Previsión de otoño de la Comisión para 2019: España (-3,2 pps.), Italia (-3 pps.), Bélgica (-2,4 pps.) y Francia (-2.2 pps.).

De los miembros de la zona del euro, la Comisión prevé que Bélgica, España, Italia, Finlandia y Eslovaquia se alejarán aún más de sus objetivos presupuestarios a medio plazo en 2020.

Se espera que Francia y España mantengan sus índices de deuda por debajo pero cerca del 100% en 2020, y que algunos Estados miembros altamente endeudados de la zona del euro tengan que hacer esfuerzos para ajustes estructurales (Francia y Portugal) o para emprender una expansión (Bélgica, Grecia, España, Italia y Chipre) en 2020, según las previsiones de otoño de la Comisión para 2019. Habiendo dicho eso, Bélgica, España, Francia e Italia muestran saldos primarios decrecientes o incluso negativos, lo que indica que tienen margen para reducir sus cargas de deuda más rápidamente, según el pronóstico de otoño de la Comisión para 2019.

Desde la salida del Procedimiento de Déficit Excesivo en 2017 y 2018, respectivamente, Francia y España han estado sujetas a la regla de deuda transitoria que no se prevé que cumplan en 2019 o 2020. Por el contrario, se espera que Grecia y Portugal cumplan con la regla de transición de la deuda en 2019 y con el punto de referencia de reducción de deuda en 2020.

También se identifican vulnerabilidades fiscales a corto plazo para Francia y España. Las políticas de Bélgica, España, Francia e Italia no tienen suficientemente en cuenta sus déficits estructurales y la política monetaria. Según las previsiones de otoño de 2019 de la Comisión, los Estados miembros de la zona del euro tienen una tendencia a la baja o incluso negativa en saldos primarios, con una deuda que solo cede marginalmente o no disminuye en absoluto.

Para Eslovenia y España, una evaluación de la incertidumbre ya se llevó a cabo en la primavera de 2019. En el caso de España, se estableció un requisito de una tasa de crecimiento máxima del gasto público primario neto del 0,9%, correspondiente a un ajuste estructural anual del 0,65% del PIB en 2020 en las Recomendaciones del Consejo de 9 de julio de 2019. Las evaluaciones de otoño de 2019 confirman el alto grado de incertidumbre que rodea a Eslovenia y España.

El vicepresidente Valdis Dombrovskis, responsable del Diálogo Euro y Social, también a cargo de la Estabilidad Financiera, los Servicios Financieros y la Unión de los Mercados de Capitales, ha afirmado: "Con los crecientes riesgos que pesan sobre las perspectivas de crecimiento económico de Europa, es tranquilizador ver países de la zona del euro como Alemania y los Países Bajos utilizan el espacio fiscal para apoyar la inversión. Sin embargo, hay margen para que hagan más. Por otro lado, los Estados miembros con niveles muy altos de deuda, como Bélgica, Francia, Italia y España, deberían aprovechar el menor gasto de intereses para reducir su deuda. Debería ser su prioridad".

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha