La portada de mañana
Acceder
El PP estira el 'efecto Feijóo' y ensancha su ventaja sobre el PSOE en más de tres puntos
Podemos intenta ganar peso en el proyecto de Yolanda Díaz
OPINIÓN | Isabel y Alberto, por Antón Losada
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia Europa Press

Esta información es un teletipo de la Agencia Europa Press y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

Las oficinas del SEPE reabrirán al público a partir del 15 de junio en territorios en fase 3 de la desescalada

Imagen de archivo de una oficina pública de empleo durante la pandemia.

El Ministerio de Trabajo ha ordenado finalmente la reapertura de las oficinas del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) al público a partir del próximo lunes, 15 de junio, en los territorios que se encuentren en fase 3 de la desescalada. Lo podrán hacer siempre y cuando cumplan las medidas de seguridad en materia de riesgos laborales, según adelantó ayer el sindicato CSIF y confirman fuentes de Trabajo a eldiario.es. Los sindicatos habían pedido que se retrasara más la atención presencial para agilizar la resolución de los ERTE pendientes y los errores en los expedientes ya tramitados, así como por temor a las amenazas que están recibiendo los empleados.

CSIF rechaza la reapertura “inmediata” porque asegura que aún quedan muchos ERTE sin resolver (“200.000”, cifran), además de peticiones de desempleo individuales. Tanto este sindicato como UGT reclamaban retrasar la atención presencial en oficinas hasta que estuvieran resueltas un mayor número de solicitudes y, sobre todo, tras la solución de los errores en las prestaciones que han surgido fruto de la celeridad en la tramitación desde que se desató la pandemia del coronavirus.

El SEPE ha tramitado una cantidad enorme de prestaciones de desempleo por ERTE, así como derivadas de despidos y resoluciones de contratos temporales, que han llevado el número de personas que percibe prestaciones a un máximo histórico, de casi seis millones de beneficiarios en mayo (5.988.572). Más de tres millones de personas son nuevas perceptoras desde que se estalló la pandemia, lo que hace ver la magnitud de la carga de trabajo en estos meses.

Falta de personal y medios

Este pico de trabajo ha tenido que ser atendido además con una plantilla diezmada en los últimos años. UGT recuerda que de los 10.500 trabajadores que había en el SEPE 2010 en la actualidad el servicio cuenta con unos 8.000 empleados. Aunque el Ministerio de Trabajo reforzó el organismo con mil trabajadores durante la pandemia, los sindicatos consideran que la cantidad es insuficiente. En total, UGT estima que el SEPE debería contar con una plantilla de 11.500 personas para prestar un buen servicio a la ciudadanía.

“La vuelta nos parece una medida sin cabeza, nos va hacer ser menos eficaces y menos resolutivos, nos va hacer perder tiempo cuando nosotros no hemos dejado de atender al público”, lamenta Françoise Calvo, responsable de UGT en el SEPE. “Se va a implantar el 'vuelva usted mañana”, advierte. Desde CCOO explicaban a este medio que una de sus principales reticencias a reabrir las oficinas radica en que los empleados no tienen todavía los medios informáticos suficientes para atender las dudas de los usuarios respecto a los ERTE.

CSIF por su parte también rechaza la reapertura desigual en el territorio nacional, ya que las oficinas públicas del SEPE retomarán la asistencia presencial de los ciudadanos en diferentes momentos, cuando sus provincias estén en fase 3 y además vayan cumpliendo las medidas de seguridad requeridas.

“Los que tienen más prisa por abrir son Valencia y Zaragoza. Madrid dice que no sabe si para el 6 de julio podrá hacerlo y Andalucía considera que, como muy pronto, hasta el final de mes no podrá reabrir”, explica la representante de UGT.

Una trabajadora del nuevo colectivo de empleados surgido en estos días, Movimiento SEPE, apunta que no cree que las reaperturas sean generalizadas el día 15, pese a que haya territorios en la fase 3, debido a que no se cumplan aún las medidas preventivas en muchas oficinas, en las que aún no se han instalado mamparas de protección, por ejemplo. Este colectivo de empleados advirtió por carta al Ministerio de que muchos locales del SEPE no cuentan a día de hoy con una ventilación adecuada, lo que consideran un riesgo para el contagio del coronavirus.

El clima de crispación contra el SEPE

Además de la carga de trabajo y la preocupación por las medidas preventivas frente al virus, los sindicatos y trabajadores rechazaban la reapertura este mes de las oficinas del SEPE por el clima de “crispación” y las “amenazas diarias” que aseguran que reciben los empleados a través de las redes sociales del servicio público de empleo, pero también de algunas llamadas telefónicas.

UGT y CSIF denunciaron también algunos incidentes en las oficinas, muchas operativas a puerta cerrada en estos meses, en las que se han registrado “puertas aporreadas” e insultos a una empleada a la salida del trabajo en Baleares, por ejemplo.

Los sindicatos optaban por retrasar la apertura para resolver el mayor número de solicitudes y errores posibles, lo que creen que calmaría las aguas y el ambiente de “hostilidad”. El Ministerio de Trabajo tenía que decidir por su parte sobre la reapertura en el SEPE mientras que en Función Pública ya se ordenaba retomar la asistencia presencial a los ciudadanos en la mayoría de servicios públicos.

En la otra cara de la moneda, la de los usuarios del servicio público de empleo, estos meses se ha sufrido la saturación del sistema con teléfonos que no eran atendidos, dudas sin resolver y, lo peor, prestaciones sin pagar. “He llamado muchísimas veces al SEPE, pero nunca me han atendido. Parece que ningún teléfono funciona. También escribí varias veces y me respondieron dos correos, uno de ellos de respuesta automática”, afirmaba a eldiario.es Carlos, profesor afectado por dos ERTE, uno de ellos aún sin cobrar desde abril. En su opinión, siempre que se cumplan las medidas de seguridad para la plantilla, recuperar la atención presencial es una buena noticia.

“Los trabajadores vamos a dejar patente al director general que si ocurre algo será su única y exclusiva responsabilidad”, afirma la empleada del Movimiento SEPE. En CCOO destacaban que las amenazas a través de las redes sociales han asustado a parte del personal, pero reiteraban su confianza en el comportamiento cívico de las personas que asistan a las oficinas de empleo. Dada la decisión de reapertura, los sindicatos exigen al Ministerio la presencia de personal de seguridad en las oficinas, algo que hasta el momento no había en todos los lugares, para garantizar la protección de los trabajadores.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats